Vo­lun­tad de con­ser­var

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - MI­RIAM MA­BEL MARTÍNEZ

Nues­tra geo­gra­fía cul­tu­ral se ha mo­di­fi­ca­do tras los sis­mos de sep­tiem­bre. La pér­di­da tam­bién es ar­tís­ti­ca y tras­to­ca la me­mo­ria. La he­ren­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca ha si­do afec­ta­da. Tan so­lo en Pue­bla se cal­cu­la que más de 400 in­mue­bles his­tó­ri­cos es­tán da­ña­dos; en la Ciu­dad de Mé­xi­co edi­fi­cios de au­tor tie­nen da­ños se­ve­ros co­mo el Edi­fi­cio Ba­sur­to, cons­trui­do a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1940 por Fran­cis­co J. Se­rrano, o el Con­jun­to Aris­tos, ac­tual se­de del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria y obra maes­tra de Jo­sé Luis Ben­lliu­re, que ten­drá que ser so­me­ti­do a una cu­ra­ción ma­yor. Así co­mo los te­rre­mo­tos de 1985 se en­sa­ña­ron con el le­ga­do de Ma­rio Pa­ni, 32 años des­pués hay quie­nes opi­nan que el fun­cio­na­lis­mo me­xi­cano —ese que do­mi­na­ra las dé­ca­das de 1940, 1950 y 1960— de­jó de fun­cio­nar en 2017. ¿Se­rá?

Po­cas ve­ces nos de­te­ne­mos a pen­sar y a apre­ciar la im­por­tan­cia de la ar­qui­tec­tu­ra, pa­re­cie­ra que da­mos por he­cho que la gra­ve­dad de la cons­truc­ción, su fun­cio­na­li­dad, la re­la­ción de co­bi­jo y res­guar­do su­ma­dos a la pro­pues­ta es­té­ti­ca y tec­no­ló­gi­ca fue­ran el re­sul­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción y de la crea­ción ar­tís­ti­ca. La ar­qui­tec­tu­ra es una de las Be­llas Ar­tes, que ade­más es una na­rra­ción his­tó­ri­ca que es­tá ahí pa­ra re­cor­dar­nos día a día, con su pre­sen­cia —y con su au­sen­cia—, otros tiem­pos y otras mi­ra­das. Tam­bién es una sín­te­sis de un mo­men­to, re­su­me el pen­sa­mien­to, mi­ra ha­cia el cie­lo con los pies en la tie­rra, plan­tea ideas, va­ti­ci­na mo­vi­mien­tos, enar­bo­la ideo­lo­gías, tra­za en­fo­ques. Aun­que so­le­mos ol­vi­dar­lo, la ar­qui­tec­tu­ra va un pa­so ade­lan­te, nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre las ne­ce­si­da­des de una épo­ca, los plan­tea­mien­tos, las bús­que­das es­té­ti­cas.

Al ob­ser­var un edi­fi­cio con­tem­pla­mos su ar­gu­men­to, su pro­ce­so; ve­mos y vi­vi­mos la obra de ar­te en sí; por eso re­sul­ta una tris­te­za la des­truc­ción de cier­tos ico­nos o de mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos que nos re­cuer­dan la edad de nues­tras ciu­da­des y, en oca­sio­nes, nues­tros orí­ge­nes. Las ciu­da­des son los mu­seos de la ar­qui­tec­tu­ra. Ca­mi­nar la ciu­dad no so­lo es ser flâ­neur o ejer­cer la vo­ca­ción de ciu­da­dano, es con­tem­plar la his­to­ria, ex­pe­ri­men­tar el ar­te. La ar­mo­nía del pai­sa­je ur­bano es pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co tan im­por­tan­te co­mo el de las ciu­da­des prehis­pá­ni­cas o las ru­tas co­lo­nia­les. Las afec­ta­cio­nes —ca­si des­truc­ción— de diez de los ca­tor­ce mo­nas­te­rios del si­glo XVI cons­trui­dos en las fal­das del vol­cán Po­po­ca­té­petl, en­tre los es­ta­dos de Mo­re­los y Pue­bla, son una pér­di­da pa­ra la me­mo­ria ar­qui­tec­tó­ni­ca de nues­tro país, que nos in­vi­tan a re­cu­pe­rar, des­de el desas­tre, la vo­lun­tad de con­ser­var.

ES­PE­CIAL

Tem­plo San Juan Bau­tis­ta en Ye­ca­pixtla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.