Sin Alá

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOSCANA dtos­ca­na@gmail.com

Ha­ce ocho años con­ver­sé con Or­han Pa­muk so­bre la po­si­bi­li­dad de que Tur­quía fue­se miem­bro de la Unión Eu­ro­pea. Él es­ta­ba muy a fa­vor de la idea, y tam­bién lo es­ta­ban mu­chos eu­ro­peos. Tur­quía, en­ton­ces, pa­re­cía un Es­ta­do de es­pí­ri­tu lai­co y de­mo­crá­ti­co, que avan­za­ba ha­cia ma­yor lai­ci­dad y de­mo­cra­ti­za­ción. Mas en po­co tiem­po to­do se des­ca­mi­nó. Hoy es una bur­da dic­ta­du­ra en vías de is­la­mi­za­ción que per­si­gue a pe­rio­dis­tas, es­cri­to­res y li­bre­pen­sa­do­res. Tan so­lo en un año ha me­ti­do a ca­si dos­cien­tos cin­cuen­ta pe­rio­dis­tas en pri­sión. Hoy, co­mo el Im­pe­rio oto­mano en otro si­glo, Tur­quía vuel­ve a ser “el en­fer­mo de Eu­ro­pa”, con la sal­ve­dad de que ni si­quie­ra es Eu­ro­pa. Qué lás­ti­ma que no ha­ya pros­pe­ra­do el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do del año pa­sa­do, si aca­so lo fue.

Es­pa­ña, co­mo si no su­pie­ra lo que pa­sa en ese país, arres­tó a dos pe­rio­dis­tas de na­cio­na­li­dad eu­ro­pea por­que in­co­mo­dan a Er­do­gan, con la po­si­bi­li­dad de en­viar­los a Tur­quía, don­de ha­brán de pa­de­cer tor­tu­ras y una pri­sión de por vi­da. ¿Y Eu­ro­pa? Ca­lla­di­ta, ca­lla­di­ta.

Por al­gu­na ra­zón po­co ilus­tra­da va to­man­do fuer­za el au­to­ri­ta­ris­mo en el mun­do. Los pro­pios po­lí­ti­cos de paí­ses ne­ta­men­te de­mo­crá­ti­cos aban­de­ran la de­mo­cra­cia por iner­cia, no por ideo­lo­gía, pues no po­de­mos pen­sar que es­tén edu­ca­dos en la tra­di­ción e his­to­ria que desem­bo­có en la tria­da de li­ber­té, ega­li­té, fra­ter­ni­té.

To­da­vía en Mé­xi­co hay nos­tál­gi­cos de la pre­rre­for­ma, y sue­ñan con un mun­do en que pre­va­lez­can las ob­tu­sas ideas ca­tó­li­cas, apos­tó­li­cas y ro­ma­nas; ven con re­ce­lo a Be­ni­to Juá­rez y son tan mio­pes que no en­tien­den cuán va­lio­so es el le­ga­do de lai­ci­dad en un país. Pe­ro no nos ha­ga­mos güe­yes: nin­guno de nues­tros par­ti­dos po­lí­ti­cos es de­mo­crá­ti­co; en to­dos ellos pal­pi­ta la dic­ta­du­ra y so­mos no­so­tros, no ellos, los que co­bi­ja­mos y de­fen­de­mos la de­mo­cra­cia. Son, so­bre to­do, los pe­rio­dis­tas, es­cri­to­res, ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les los que la de­fien­den; esos que lue­go ter­mi­nan es­pia­dos o de­man­da­dos o en la cár­cel o con una bala en la ca­be­za; esos que en la es­ca­la de ne­ce­si­da­des po­nen pri­me­ro la li­ber­tad y lue­go la se­gu­ri­dad. Pe­ro hay mu­chos a los que les asus­ta ser li­bres y pre­fie­ren in­ven­tar­se fan­tas­mas que dic­tan re­glas des­de las nu­bes.

El Wert­her de Goet­he lo di­ce así: “La ra­za hu­ma­na es igual en to­das par­tes. La in­men­sa ma­yo­ría em­plea ca­si to­do su tiem­po en tra­ba­jar pa­ra vi­vir, y le abru­ma de tal mo­do la po­ca li­ber­tad de que go­za, que po­ne de su par­te cuan­to pue­de pa­ra per­der­la”.

Pen­sa­ba en es­to cuan­do vi al im­be­ci­loi­de mal­bar­ba­do del ISIS que di­jo: “Con el per­mi­so de Alá, Al Án­da­lus vol­ve­rá a ser lo que fue, tie­rra de ca­li­fa­to”.

Ca­sual­men­te es­toy en An­da­lu­cía. Las pla­yas re­bo­san de her­mo­sas mu­je­res en bi­ki­ni. En los ba­res re­sue­nan las co­pas y las ri­sas. El ja­món y el cho­ri­zo pa­re­cen más sa­bro­sos que nun­ca. Y re­sul­ta que unos ran­cios pre­fe­ri­rían ple­gar­se ha­cia la Me­ca no sé cuán­tas ve­ces al día, ver mu­je­res tris­tes em­bur­ka­das, siem­pre acom­pa­ña­das de su ma­ri­do o pa­dre, ce­rrar las bo­de­gas de Je­rez de la Fron­te­ra, echar al mar a los cer­dos ibé­ri­cos, pa­ta ne­gra o de cual­quier co­lor, que­mar li­bros, en­car­ce­lar a los jó­ve­nes que bai­len, prohi­bir la mú­si­ca po­pu­lar, de­ca­pi­tar es­cri­to­res, des­truir mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, man­dar la li­ber­tad al ca­ra­jo.

Gra­cias, pe­ro la es­ta­mos pa­san­do muy bien sin Alá.

ES­PE­CIAL

La Me­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.