La­men­to co­lor ne­gro

El mar­tes se cum­plie­ron 150 años del na­ci­mien­to de Amy Beach, que tras la fa­ma que go­zó en vi­da ha caí­do en el ol­vi­do

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - L HU­GO RO­CA JO­GLAR hr­jo­glar@gmail.com

Amy Beach (1867-1944) es­co­ge un vio­lín al ini­cio del ter­cer mo­vi­mien­to de su Sin­fo­nía Gae­lic pa­ra in­ter­pre­tar una me­lo­día len­ta y dra­má­ti­ca, que avan­za ines­ta­ble, en­tre un en­tu­sias­mo sua­ve, ca­si ale­gre, y una de­s­es­pe­ran­za se­ve­ra, ca­si amar­ga; un se­gun­do vio­lín — le­jano, dis­cre­to— acen­túa la ines­ta­bi­li­dad ex­pre­si­va de un diá­lo­go que por sus con­tras­tes en­tre la ilu­sión y el des­ga­rro ad­quie­re el as­pec­to de un la­men­to ro­mán­ti­co. Es­te bre­ve pa­sa­je en­tre los dos vio­li­nes es el úni­co mo­men­to de au­tén­ti­ca sen­sua­li­dad en una in­ten­sa sin­fo­nía pla­ga­da de ideas que na­cen de la ra­bia.

Dvo­rák di­ce —es­tú­pi­do, li­mi­ta­do, en Bos­ton, a los 51 años, en 1892—: “aquí to­das las mu­je­res pa­re­cen sa­ber to­car el piano. Eso es­tá bien: es al­go lin­do. Pe­ro me temo que las mu­je­res no pue­den ayu­dar­nos mu­cho: ellas no tie­nen po­der crea­ti­vo”. Amy Beach —com­po­si­to­ra de 25 años, fa­mo­sa por haber de­bu­ta­do a los 16 co­mo so­lis­ta, al la­do de la Sin­fó­ni­ca de Bos­ton, con el Ter­cer con­cier­to pa­ra piano de Beet­ho­ven con una ca­den­za pro­pia— le res­pon­de: “De 1675 a 1885, mu­je­res han com­pues­to 153 obras, que in­clu­yen 55 ópe­ras se­rias, 53 ópe­ras có­mi­cas, cua­tro ba­llets”, pe­ro su res­pues­ta más con­tun­den­te es es­cri­bir una sin­fo­nía de 45 mi­nu­tos in­ti­tu­la­da Gae­lic que es­tre­na la Bos­ton Symp­hony Or­ches­tra el 30 de oc­tu­bre de 1896.

Los hom­bres que la es­cu­chan reac­cio­nan des­de la ló­gi­ca de Dvo­rák: si es­ta sin­fo­nía mag­ní­fi­ca la es­cri­bió una mu­jer es por­que se tra­ta de una mu­jer que, en el fon­do, pien­sa co­mo un hom­bre. Un crí­ti­co pu­bli­ca: “no tie­ne el más li­ge­ro eco de fe­mi­nei­dad, ¡es en reali­dad una obra com­ple­ta­men­te mas­cu­li­na”, y Geor­ge Whi­te­field Chad­wick le da la bien­ve­ni­da a Amy Beach co­mo “par­te de los mu­cha­chos”; es de­cir, los com­po­si­to­res más fa­mo­sos de Bos­ton: John Know­les Pai­ne y Geor­ge Whi­te­field.

El ver­da­de­ro lu­gar de Amy Beach es al la­do de Cé­ci­le Cha­mi­na­de y Et­hel Smyth co­mo una de las com­po­si­to­ras más im­por­tan­tes —por la tras­cen­den­cia y di­fu­sión que tie­ne su mú­si­ca— de fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX (cu­rio­sa­men­te las tres mue­ren en 1944). Des­de ese lu­gar im­pul­sa a au­to­ras es­ta­du­ni­den­ses co­mo Flo­ren­ce Pri­ce (1887-1953), Ma­bel Whee­ler Da­niels (1877-1971) y Ruth Craw­ford (1901-1953). Y des­de ese lu­gar busca evi­tar que en cual­quier lu­gar del mun­do otra jo­ven bri­llan­te, co­mo Al­ma Schind­ler (1879-1964), re­nun­cie a la com­po­si­ción por­que su im­bé­cil ma­ri­do —Gus­tav Mah­ler (1860-1911)— se lo prohí­be con ar­gu­men­tos abe­rran­tes (“en es­ta re­la­ción, el úni­co ar­tis­ta soy yo; tú es­tás pa­ra li­brar­me de las preo­cu­pa­cio­nes mun­da­nas”).

Las ideas de Amy Beach pa­ra su Sin­fo­nía Gae­lic na­cen de la ra­bia con­tra ma­chos co­mo Dvo­rák y Mah­ler, quie­nes va­li­dan una cul­tu­ra mu­si­cal en don­de hom­bres di­ri­gen obras es­cri­tas por hom­bres al fren­te de or­ques­tas fi­nan­cia­das por hom­bres que co­mi­sio­nan nue­vas par­ti­tu­ras a hom­bres. Sin em­bar­go, no es mú­si­ca ra­bio­sa. Más bien es mú­si­ca nos­tál­gi­ca que nun­ca des­can­sa. Mú­si­ca apa­sio­na­da y abs­trac­ta. De una abs­trac­ción tris­te: cons­trui­da en torno a la som­bría to­na­li­dad de mi me­nor, que Amy Beach, al ce­rrar los ojos, siem­pre ha vis­to ne­gra.

Des­de esa ne­gru­ra, las ideas cam­bian len­ta­men­te con­for­me avan­zan: de la ra­bia a la ilu­sión, de la ilu­sión a la lu­cha, de la lu­cha a la eman­ci­pa­ción. Lue­go, tras el éx­ta­sis li­ber­ta­rio, du­ran­te ese diá­lo­go ines­pe­ra­do y efí­me­ro en­tre vio­li­nes so­bre un ro­mán­ti­co la­men­to del cuer­po, las ideas des­apa­re­cen y al po­co tiem­po re­gre­san pa­ra com­ple­tar la trá­gi­ca di­ná­mi­ca de su ci­clo eterno: de la eman­ci­pa­ción a la igual­dad, de la igual­dad a la de­silu­sión. Y de la de­silu­sión a la ra­bia.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.