“Hay que en­ten­der que te­ne­mos va­rias iden­ti­da­des”

El vi­ñe­do que nos une mues­tra el pe­so y la per­ma­nen­cia del pa­sa­do fa­mi­liar

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GONZÁLEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com L

Diez años des­pués de su sa­li­da de Bor­go­ña, Jean (Pio Mar­maï) re­gre­sa pa­ra des­pe­dir­se de su pa­dre mo­ri­bun­do. Su vi­da ac­tual po­co tie­ne que ver con la de su pue­blo vi­ní­co­la y de­be­rá reapren­der a lle­var­se con sus her­ma­nos. Afi­cio­na­do a ha­blar de las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, el ci­neas­ta fran­cés Cé­dric Kla­pisch fil­mó El vi­ñe­do que nos une, que se ex­hi­be en Mé­xi­co den­tro del Tour de Ci­ne Fran­cés.

En El vi­ñe­do que nos une re­gre­sa a una de sus ob­se­sio­nes: las re­la­cio­nes per­so­na­les y en par­ti­cu­lar las fa­mi­lia­res.

To­do par­te de ahí. Mi ma­dre, así co­mo los pa­dres de mi guio­nis­ta, son psi­coa­na­lis­tas, de mo­do que sa­be­mos que arras­tra­mos las his­to­rias fa­mi­lia­res, que de­fi­nen nues­tra per­so­na­li­dad.

En es­te ca­so, usa la fa­bri­ca­ción del vino co­mo me­tá­fo­ra de es­te he­cho.

El vino me per­mi­te ha­blar del tiem­po. Su sa­bor de­pen­de del sol, la llu­via y la tie­rra; cap­ta los sig­nos del tiem­po. Uno ne­ce­si­ta es­pe­rar y ser pa­cien­te pa­ra pre­pa­rar­lo y be­ber­lo. En­tre más pe­lí­cu­las ha­go, más re­la­ción encuentro en­tre el ci­ne y el vino.

Uno de sus per­so­na­jes di­ce: “El amor, co­mo el vino, ne­ce­si­ta tiem­po”.

A ve­ces te­ne­mos la sen­sa­ción de que el amor fun­cio­na me­jor cuan­do es ins­tan­tá­neo, pe­ro en ge­ne­ral creo que es más só­li­do cuan­do le da­mos tiem­po. Con­tie­ne, ade­más, un la­do ra­zo­na­ble, pe­ro en ex­ce­so ge­ne­ra reac­cio­nes irra­cio­na­les. Es pa­ra­dó­ji­co, tal co­mo su­ce­de con el amor.

Sus fil­mes Pa­rís, El al­ber­gue España y aho­ra El vi­ñe­do que nos une plan­tean tam­bién re­fle­xio­nes so­bre la iden­ti­dad.

El vi­ñe­do que nos une es­tu­vo a pun­to de llamarse El vino y el vien­to. Des­de el prin­ci­pio sa­bía­mos que el pro­ta­go­nis­ta se se­pa­ra­ría de su fa­mi­lia pa­ra via­jar al­re­de­dor del mun­do. La cues­tión era có­mo ha­cer­lo vol­ver y ha­blar de sus orí­ge­nes. En el mun­do mo­derno nos em­pe­ña­mos en separar a la gen­te en fran­cés, alemán o me­xi­cano, cuan­do la reali­dad es que se pue­de ser las tres co­sas al mis­mo tiem­po. Hay que em­pe­zar a en­ten­der que te­ne­mos va­rias iden­ti­da­des y que la per­so­nal es a me­nu­do una mez­cla.

En Fran­cia la mi­gra­ción y la iden­ti­dad son te­mas cen­tra­les.

Se sue­le pen­sar que la mi­gra­ción es un pro­ble­ma nue­vo. Trump es ab­sur­do por­que pre­ten­de arre­glar un fe­nó­meno mi­le­na­rio. El pro­ble­ma es la fa­ci­li­dad con que la gen­te cree en es­te ti­po de ideas.

Al mo­men­to de fil­mar los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción del vino se no­ta una cla­ra in­fluen­cia del ci­ne do­cu­men­tal.

Fue al­go pre­me­di­ta­do. Me gus­ta ser un ci­neas­ta hí­bri­do. Pre­fie­ro con­tar his­to­rias des­de la fic­ción, pe­ro tam­bién me in­tere­sa cap­tar la ver­dad que apor­ta el do­cu­men­tal.

La me­lan­co­lía es un es­ta­do de áni­mo que per­mea su ci­ne.

En­tre más en­ve­jez­co, des­cu­bro más re­la­ción con mi fa­mi­lia. Mis pa­dres cre­cie­ron du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y arras­tran un do­lor enor­me. En cam­bio, yo na­cí en un pe­rio­do de paz y li­be­ra­ción. Soy cons­cien­te de que la épo­ca en que cre­cí se opo­ne a la du­re­za de su ni­ñez; por eso cuan­do ha­blo de la fe­li­ci­dad o el pla­cer re­pa­ro en que los pro­ble­mas nun­ca es­tán le­jos. Ade­más, me gus­ta la me­lan­co­lía a ni­vel poé­ti­co.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.