Bai­lar, re­cons­truir y le­van­tar­se

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - AR­GE­LIA GUERRERO ma­ka­ro­va81@yahoo.com.mx

La ma­ña­na del 19 de sep­tiem­bre de 1985, la Ciu­dad de Mé­xi­co vi­vió un te­rre­mo­to de­vas­ta­dor. Trein­ta y dos años des­pués, la tar­de del 19 de sep­tiem­bre, vol­vi­mos a ex­pe­ri­men­tar un tem­blor in­ten­so.

La ex­pe­rien­cia de 1985 hi­zo que la gen­te sa­lie­ra a las ca­lles y, co­mo aho­ra, re­ba­sa­ra a los or­ga­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les. Quie­nes ha­cían dan­za aque­llos años no fue­ron la ex­cep­ción y su­ma­ron sus es­fuer­zos al im­pul­so co­lec­ti­vo de so­li­da­ri­dad.

La co­mu­ni­dad de la dan­za, ade­más de su­mar su apo­yo fí­si­co en las ho­ras in­me­dia­tas al desas­tre, coor­di­nó es­fuer­zos pa­ra vi­si­tar los cam­pa­men­tos de dam­ni­fi­ca­dos. Agre­gó a las bri­ga­das de apo­yo un re­cur­so cu­ya ca­pa­ci­dad de re­cons­truc­ción mu­chas ve­ces pa­sa de lar­go y pue­de ser fun­da­men­tal: el re­cur­so del ar­te.

El dis­cur­so que po­see el ar­te cons­ti­tu­ye, en mu­chos sentidos, una he­rra­mien­ta ca­paz de re­fle­jar las sen­sa­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad a las que nos sen­ti­mos ex­pues­tos y ten­der un la­zo de em­pa­tía que po­co a po­co y, des­de lo más pro­fun­do, nos re­cons­tru­ye.

Es cier­to que dan­za en la ca­lle se ve­nía eje­cu­tan­do des­de ha­cía tiem­po, prin­ci­pal­men­te por la fal­ta de ac­ce­so a otros es­pa­cios, por ex­pe­ri­men­tar nue­vos lu­ga­res pa­ra la re­pre­sen­ta­ción y por una la­ten­te ne­ce­si­dad de bai­lar y mos­trar las co­reo­gra­fías a pú­bli­cos más di­ver­sos y am­plios.

La di­fe­ren­cia sus­tan­cial a par­tir de 1985 fue la vin­cu­la­ción de es­ta in­quie­tud dan­cís­ti­ca con las aso­cia­cio­nes de ba­rrio, he­cho que le im­pri­mió una na­tu­ra­le­za es­pe­cí­fi­ca y de­ter­mi­nó ra­di­cal­men­te su sen­ti­do.

Di­cha vin­cu­la­ción sur­gió de la co­la­bo­ra­ción que los bai­la­ri­nes apor­ta­ron en las mo­vi­li­za­cio­nes de los pri­me­ros días pos­te­rio­res al te­rre­mo­to, en las ac­cio­nes de pri­me­ros au­xi­lios y res­ca­te, pro­ce­so que con­ti­nuó dan­do fun­cio­nes en los cam­pa­men­tos de dam­ni­fi­ca­dos y que re­don­deó su ci­clo crean­do múl­ti­ples obras que re­fle­ja­ron y asi­mi­la­ron dis­tin­tas pers­pec­ti­vas de aque­lla ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual y co­lec­ti­va.

“En aquel en­ton­ces nos dá­ba­mos cuen­ta de que for­má­ba­mos par­te del pue­blo y que ha­bía que or­ga­ni­zar­se pa­ra co­no­cer­se”, di­ce Ce­ci­lia Ap­ple­ton a pro­pó­si­to de aque­llos días.

Com­pa­ñías co­mo Ba­rro Ro­jo en­con­tra­ron en la dan­za su len­gua­je na­tu­ral pa­ra ha­blar “del con­flic­to que ge­ne­ró el sis­mo co­mo un he­cho so­cial”.

La dan­za tie­ne nue­va­men­te la opor­tu­ni­dad de vin­cu­lar­se con su sociedad y le­van­tar­se con ella.

ES­PE­CIAL

La com­pa­ñía Ba­rro Ro­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.