LOS SE­CRE­TOS DE NUES­TRO EN­TORNO

Milenio - Laberinto - - DE PORTADA - CAR­LOS RU­BIO ROSELL/ MA­DRID L

Con ape­nas 20 años, Henry Da­vid Thoreau (1817-1862) co­men­zó a pu­lir su ta­len­to y su ar­te co­mo es­cri­tor, re­dac­tan­do un diario que lo acom­pa­ña­ría el res­to de su exis­ten­cia y que se con­vir­tió en una in­ves­ti­ga­ción de su co­ti­dia­ni­dad y una ex­plo­ra­ción de las es­ta­cio­nes y de la re­la­ción que uno mis­mo tie­ne con la na­tu­ra­le­za.

Aun­que Wal­den, en­sa­yo pu­bli­ca­do en 1854, es con­si­de­ra­do su obra maes­tra, y otros es­cri­tos su­yos han si­do to­ma­dos co­mo re­fe­ren­tes de las lu­chas so­cia­les, en es­pe­cial su con­fe­ren­cia La desobe­dien­cia ci­vil, y muchos son con­si­de­ra­dos ejem­plo de la li­te­ra­tu­ra de via­jes, co­mo The Mai­ne Woods o Ca­pe Cod, los ca­tor­ce vo­lú­me­nes que abar­can su

Diario, pu­bli­ca­do por vez pri­me­ra en 1906, su­po­nen un re­gis­tro úni­co de su re­la­ción con la na­tu­ra­le­za. Es­te Diario, co­mo apun­ta el edi­tor es­ta­du­ni­den­se Da­mion Searls, es el des­cu­bri­mien­to de la in­ter­ac­ción en­tre los di­fe­ren­tes sis­te­mas y “có­mo las es­ta­cio­nes afec­tan los ni­ve­les de agua, có­mo los ani­ma­les di­se­mi­nan las se­mi­llas, có­mo una ge­ne­ra­ción de ár­bo­les si­gue a la an­te­rior en su cre­ci­mien­to, có­mo el la­go afec­ta a la ribera o el río a los ban­cos del río, y, de mo­do cen­tral, có­mo el es­ti­lo de vi­da que lle­va­ba mo­de­ló a Henry Da­vid Thoreau y vi­ce­ver­sa”.

Thoreau nun­ca se ca­só ni se le co­no­cie­ron aman­tes. Te­nía un ca­rác­ter aris­co, de­fen­si­vo y po­co ama­ble, pe­ro su re­la­ción con la na­tu­ra­le­za era pro­fun­da y apa­sio­na­da y su com­pren­sión de los otros sor­pren­den­te. “Thoreau —di­ce Searls— es­cri­be so­bre otros con em­pa­tía y con una sor­pren­den­te ca­pa­ci­dad per­cep­ti­va (con ve­ci­nos de pue­blo, tra­ba­ja­do­res ir­lan­de­ses, es­cla­vos fu­gi­ti­vos a los que ayu­da­ba a en­viar al nor­te, a Ca­na­dá). En un sen­ti­do pro­fun­do, su es­cri­tu­ra le habla al lec­tor con una ex­tra­or­di­na­ria in­ti­mi­dad, pi­dién­do­nos y re­cor­dán­do­nos al­go que al­gu­nos re­cha­za­mos y otros dis­fru­ta­mos”.

En ese sen­ti­do, El Diario no es sim­ple­men­te una obra que reúne de­ta­lles y he­chos, sino que pre­ten­de dar ma­te­rial a su in­te­li­gen­cia vin­cu­la­do­ra y analó­gi­ca pa­ra con­ver­tir­lo en poe­sía me­dian­te una ca­pa­ci­dad de sín­te­sis ge­nial. En sus pá­gi­nas, co­mo sos­tie­ne Searls, lo­gra al­ma­ce­nar “una de las me­jo­res escrituras so­bre la na­tu­ra­le­za exis­ten­tes en len­gua in­gle­sa”.

El es­cri­tor y tra­duc­tor español Er­nes­to Es­tre­lla con­si­de­ra que El Diario —del cual el se­llo Ca­pi­tán Swing pu­bli­có re­cien­te­men­te una am­plia se­lec­ción o, me­jor di­cho, un com­pen­dio en dos vo­lú­me­nes tra­du­ci­dos por él—, más que un li­bro “es un lu­gar don­de el lec­tor pue­de en­tre­nar su mi­ra­da, su oí­do, su ol­fa­to o su ca­pa­ci­dad pa­ra co­nec­tar mun­dos dis­tan­tes”. Su lec­tu­ra es, al tiem­po que una lar­ga ca­mi­na­ta con Thoreau, “se­mi­na­rios al ai­re li­bre, siem­pre car­ga­dos de des­cu­bri­mien­tos ines­pe­ra­dos”.

