De cí­clo­pes y ar­gi­vos

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - JU­LIO HUBARD

Mien­tras Odi­seo se ha­lla per­di­do por “el om­bli­go del mar”, en su ca­sa las co­sas van de la pa­ta­da: un mon­tón de ar­gi­vos gre­ñu­dos se ha apo­sen­ta­do en su pa­la­cio y, sin pro­du­cir na­da, lo con­su­me to­do. An­te la in­jus­ti­cia, Ate­nea de­ci­de que las co­sas han de re­sol­ver­se co­mo ella sa­be: de mo­do ra­cio­nal, de­li­be­ran­do sen­sa­ta­men­te. A fin de cuen­tas, ella re­ga­ló a los hom­bres el com­ple­men­to que ce­rra­ba la pin­za de las de­mo­cra­cias. Por un la­do exis­tía ya, en­tre va­ro­nes, la ca­pa­ci­dad de de­ci­dir so­bre con­ve­nien­cias pú­bli­cas, en asam­bleas don­de to­dos te­nían la obli­ga­ción de es­cu­char y ha­blar, an­tes de de­ci­dir. Ate­nea los com­ple­men­tó con el mo­do ju­rí­di­co: el jui­cio en­tre pa­res, con igua­les de­re­chos. Ise­go­ría e iso­no­mía, las lla­ma­ban: igual fa­cul­tad pa­ra el ha­bla y fren­te a la jus­ti­cia.

Ho­me­ro des­cri­be a los cí­clo­pes del Can­to IX co­mo se­res sal­va­jes, sin ley ni pró­ji­mo por­que no cul­ti­van la tie­rra, ni los re­ba­ños ni la con­ver­sa­ción; no te­men a los dio­ses y mu­cho me­nos tie­nen “asam­bleas de­li­be­ra­ti­vas”. No cul­ti­van na­da, ni pro­du­cen na­da. Y sin una cultura, las for­mas po­lí­ti­cas y ju­rí­di­cas ca­re­cen de lu­gar, tiem­po y mo­do. Son bes­tias cri­mi­na­les y des­pó­ti­cas.

Odi­seo sor­tea al atroz Po­li­fe­mo, pe­ro en su ca­sa, las cla­ses po­lí­ti­cas —lla­mé­mos­las así, por­que eso eran— se han en­car­ga­do de de­pre­dar su pa­tri­mo­nio. Ate­nea, de­cía­mos, de­ci­de in­ter­ve­nir e im­bu­ye en Te­lé­ma­co, hi­jo y he­re­de­ro de Odi­seo, la idea de con­vo­car a una asam­blea que de­li­be­re con jus­ti­cia. Quie­re ra­zo­nar con los go­rro­nes, pe­ro ter­mi­na hu­yen­do de su pro­pia ca­sa. Los pa­rá­si­tos re­sul­ta­ron más pe­li­gro­sos que los cí­clo­pes. Qui­zá me­nos vio­len­tos, pe­ro su de­pre­da­ción no ha­lla freno sino cuan­do vuel­ve Odi­seo y ac­túa co­mo cí­clo­pe con­tra la cla­se po­lí­ti­ca de los ar­gi­vos.

Es ver­dad que las asam­bleas po­lí­ti­cas son una la­ta. Es­qui­lo se bur­la de ellas (mien­tras Cli­tem­nes­tra ase­si­na a Aga­me­nón, los ar­gi­vos es­cu­chan los gri­tos y, en vez de ac­tuar, pier­den el tiem­po for­man­do y di­sol­vien­do gru­pos que exi­gen nue­vas asam­bleas pa­ra de­ba­tir el asun­to), Só­cra­tes las des­pre­cia, Pla­tón las con­si­de­ra pri­mi­ti­vas y con­fu­sas y Aris­tó­te­les las mi­ra con al­go peor que re­ce­lo.

Y es ver­dad: las for­mas po­lí­ti­cas, las de­mo­cra­cias, no son na­da sen­ci­llas de man­te­ner. Su des­crip­ción es sim­plí­si­ma, pe­ro su fun­cio­na­mien­to es un enojo­so en­go­rro que nun­ca que­da es­ta­ble. Co­mo tras­tos, o co­mo la ca­ma, que re­quie­ren aseo y arre­glo dia­rio, y dia­rio dan flo­je­ra. Mal­di­ta de­mo­cra­cia. Pe­ro su des­cui­do con­vier­te a los con­ciu­da­da­nos en sier­vos de sus pa­rá­si­tos y víc­ti­mas de sus cri­mi­na­les.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.