Un pa­ya­so de pe­los ro­jos

Milenio - Laberinto - - CINE - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra

Re­co­no­cer la im­por­tan­cia de Step­hen King no sig­ni­fi­ca caer en la tram­pa del escritor de cul­to. Lo que King tie­ne son fór­mu­las en­tre­te­ni­das que en Eso no cua­jan por­que An­drés Mus­chiet­ti no ha sa­bi­do (o no ha po­di­do) res­pe­tar la idea ori­gi­nal. El mons­truo de Eso se ali­men­ta­ba de los mie­dos in­fan­ti­les, lo cual in­cluía el des­con­cier­to an­te el des­per­tar se­xual. La co­sa es­tá muy ali­ge­ra­da en es­ta adap­ta­ción. Los per­so­na­jes ori­gi­na­les de El club de los per­de­do­res eran ni­ños sal­va­jes en pue­blo grin­go: lle­nos de ma­las pa­la­bras, ra­cis­mo y sue­ños per­ver­sos que, en efec­to, hu­bie­sen asus­ta­do a cual­quie­ra que en­tra­ra en ellos. La chi­ca del club, por ejem­plo. En la no­ve­la es­ta­ba de­ci­di­da a ser el pri­mer amor de to­dos es­tos per­de­do­res que son, co­mo es evi­den­te, la re­pre­sen­ta­ción de esas mi­no­rías que siem­pre exal­ta la plu­ma de King. El pro­ble­ma es­tri­ba en que es­tas mi­no­rías no son inocen­tes. Son hu­ma­nas, al­go que pa­re­ce ha­ber ol­vi­da­do Mus­chiet­ti pa­ra acen­tuar no la me­tá­fo­ra psi­co­ló­gi­ca (que es lo que ha­ce de King un ti­po in­tere­san­te) sino la me­tá­fo­ra po­lí­ti­ca, lo que ha­ce de es­ta tra­ma un lu­gar co­mún. Por­que es cier­to: un pa­ya­so de pe­los na­ran­ja ha­bi­ta las en­tra­ñas de Derry y otro la Ca­sa Blan­ca, un gru­po de ni­ños blan­cos ato­si­ga al Club de los per­de­do­res igual que los su­pre­ma­cis­tas blan­cos gri­ta­ban en Char­lot­tes­vi­lle. Es­to es el Deep Ame­ri­ca, sí, pe­ro la his­to­ria de Eso gi­ra­ba más bien en torno a fan­ta­sías hú­me­das y mie­dos de ni­ño, a cul­tu­ra pop en 1950. ¿Por qué la adap­ta­ción se ha tras­la­da­do a la dé­ca­da de 1980? Por­que la se­gun­da par­te ten­drá lu­gar en nues­tro tiem­po, lo cual per­mi­te adi­vi­nar que el co­men­ta­rio po­lí­ti­co se­rá to­da­vía más evi­den­te.

Con to­do y to­do, los fa­ná­ti­cos del ho­rror y la fan­ta­sía sal­drán fas­ci­na­dos de la sa­la des­pués de ver Eso; co­men­ta­rán las si­mi­li­tu­des con Cuen­ta con­mi­go y asis­ti­rán en­ter­ne­ci­dos al be­so en­tre la gua­pa y el tar­ta­mu­do. Di­rán ade­más que el pla­gio es una cues­tión de es­ti­lo, el es­ti­lo de King, “el escritor de cul­to”. Por su par­te, los aman­tes del ci­ne tal vez apre­cien lo cui­da­do de la ima­gen pe­ro ter­mi­na­rán fas­ti­dia­dos con el sus­to que se cons­tru­ye con gri­tos y música y no con los sue­ños que, cuan­do éra­mos ni­ños, no nos atre­vía­mos a re­cor­dar.

ES­PE­CIAL

Eso (It). DI­REC­CIÓN: An­drés Mus­chiet­ti. GUIÓN: Cha­se Pal­mer, Cary Fu­ku­na­ga, Gary Dau­ber­man, ba­sa­dos en una no­ve­la de Step­hen King. CON Bill Skars­gård, Jae­den Lie­ber­her, Wyatt Oleff, Je­remy Ray Tay­lor. Es­ta­dos Uni­dos, 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.