“Vi­vi­mos en una so­cie­dad es­cla­va del mie­do”

Da­niel Cas­tro Zim­brón

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com

Las ti­nie­blas reavi­va la no­ción del te­rror pu­ro co­mo in­gre­dien­te de un mun­do post apocalíptico

Al­re­de­dor de la ca­ba­ña don­de vi­ve el pe­que­ño Ar­gel (Alio­cha Sot­ni­koff) ron­da una ex­tra­ña cria­tu­ra. Su pa­dre (Bron­tis Jo­do­rowsky) ha­ce has­ta lo im­po­si­ble por prohi­bir que su fa­mi­lia sal­ga de ca­sa, en aras de una en­fer­mi­za pro­tec­ción an­te lo des­co­no­ci­do. Ins­pi­ra­do en la li­te­ra­tu­ra de Cor­mac McCarthy, Da­niel Cas­tro Zim­brón pre­sen­ta Las ti­nie­blas, un fil­me acer­ca del mie­do y sus efec­tos.

¿Có­mo na­ce Las ti­nie­blas?

Sur­ge a par­tir de mi lec­tu­ra de la no­ve­la La

ca­rre­te­ra, de Cor­mac McCarthy. La pe­lí­cu­la no es una adap­ta­ción, pe­ro sí hay una ener­gía si­mi­lar. Me in­tere­sa­ba la for­ma de abor­dar la re­la­ción en­tre pa­dre e hi­jo. La pe­lí­cu­la pro­vie­ne tam­bién de tra­ba­jos an­te­rio­res, so­bre to­do del cor­to­me­tra­je Bes­tia­rio, ins­pi­ra­do a su vez en El

castillo de la pu­re­za, de Ar­tu­ro Rips­tein.

Tan­to su pe­lí­cu­la co­mo la no­ve­la de McCarthy tie­nen lu­gar en un es­ce­na­rio apocalíptico don­de bien a bien no sa­be­mos qué su­ce­dió.

Mi idea era plan­tear un mun­do postapo­ca­líp­ti­co, pe­ro sin dar res­pues­tas de na­da. Que­ría se­ña­lar el pun­to adon­de lle­ga­mos po­nien­do én­fa­sis en el mun­do in­terno de los per­so­na­jes.

Un mun­do in­terno que ha­ce del mie­do su preo­cu­pa­ción cen­tral.

La his­to­ria ha­bla del en­cie­rro en que vi­vi­mos y de có­mo li­mi­ta­mos a nues­tros se­res que­ri­dos en aras de una su­pues­ta pro­tec­ción. In­clu­so po­dría te­ner una lec­tu­ra po­lí­ti­ca re­la­cio­na­da con es­tos go­bier­nos que tien­den a ce­rrar­se ca­da vez más. Vi­vi­mos en una so­cie­dad es­cla­va del mie­do. Te­me­mos a te­rro­ris­tas, nar­co­tra­fi­can­tes y po­lí­ti­cos, pe­ro de una ma­ne­ra más abs­trac­ta. No sa­be­mos bien a bien a quién le te­ne­mos mie­do; sin em­bar­go, re­cha­za­mos al otro. Lo ve­mos cla­ra­men­te en Es­ta­dos Uni­dos: cons­tru­ye mu­ros pa­ra pro­te­ger­se, cuan­do la reali­dad es que el enemi­go es­tá den­tro de ellos mis­mos.

En tér­mi­nos de la re­la­ción pa­dre–hi­jo, hay evo­ca­cio­nes bí­bli­cas y en par­ti­cu­lar al Li­bro de Job.

Me gus­ta ha­cer cier­tas re­fe­ren­cias bí­bli­cas por­que me ayu­dan a ha­blar de la mo­ral. Por eso tam­bién hay una car­ga sim­bó­li­ca im­por­tan­te o imá­ge­nes que nos re­cuer­dan a pin­tu­ras re­na­cen­tis­tas. Es­tos ele­men­tos apor­tan otras di­men­sio­nes a la pe­lí­cu­la. El so­ni­do y la luz tam­bién son muy im­por­tan­tes por­que tien­den un puen­te con el es­pec­ta­dor.

Y abo­nan con la at­mós­fe­ra de te­rror o mis­te­rio que en­vuel­ve a la his­to­ria.

Hay un mis­te­rio ori­gi­na­do por lo des­co­no­ci­do. No ha­bla­ría de te­rror por­que la pe­lí­cu­la su­gie­re que el mie­do es crea­do por el pa­dre, aun­que sin du­da hay una bes­tia afue­ra. Asu­mo el ries­go que su­po­ne no dar to­das las res­pues­tas, pe­ro creo que en­ri­que­ce el al­can­ce de la his­to­ria por­que to­das las interpretaciones son vá­li­das.

Su­pon­go que la at­mós­fe­ra re­na­cen­tis­ta fue bus­ca­da des­de el prin­ci­pio.

Des­de el prin­ci­pio bus­ca­mos re­fe­ren­cias a Ca­ra­vag­gio y Rem­brandt, cla­ros­cu­ros con luz te­nue y con una de­co­ra­ción muy es­ti­li­za­da. En tér­mi­nos es­té­ti­cos fue un tra­ba­jo mi­nu­cio­so. Una de las co­sas que más me se­du­cen del ci­ne es la po­si­bi­li­dad de ha­blar de un mun­do que no exis­te en la vi­da real.

Las ac­tua­cio­nes del jo­ven Alio­cha Sot­ni­koff y de Bron­tis Jo­do­rowsky se cons­ti­tu­yen co­mo una de las co­lum­nas más fuer­tes de la pe­lí­cu­la. ¿Có­mo las tra­ba­jó?

Tra­ba­jar con los ac­to­res fue sen­ci­llo, lo más di­fí­cil fue en­con­trar­los. El cas­ting re­sul­tó com­pli­ca­do por­que ha­bía que dar con los ac­to­res pre­ci­sos. En­sa­ya­mos du­ran­te un mes pa­ra en­con­trar la emo­ción que bus­cá­ba­mos. La os­cu­ri­dad de la pe­lí­cu­la es un con­tra­pun­to de la for­ma en que nos re­la­cio­ná­ba­mos co­mo equi­po.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.