El otro pun­to G

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

“Una no­ve­la de bu­cho­nas”, re­za el sub­tí­tu­lo, y no es po­si­ble re­pri­mir una sen­sa­ción de har­taz­go an­ti­ci­pa­do. ¿Otra his­to­ria de nar­cos y po­li­cías? ¿Otra an­da­na­da de gol­pes de pe­cho an­te el des­tino de una na­ción per­ver­ti­da por el mer­ca­do de dro­gas? Sí y no. Lady Me­tra­lla es, en efec­to, una his­to­ria de nar­cos y po­li­cías pe­ro no un ser­món dis­fra­za­do de in­da­ga­ción pseu­do li­te­ra­ria. Es una no­ve­la, sin de­ma­sia­do alien­to pe­ro no­ve­la al fin, que no se to­ma las co­sas en se­rio, y por eso mis­mo se ele­va por en­ci­ma de mu­cha de su pa­ren­te­la.

Bu­cho­na, lee­mos, “es una mu­jer que vi­ve o al me­nos apa­ren­ta per­te­ne­cer al mun­do del nar­co­trá­fi­co. Es de ri­gor gua­pa, cuer­pa­zo na­tu­ral o es­cul­pi­do por va­rias ci­ru­gías; ca­be­llo muy lar­go y la­cio con un tono muy os­cu­ro pa­ra re­sal­tar la blan­cu­ra y be­lle­za de la ca­ra”. Bu­cho­na es la pro­ta­go­nis­ta y na­rra­do­ra, y bu­chón es el tono que em­plea pa­ra con­tar su as­cen­so en un mun­do de hom­bres sil­ves­tres o re­fi­na­dos, bron­cos o fa­tuos, siem­pre dis­pues­tos a ven­der ca­ro su de­re­cho a la vul­ga­ri­dad y a ex­hi­bir sus ca­mio­ne­tas blin­da­das.

¿En qué se dis­tin­gue Lady Me­tra­lla de otros miem­bros de su es­pe­cie? En su pa­rro­quial sen­ti­do del hu­mor. Ba­ji­ta la mano, co­mo se di­ría en Cu­lia­cán, el es­ce­na­rio de la no­ve­la, Ca­ro­li­na cuen­ta su ori­gen in­fa­me y su en­cum­bra­mien­to pos­te­rior con un tono que pro­vie­ne del en­cla­ve se­rrano y su pre­dis­po­si­ción a to­mar­se con li­ge­re­za los he­chos más cruen­tos. Es, di­ría, el tono de la su­per­vi­ven­cia, tan útil pa­ra vol­ver­se im­permea­ble a la vio­len­cia en Si­na­loa. Así que la os­ten­ta­ción de las da­mas re­cién lle­ga­das a las co­lo­nias ex­clu­si­vas y la pa­ta­ne­ría de sus ma­ri­dos se con­sig­nan a tra­vés de una len­gua ve­ne­no­sa que no du­da en prac­ti­car la auto iro­nía. “El pun­to G”, di­ce Ca­ro­li­na, “se en­cuen­tra en la úl­ti­ma le­tra de la pa­la­bra shop­ping”. O lo que es lo mis­mo: una bu­cho­na quie­re com­prar y ser com­pra­da.

Lady Me­tra­lla no es­ca­ti­ma mo­men­tos de ven­gan­za ran­che­ra, em­bos­ca­das y ti­ro­teos a la luz del día, pe­ro se cui­da de con­cen­trar­se so­lo en esa ru­ti­na. Se in­tere­sa so­bre to­do en la vi­da apa­ren­te­men­te ano­di­na de las mu­je­res a la som­bra de esos nar­cos que han po­di­do ga­nar­se un si­tio ho­no­ra­rio en­tre los co­mer­cian­tes, em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos de Cu­lia­cán. La mor­da­ci­dad fren­te a la más­ca­ra de rec­ti­tud, la desconfianza fren­te a los pro­pios lo­gros, pro­vie­nen de ellas y no se pre­sen­tan con ese ges­to com­pun­gi­do que sue­len po­ner las no­ve­las so­bre el nar­co.

An­tes que re­ga­ñar o eri­gir­se en lí­der de opi­nión, Juan Jo­sé Rodríguez quie­re con­tar. Sa­be ha­cer­lo, sa­be an­te­po­ner una vi­sión so­ca­rro­na al co­men­ta­rio editorial. No ha po­di­do, sin em­bar­go, y eso que cuen­ta con los re­cur­sos, es­cri­bir la no­ve­la de una épo­ca, o de una de­rro­ta, que si­go es­pe­ran­do, una suer­te de Hi­jos de la me­dia­no­che o El tam­bor de ho­ja­la­ta a la mexicana.

LADY ME­TRA­LLA Juan Jo­sé Rodríguez Edi­cio­nes B Mé­xi­co, 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.