Por otra par­te, con­ti­núa Es­tre­lla, El Diario de Thoreau es “un dispositivo lis­to pa­ra dar ma­yor in­ten­si­dad a nues­tra sen­si­bi­li­dad, a nues­tra per­cep­ción”, y un “te­rreno fres­co y edu­ca­ti­vo don­de se nos su­gie­ren las lí­neas prin­ci­pa­les de un mé­to­do de ob­ser­va­ción que ope­ra co­mo cen­tro de su idea de conocimiento y de apren­di­za­je, y que se apli­ca a to­do lo que nos ro­dea, ya sea un fe­nó­meno na­tu­ral, una con­ver­sa­ción con el ve­cino o un acon­te­ci­mien­to po­lí­ti­co”.

Es por esa ra­zón que Thoreau es con­si­de­ra­do, en­tre otras co­sas, el pa­dre de la con­cien­cia me­dioam­bien­tal. Aho­ra que aca­ba de cum­plir­se el bi­cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to su mi­ra­da, co­mo des­ta­ca Es­tre­lla, “nos edu­ca en la com­pren­sión del en­vi­ron­ment, que es, li­te­ral­men­te, aque­llo que nos ro­dea: nues­tro

en­torno”, fí­si­co o so­cial, “don­de el yo es solo un pun­to de apo­yo re­la­cio­nal des­de el que ca­mi­na­mos, con la men­te o los sen­ti­dos, ha­cia to­do aque­llo que no so­mos no­so­tros mis­mos y que pue­de, co­mo ocu­rre a me­nu­do en El

Diario, trans­for­mar­nos y en­ri­que­cer­nos”. De es­ta for­ma, agre­ga Es­tre­lla, “si Wal­den pro­po­ne un sis­te­ma ideal de lo que po­dría ser un mo­do de vi­vir sos­te­ni­ble, El Diario nos ofre­ce la opor­tu­ni­dad de re­co­rrer los en­tre­si­jos y po­si­bi­li­da­des de esa sos­te­ni­bi­li­dad, en el con­tex­to real de las ne­ce­si­da­des y con­tra­tiem­pos del de­ve­nir co­ti­diano” en to­da su mag­ni­tud, pues a pesar de que la na­tu­ra­le­za tie­ne un pa­pel im­por­tan­te, es solo una más de las reali­da­des con las que el es­cri­tor tro­pie­za, y su aten­ción se fi­ja tam­bién en los even­tos his­tó­ri­cos que con­vul­sio­na­ban a la in­ci­pien­te so­cie­dad es­ta­du­ni­den­se de me­dia­dos del si­glo XIX: las modas, las opi­nio­nes ge­ne­ra­li­za­das (in­clui­das las de su men­tor, pa­trón y ami­go Ralph Wal­do Emer­son), las tri­ful­cas de ba­rrio o los pe­que­ños acontecimientos de su Con­cord na­tal. Sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les, en oca­sio­nes con­tro­ver­ti­das, al­ter­nan con la ri­que­za fi­lo­só­fi­ca y poé­ti­ca des­de la que cons­tru­ye su pen­sa­mien­to, con las se­cas ano­ta­cio­nes y ob­ser­va­cio­nes cien­tí­fi­cas o con sus in­vo­ca­cio­nes y ci­tas elo­cuen­tes de los clá­si­cos grie­gos o de los na­tu­ra­lis­tas e his­to­ria­do­res ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos que le pre­ce­die­ron. “Sin ape­nas tran­si­ción”, in­di­ca Es­tre­lla, “po­de­mos ver­lo pa­sar de esas al­tu­ras olím­pi­cas al te­rreno llano de un re­frán, de un chis­mo­rreo o de un con­se­jo que Thoreau ha re­ci­bi­do de uno de sus ve­ci­nos de Con­cord. Y la fle­xi­bi­li­dad que de­mues­tra en su pro­sa y en su mo­do de pen­sar es, sin du­da, una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más atrac­ti­vas de El Diario”.

Di­ce Es­tre­lla que si bien es­ta edi­ción ha apa­re­ci­do en el año del bi­cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Thoreau co­mo una más en­tre la nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas orien­ta­das a traer al au­tor a nues­tro pre­sen­te, y que tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Amé­ri­ca los ho­me­na­jes, pu­bli­ca­cio­nes y edi­cio­nes han ido su­ce­dién­do­se jun­to con apues­tas más in­no­va­do­ras co­mo la apa­ri­ción de un jue­go in­ter­ac­ti­vo ti­tu­la­do Wal­den. A Ga­me, lo más im­por­tan­te de res­ca­tar a es­te gran­dí­si­mo au­tor es, qui­zá, “el des­cu­bri­mien­to de nues­tro en­torno; y que en el en­vés del en­vol­to­rio de es­te re­ga­lo po­dre­mos ha­llar, ade­más, el es­bo­zo de un ma­pa emo­cio­nal pa­ra mo­ver­nos en nues­tro pre­sen­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.