Des­ho­nor

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com

Es­ta­ba le­yen­do un ser­món que An­to­nio Gar­cía–Tre­vi­jano le di­ri­ge al rey Fe­li­pe por su pu­si­lá­ni­me com­por­ta­mien­to an­te el asun­to de Ca­ta­lu­ña. En­tre mu­cho de in­tere­san­te, co­pio aho­ra una fra­se: “El sos­tén de las re­pú­bli­cas des­can­sa en la vir­tud y el de las mo­nar­quías en el honor”.

Pe­ro no de­bie­ran ocu­par­me aho­ra las mo­nar­quías, por­que la nues­tra, que no era nues­tra, la man­da­mos al dia­blo en al­gún mo­men­to de ini­cios del si­glo XIX. Y sin em­bar­go ocu­rre que hoy día nues­tra re­pú­bli­ca es­tá igual­men­te ali­caí­da: sin honor y sin vir­tud. Pe­ro lla­mé­mos­le mo­nar­quía a la nos­tra dic­ta­du­ra, anar­quía o de­mo­cra­cia, ya que no tie­ne nom­bre, y di­re­mos que in­clu­so la rei­na que pre­ten­día ser bas­tón se con­vir­tió en co­je­ra, mien­tras que el re­ye­zue­lo, no de san­gre azul sino tri­co­lor, no en­cuen­tra en­tre to­da su es­tir­pe, na­tu­ral o bas­tar­da, al­guien que ase­gu­re la su­ce­sión.

He aquí que Plu­tar­co nos cuen­ta que Fe­li­pe de Ma­ce­do­nia, pa­dre de Ale­jan­dro, di­jo: “Pre­fie­ro que se me lla­me hon­ra­do por mu­cho tiem­po que rey du­ran­te po­co”. Pe­ro en la si­lla del águi­la se sien­ta un hom­bre que pa­re­ce de­cir: “Pre­fie­ro que se me de­cla­re hon­ra­do a que me lla­men hon­ra­do” y así mue­ve hi­los y ta­bla­dos pa­ra que lo ex­cul­pen de las cul­pas en vez de ha­ber evi­ta­do la cul­pa. Con ci­nis­mo si­mi­lar, su sé­qui­to en­car­ce­la­do or­ga­ni­za huel­gas de ham­bre por­que son has­ta sin­ce­ros con­si­go mis­mos, que no con no­so­tros, cuan­do ven in­jus­to que los lle­ven al corral y los ex­clu­yan del chi­que­ro. Sin­ce­ri­dad más pri­mi­ti­va que ho­nes­ta, y que si­gue las pa­la­bras de Se­gis­mun­do en

La vi­da es sue­ño: “Na­da me pa­re­ce jus­to, en sien­do con­tra mi gus­to”.

Pe­ro ojo, que en ese mo­men­to Se­gis­mun­do es un vi­llano, un ani­mal, al­guien “por quien su Reyno ven­dría a ser par­cial y di­vi­so, es­cue­la de las trai­cio­nes, y aca­de­mia de los vi­cios”, así es que más val­dría usar co­mo ejem­plo al don Ma­nuel, de La da­ma duen­de, cuan­do di­ce: “Don­de el honor es lo más, to­do lo de­más es me­nos”.

¿Pe­ro qué ha­cer cuan­do el honor ya no exis­te? Has­ta las sa­bias pa­la­bras de don Qui­jo­te se vuel­ven una ma­ra­ña sin sen­ti­do. “Por la li­ber­tad así co­mo por la hon­ra se pue­de y de­be aven­tu­rar la vi­da”. Mas el Ca­ba­lle­ro de la Tris­te Fi­gu­ra pen­só que li­ber­tad y hon­ra iban de la mano, cuan­do acá co­no­ce­mos gen­te que no qui­sié­ra­mos co­no­cer y que se des­hon­ra ca­da vez más por pro­cu­rar­se la li­ber­tad. A per­se­guir sus des­fal­cos le lla­man ca­ce­ría de bru­jas; a la jus­ti­cia le di­cen per­se­cu­ción; a la evi­den­cia la ca­li­fi­can de ca­lum­nias, y a la ver­dad, de men­ti­ra, su­man­do así más des­ho­nor, pues co­mo di­ce el buen Lo­pe de Ve­ga: “Es muy pro­pio de la men­ti­ra no te­ner sa­li­da sin mu­cho des­ho­nor de quien la in­ten­ta”.

Y va­ya que lo intentan. Lo intentan to­dos los días, por to­dos los me­dios. Hom­bres ne­cios que pe­can por la pa­ga y pa­gan por pe­car.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.