Pi­cas­so o Ri­ve­ra

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVE­LI­NA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com L

La anéc­do­ta que desata la na­rra­ción de una no­ve­la pue­de ser mí­ni­ma, tal vez es solo una sen­sa­ción, y re­co­brar ese ins­tan­te evo­ca una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na que re­quie­ra va­rios li­bros. Las ex­po­si­cio­nes de ar­te pue­den de­to­nar­se con una imagen, que obli­gue a re­cu­pe­rar obras y plan­tear na­rra­cio­nes, es­te no es el ca­so de la ex­po­si­ción Pi­cas­so y Ri­ve­ra: Con­ver­sa­cio­nes a tra­vés del tiem­po, en el Mu­seo del Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes. La his­to­ria que su­po­ne el mo­ti­vo pa­ra mon­tar es­ta ex­po­si­ción es in­jus­ti­fi­ca­ble, y las obras de los dos pin­to­res pues­tas en diá­lo­go o com­pa­ra­ción lo evi­den­cian. La po­si­bi­li­dad de que Hom­bre apo­ya­do so­bre una me­sa de Pi­cas­so “co­pia­ra” el fo­lla­je del Pai­sa­je za­pa­tis­ta de Die­go Ri­ve­ra, no de­mues­tra na­da, ni a ni­vel ar­tís­ti­co ni a ni­vel anec­dó­ti­co. En la ex­po­si­ción, y fi­nal­men­te en los he­chos in­con­tro­ver­ti­bles de la tra­yec­to­ria de ca­da ar­tis­ta, es evi­den­te que pa­ra Ri­ve­ra el acer­ca­mien­to al cu­bis­mo fue un ejer­ci­cio de es­ti­lo, en sus pin­tu­ras se apre­cia su im­po­si­ción per­so­nal de co­piar lo que es­tá de mo­da o sur­gien­do co­mo van­guar­dia pa­ra ser de su tiem­po. En las obras de Pi­cas­so el cu­bis­mo, co­mo su len­gua­je per­so­nal y su úni­co ca­mino, es­tá pre­sen­te an­tes de que se lla­me así “cu­bis­mo”, el tra­zo es geométrico des­de sus pri­me­ros años, los án­gu­los de los ros­tros y la com­po­si­ción de­ter­mi­na­ron su obra. La po­si­bi­li­dad de se­guir con es­to la te­nía Ri­ve­ra in­clu­so cuan­do ini­ció sus obras mu­ra­lis­tas en Mé­xi­co, y no lo hi­zo, él nun­ca fue cu­bis­ta. El in­te­rés de la ex­po­si­ción es­tá en que a pesar de que las obras cu­bis­tas de Ri­ve­ra no son bri­llan­tes, y mu­chas ve­ces es­tán po­co lo­gra­das, lo que le de­jó es­tu­diar a Bra­que y a Pi­cas­so, fue la sín­te­sis en la com­po­si­ción de sus obras, la or­ga­ni­za­ción del plano y los ele­men­tos na­rra­ti­vos. Pi­cas­so hi­zo de ese or­den su obra y su bús­que­da, por eso no ne­ce­si­tó de abor­dar “gran­des te­mas”, la ma­yo­ría de sus pin­tu­ras son na­tu­ra­le­zas muer­tas, re­tra­tos, es­ce­nas con per­so­na­jes. El Guer­ni­ca son ros­tros y el to­ro, la tra­ge­dia es un sen­ti­mien­to de te­rror que in­va­de la obra, el or­den es el pro­di­gio que nos per­mi­te ver­lo. Lo de in­tro­du­cir sus “re­in­ter­pre­ta­cio­nes de sus cul­tu­ras ori­gi­na­rias” fue una ex­cu­sa pa­ra in­cor­po­rar más obras, lo ve­mos en la Sui­te Vo­llard col­ga­da con el Po­pol Vuh, es una ne­ce­dad na­cio­na­lis­ta, co­mo lo es el res­to de la ex­po­si­ción. Los “sig­ni­fi­ca­dos his­tó­ri­cos” que le tra­tan de apor­tar al ar­te con­vir­tién­do­lo en una nue­va de­ma­go­gia, otra vez el español ro­bán­do­nos, no le apor­tan ni a la pin­tu­ra, ni a Ri­ve­ra.

DIE­GO RI­VE­RA

Pai­sa­je za­pa­tis­ta, 1915

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.