El reino de las som­bras LAS ENEMI­GAS

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com L Clau­di­na Do­min­go Sex­to Pi­so Mé­xi­co, 2017

La muer­te so­bre­vue­la por en­ci­ma de ca­da uno de los nue­ve re­la­tos que com­po­nen Las enemi­gas, el li­bro con el que Clau­di­na Do­min­go se de­sen­tien­de por un mo­men­to de la poe­sía pa­ra in­cur­sio­nar en la na­rra­ti­va. Y la muer­te tie­ne mu­chas ca­ras, tan­tas co­mo pue­de adop­tar la Coatli­cue que de­vo­ra to­da for­ma de vi­da: la del cán­cer avan­zan­do a to­da pri­sa, la de la par­tu­rien­ta, la de la ma­dre que tri­tu­ra a sus hi­jos, la de la in­va­li­dez mor­ti­fi­can­te, la de la de­for­mi­dad, la de la in­di­gen­cia fí­si­ca, la de la ven­gan­za… No re­pre­sen­ta el fi­nal de la par­ti­da; es una fuer­za vi­go­ro­sa y om­ni­pre­sen­te.

Qué mun­do las­ti­mo­sa­men­te huér­fano se fil­tra a tra­vés de la aus­cul­ta­ción psi­co­ló­gi­ca. Clau­di­na Do­min­go se sir­ve de ese de­to­na­dor que es la muer­te pa­ra em­pu­jar a sus per­so­na­jes ha­cia la ho­ra en que son más vul­ne­ra­bles. En es­te sen­ti­do, “Una ca­sa en el ai­re” me pa­re­ce un re­la­to ejem­plar. Mien­tras asis­te al fu­ne­ral de su ma­dre en la ca­sa fa­mi­liar, Clau­dio se en­fren­ta a la in­qui­na de sus her­ma­nos y a una cru­da mo­nu­men­tal. Na­die quie­re su ayu­da, na­die lo quie­re cer­ca. Es, por su­pues­to, una tum­ba vi­vien­te. Solo tie­ne la sim­pa­tía de un an­ti­guo tra­ba­ja­dor del ba­rrio quien ami­no­ra su pe­na con pal­ma­das en la es­pal­da y bo­te­llas de mez­cal. Pe­ro Clau­dio es iras­ci­ble y, ya que no sa­be do­mi­nar su pe­na, pro­vo­ca una ri­ña que atrae de nue­va cuen­ta a la muer­te, aho­ra la de ese úni­co hom­bre so­li­da­rio con su ce­gue­ra y su vér­ti­go. Com­pro­ba­mos así que el due­lo no es una ano­ma­lía, un do­lor con po­co arrai­go; es un es­ta­do per­ma­nen­te que acom­pa­ña a la ac­ción de res­pi­rar, co­mer, so­ñar.

Clau­di­na Do­min­go de­mues­tra tem­ple y ener­gía al mo­men­to de ex­po­ner la psi­co­lo­gía de los per­so­na­jes. No tie­ne mi­ra­mien­tos, no le tiem­bla el pul­so ca­da vez que de­be mos­trar­los en el apo­geo de sus mie­dos e in­se­gu­ri­da­des. De es­te mo­do, por ejem­plo, ma­cha­ca a una an­cia­na que de­be car­gar con los ren­co­res de su her­ma­na li­sia­da (“Hay mu­cha nie­ve”), pa­sa por al­to la com­pa­sión cuan­do en­fren­ta a una ma­dre a la ra­bia si­len­cio­sa de bus­car sin en­con­trar a una hi­ja des­apa­re­ci­da (“Co­ra­zón de la mon­ta­ña”), apa­lea a una mu­jer que vi­ve sen­ti­men­tal­men­te a la sombra de un pa­dre nar­ci­sis­ta (“Las ma­nos in­vi­si­bles”).

Son his­to­rias so­bre la fi­gu­ra ma­ter­na y fa­mi­lias ro­tas, y tam­bién so­bre el pro­lon­ga­do des­cen­so al reino de las som­bras. Co­mo si fue­ran los blo­ques de una enor­me pi­rá­mi­de, su su­per­fi­cie es­tá lle­na de ar­ca­nos y de sím­bo­los, fru­tos qui­zá de una mi­ra­da poé­ti­ca. La Ro­che­fou­cauld es­cri­bió al­gu­na vez que la muer­te no pue­de mi­rar­se con mi­ra­da fir­me. Clau­di­na Do­min­go ha sa­bi­do con­tra­de­cir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.