No­men­cla­tu­ra

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com L

Ten­go un buen ami­go alemán lla­ma­do Ru­dolf von Wal­den­fels. Siem­pre da su di­rec­ción con una mez­cla de or­gu­llo y ru­bor, pues vi­ve en Von Wal­den­fels Platz # 3. Pa­ra emu­lar­lo, po­dría ir­me a vi­vir a la ca­lle Tos­ca­na, en el ba­rrio de San Pedro, allá por el ce­rro del To­po, en Mon­te­rrey. Pe­ro no ten­go tal in­ten­ción.

A mu­cha gen­te le tien­ta de­jar su nom­bre im­pre­so en una pla­ca o en una pie­dra que no sea lá­pi­da o al me­nos en un dis­co es­pa­cial o una pen­ca de ma­guey. In­clu­so hay es­cri­to­res que do­nan una ta­ja­da de sus li­bros pa­ra que cierta bi­blio­te­ca lle­ve su nom­bre. Pe­ro sá­be­te, San­cho, que es ho­nor pe­que­ño de­lan­te del gran ho­nor de im­pri­mir su nom­bre en la por­ta­da de un li­bro. Y sin em­bar­go re­sul­ta ape­te­ci­ble esa pla­ca con­me­mo­ra­ti­va de me­tal bru­ñi­do que no se des­cu­bre ni des­ta­pa sino que siem­pre se de­ve­la. Clap clap, se es­cu­cha cuan­do se co­rre la cor­ti­ni­lla, y el per­so­na­je de ego in­fla­ma­do pre­pa­ra un dis­cur­so so­bre la mo­des­tia.

A los pre­si­den­tes tam­bién les ga­nan es­tas an­sias. Por lo pron­to creo que nin­gu­na ca­lle se lla­ma En­ri­que Pe­ña Nie­to. Pe­ro bus­can­do en Goo­gle, me ha­llé con la ca­lle más tris­te y te­rro­sa de Mé­xi­co que lle­va el nom­bre de Fe­li­pe Cal­de­rón, en las afue­ras de Pa­chu­ca. Vi­cen­te Fox tie­ne tam­bién al­gu­nas ca­lles sin pa­vi­men­tar.

El error es man­dar­se a ha­cer es­ta­tuas fue­ra de Los Pi­nos, en la vía pú­bli­ca, pues és­tas exis­ten solo pa­ra su­frir abu­sos y ga­nar­se la des­hon­ra y no la honra que se pre­ten­día. La de Vi­cen­te Fox ter­mi­nó más mal­pa­ra­da que la de cual­quier vi­llano orien­tal. Y la ego­tí­si­ma es­ta­tua ecues­tre de Ló­pez Por­ti­llo exis­tió du­ran­te más de una dé­ca­da en Mon­te­rrey pa­ra su­frir un agra­vio de­trás de otro, has­ta lle­gar a la afren­ta má­xi­ma de con­ver­tir­se en un cha­ta­rrón. Y sin em­bar­go, se echa de me­nos el tras­to de me­tal, no co­mo hé­roe patrio, sino co­mo bu­fo­na­da.

La co­sa es que ca­da vez mi­ra­mos con me­nos respeto a nues­tros con­tem­po­rá­neos, y a la vez es po­si­ble que al­gu­nos de esos con­tem­po­rá­neos sean ca­da vez me­nos res­pe­ta­bles. ¿Po­dría­mos com­pa­rar la res­pe­ta­bi­li­dad de Ló­pez Ma­teos con la de Pe­ña Nie­to? ¿La de Ma­nuel Te­llo o Jo­sé Go­ros­ti­za con la de Jo­sé An­to­nio Mea­de o Luis Vi­de­ga­ray? ¿La de Jai­me Torres Bo­det con la de Au­re­lio Nu­ño? Va­ya uno a sa­ber, pues en aquel ga­bi­ne­te tam­bién hubo ape­lli­dos co­mo Sa­li­nas Lo­zano, Del Ma­zo y Uru­chur­tu; pe­ro eso no qui­ta que el pre­sen­te sea pe­sa­do.

Hoy nos pa­re­ce­ría una abe­rra­ción que el campo de los Pu­mas pa­sa­se a llamarse “Es­ta­dio Hu­go Sán­chez”, y sin em­bar­go te­ne­mos en Ve­ra­cruz el Luis Fuen­te o en Za­ca­te­pec el Agus­tín Díaz; dos fut­bo­lis­tas que no le lle­gan ni a los ta­lo­nes al Pen­ta­pi­chi­chi, quien ha de con­for­mar­se con un es­ta­du­cho de pas­to se­co y her­bo­so en Cuau­titlán Iz­ca­lli. Tal co­mo el campo del San­tos, en el que siem­pre ju­gó Pe­lé, se lla­ma Ur­bano Cal­dei­ra; y Pe­lé hubo de bau­ti­zar una rui­na de es­ta­dio sin fut­bol que ter­mi­nó ocu­pa­do por po­se­sio­na­rios has­ta que aca­ba­ron por de­mo­ler­lo.

Des­de que na­cí he vi­vi­do en la ca­lle de un ge­ne­ral, un río, una flor, un pa­dre de la pa­tria, otro pa­dre de la pa­tria, un com­po­si­tor, un mi­li­tar, una rei­na, un ani­mal, otro com­po­si­tor y al fin vi­vo en una ca­sa sin nú­me­ro fren­te a un ca­mino sin nom­bre adon­de no lle­ga el car­te­ro. Con­fío en que el pro­gre­so no me trai­ga el pa­vi­men­to y con él, el nom­bre de un pre­si­den­te que pron­to es­pe­ra­mos ol­vi­dar.

Es­ta­dio Hu­go Sán­chez en Cuau­titlán Iz­ca­lli

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.