Le­tras, pa­sos y car­tu­chos

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - L

Es­te 2017 la Es­cue­la Na­cio­nal de Dan­za Ne­llie y Glo­ria Cam­po­be­llo cum­ple 85 años; es la pri­me­ra es­cue­la de dan­za que exis­tió en Mé­xi­co. Ac­tual­men­te ope­ra des­de la que fue la úl­ti­ma re­si­den­cia de la au­to­ra de Car­tu­cho y aún con­ser­va la fa­cha­da de la ca­sa con sus pi­sos de ma­de­ra y las es­ca­le­ras que re­chi­nan al pa­so apre­su­ra­do de sus alum­nas.

Cru­zar sus puer­tas y pa­si­llos es un via­je en el tiem­po que se con­su­ma con el encuentro del re­tra­to de Ne­llie en el des­can­so de las es­ca­le­ras pa­ra evo­car­la y pen­sar­la ha­cien­do dan­za de ma­sas y es­cri­bien­do re­la­tos so­bre per­so­na­jes que la his­to­ria ofi­cial re­ba­jó a la ca­te­go­ría de ban­di­dos, pa­ra des­pués ser anu­la­da del In­dex de au­to­res “re­co­no­ci­dos” de la Re­vo­lu­ción, co­lo­car­se en un po­lé­mi­co fo­co pa­ra el gre­mio de la dan­za y des­apa­re­cer fí­si­ca­men­te en las cir­cuns­tan­cias que per­ma­ne­cen du­do­sas has­ta hoy en día.

Pen­sar a Ne­llie Cam­po­be­llo su­po­ne un trán­si­to por la polémica per­so­na­li­dad de la bai­la­ri­na y escritora que pue­de abor­dar­se des­de su in­te­gra­li­dad en dos ra­mas del ar­te: la dan­za y la li­te­ra­tu­ra. Co­no­ce­mos de la bai­la­ri­na, po­cas ve­ces de la li­te­ra­ta, y po­dría ser aún más en­ri­que­ce­dor pen­sar­la co­mo am­bas.

Fue pio­ne­ra en pen­sar la dan­za des­de su na­tu­ra­le­za lo­cal, con­ven­ci­da de la im­por­tan­cia de lle­var­la a es­pa­cios po­co con­ven­cio­na­les y ma­si­fi­car el gus­to por es­te ar­te. Con ba­llets co­mo Ober­tu­ra re­pu­bli­ca­na, Ala­me­da 1900 y el em­ble­má­ti­co 30-30 abor­dó los te­mas na­cio­na­les y “re­vo­lu­cio­na­rios” no de mo­do gra­tui­to, por ser la ten­den­cia he­ge­mó­ni­ca de la épo­ca, sino por la es­tre­cha re­la­ción que tu­vo con el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio, par­ti­cu­lar­men­te en te­rri­to­rio de Fran­cis­co Vi­lla y los Do­ra­dos re­fle­ja­dos en su li­te­ra­tu­ra.

La reivin­di­ca­ción de los ban­di­dos a tra­vés de his­to­rias y dan­zas, y a pesar de to­das las in­com­pren­sio­nes, es­ta­ble­ció un mo­do de crea­ción vin­cu­la­do es­tre­cha­men­te a la reali­dad que pre­sen­ció y de la que de­jó tes­ti­mo­nio. Una pos­tu­ra que tu­vo que de­fen­der, en más de una oca­sión, a pun­ta de pis­to­la.

Vin­cu­lar su li­te­ra­tu­ra con su queha­cer dan­cís­ti­co arro­ja una poé­ti­ca cu­ya pro- pues­ta plan­tea un ar­te que re­fle­je nues­tro co­ti­diano: las preo­cu­pa­cio­nes y reali­da­des que vi­vi­mos, aun cuan­do ese co­ti­diano sea vio­len­to y du­ro, co­mo en­ton­ces, co­mo aho­ra. Una dan­za y una li­te­ra­tu­ra vin­cu­la­das con los nues­tros y con nues­tra tie­rra.

AR­GE­LIA GUE­RRE­RO ma­ka­ro­va81@yahoo.com.mx

Ne­llie Cam­po­be­llo

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.