100 días de so­le­dad

Milenio - Laberinto - - VARIA - VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­tor@yahoo.com.mx

Des­pués de leer Wal­den o La vi­da en los bos­ques, el as­tu­riano Jo­sé Díaz se pro­pu­so atra­ve­sar por una ex­pe­rien­cia si­mi­lar a la que re­la­ta el fi­ló­so­fo es­ta­du­ni­den­se Henry Da­vid Tho­reau en ese li­bro: vi­vir du­ran­te un tiem­po ais­la­do, y de ma­ne­ra aus­te­ra, en un pa­raí­so ín­ti­mo pa­ra re­cu­pe­rar la vie­ja alian­za del equi­li­brio y el res­pe­to a la na­tu­ra­le­za. Más tar­de le­yó otro li­bro si­mi­lar (La vi­da sim­ple, del en­sa­yis­ta fran­cés Syl­vain Tes­son) y en­ton­ces su pro­yec­to em­pe­zó a con­cre­tar­se: vi­vi­ría du­ran­te 100 días en su ca­ba­ña del Par­que de Re­des, en el sec­tor cen­tro–orien­tal de la cor­di­lle­ra can­tá­bri­ca, al sur de As­tu­rias, sien­do au­to­su­fi­cien­te y sin de­pen­der de la tec­no­lo­gía.

Cuan­do Díaz le con­tó su plan al equi­po de Wan­da Na­tu­ra, que ha pro­du­ci­do do­cu­men­ta­les co­mo Gua­dal­qui­vir o Can­tá­bri­co, de in­me­dia­to le die­ron tres cá­ma­ras y un dron pa­ra que fil­ma­ra el día a día de su re­ti­ro. Des­pués de va­rias se­sio­nes de ar­duo mon­ta­je au­dio­vi­sual, el fil­me fue en­via­do a dis­tin­tos fes­ti­va­les ci­ne­ma­to­grá­fi­cos del mun­do. Ha­ce unos días, el te­lé­fono de es­te hom­bre afi­cio­na­do a la fo­to­gra­fía y la es­cri­tu­ra so­nó pa­ra dar­le una sor­pre­sa: 100 días de so­le­dad ha si­do no­mi­na­do al Pre­mio Es­pe­cial del Ju­ra­do del Jack­son Ho­le Wild­li­fe In­ter­na­tio­nal Film Fes­ti­val, que año tras año, des­de 1991, en­tre­ga en Wyo­ming los de­no­mi­na­dos “Os­car del ci­ne de na­tu­ra­le­za”.

Jo­sé Díaz tie­ne 51 años, tres hi­jos y un párrafo del li­bro de Tho­reau fi­ja­do en la men­te: “Fui a los bos­ques por­que que­ría vi­vir de­li­be­ra­da­men­te, en­fren­tar so­lo los he­chos esen­cia­les de la vi­da y ver qué era lo que te­nían que en­se­ñar­me, no fue­se que, cuan­do es­tu­vie­ra por mo­rir, des­cu­brie­ra que no ha­bía vi­vi­do”. Pa­ra el ci­neas­ta im­pro­vi­sa­do, “la na­tu­ra­le­za es lo más gran­de que hay y la es­ta­mos ma­cha­can­do, por­que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es cul­pa nues­tra”, sub­ra­ya a ma­ne­ra de ad­ver­ten­cia pa­ra to­do aquel que quie­ra es­cu­char­lo. Díaz per­ma­ne­ció re­clui­do en su ca­ba­ña y los al­re­de­do­res (sin elec­tri­ci­dad, ce­lu­lar, te­le­vi­sión, compu­tado­ra, re­loj) en­tre el 13 de sep­tiem­bre y el 21 de di­ciem­bre de 2015, un pe­rio­do lleno de cam­bios: al­gu­nos días so­lea­dos que en­se­gui­da die­ron pa­so al oto­ño, la llu­via y, fi­nal­men­te, al frío y a las pri­me­ras ne­va­das.

La te­le­rrea­li­dad ha pues­to de mo­da ex­pe­rien­cias si­mi­la­res. Ahí es­tán pro­gra­mas co­mo Su­per­vi­vien­tes, La is­la de los fa­mo­sos o Frank de la jun­gla. “Pe­ro la te­le se con­ce­de al­gu­nas li­cen­cias y mu­chas ve­ces so­lo se re­crean si­tua­cio­nes pa­ra ser fil­ma­das. En 100 días de so­le­dad, en cam­bio, hay ri­gor y ve­ra­ci­dad. Yo no re­creé na­da, sim­ple­men­te de­jé que flu­ye­ran las co­sas”, agre­ga.

Pa­ra ami­no­rar la nos­tal­gia (“so­bre to­do por mi mu­jer y mis hi­jos”) apro­ve­cha­ba sus en­tre­gas se­ma­na­les de ma­te­rial fíl­mi­co pa­ra co­lar en él una car­ta di­ri­gi­da a su fa­mi­lia. No obs­tan­te, en su ca­ba­ña ubi­ca­da a ca­si 1500 me­tros de al­tu­ra, la so­le­dad y el si­len­cio se acen­tua­ban y las lar­gas ca­mi­na­tas por el bos­que brin­da­ban vi­gor fí­si­co, pe­ro tam­bién un cú­mu­lo de re­fle­xio­nes. “Du­ran­te ese tiem­po re­cor­dé a me­nu­do el Náu­fra­go de Tom Hanks”, es­pe­ci­fi­ca el hom­bre que se exi­lió en la mon­ta­ña, en­tre otras co­sas, pa­ra re­en­con­trar­se a sí mis­mo y des­ace­le­rar el tiem­po.

ES­PE­CIAL

Jo­sé Díaz an­te el Par­que de Re­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.