Ma­yas: ri­to y be­lle­za

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELINA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com

La be­lle­za es una idea­li­za­ción de la reali­dad y de las ra­zo­nes de es­ta reali­dad. Los mi­tos idea­li­za­ron la fic­ción de nues­tro ori­gen. La ciencia con­ti­núa in­ves­ti­gan­do en una ex­pli­ca­ción que es in­su­fi­cien­te, que se con­tra­di­ce y evo­lu­cio­na, mien­tras los mi­tos son per­ma­nen­tes, y nos re­fle­jan en la su­pe­rio­ri­dad que da un va­lor me­ta­fí­si­co a nues­tra exis­ten­cia. La cultura ma­ya fu­sio­nó a la na­tu­ra­le­za y las dei­da­des, la idea­li­za­ción que plas­ma­ron en el ar­te y en sus ri­tua­les era par­te de la re­la­ción co­ti­dia­na con la reali­dad. La be­lle­za era con­se­cuen­cia de sus creen­cias, la ri­tua­li­za­ción de su pre­sen­cia im­pu­so una teo­cra­cia ar­tís­ti­ca, el go­bierno es­té­ti­co es­ta­ba en la in­ter­pre­ta­ción de la ra­za y el cos­mos. En la ex­po­si­ción Ma­yas, el len­gua­je de la be­lle­za, mi­ra­das cru­za­das del Mu­seo de An­tro­po­lo­gía de­mues­tra con un aná­li­sis pro­fun­do que la crea­ción ar­tís­ti­ca ha­bi­tó en to­dos los as­pec­tos de es­ta cultura. El ero­tis­mo su­bli­ma la se­xua­li­dad, la des­pren­de de su fun­ción re­pro­duc­ti­va, idea­li­za el ori­gen más pro­fun­do, y sin em­bar­go lo nie­ga, ha­ce del pla­cer la ma­ni­fes­ta­ción de nues­tra fu­ga, del des­pren­di­mien­to in­hu­mano. La ri­tua­li­dad es la esen­cia del ero­tis­mo, el pro­ce­so ar­ti­fi­cial, ini­ciá­ti­co, con­vo­ca­do, fe­ti­chis­ta, que pro­pi­cia a la unión. La Es­cul­tu­ra de ado­les­cen­te (600 a 900 a. C) des­tie­rra la na­tu­ra­le­za del cuer­po, es sa­cro y es eró­ti­co, el jo­ven cha­mán ex­ha­la un ge­mi­do, los la­bios en­tre­abier­tos lan­zan esa voz gu­tu­ral del ins­tan­te. La pie­dra ca­li­za blan­ca y pu­li­da del cuer­po fuer­te, es el dios que pro­te­ge al ac­to ama­to­rio, al pla­cer, su enor­me fa­lo le ro­dea el cue­llo, ata­do en un nu­do que apre­sa y li­be­ra, ali­men­ta­do por sus ge­ni­ta­les gran­des que lan­za al fren­te. La es­cul­tu­ra del jo­ven dios es­tá en mo­vi­mien­to, da unos pa­sos, nos re­ta pa­ra se­du­cir­nos con su po­der, es la dei­dad que nos con­sa­gra en se­mi­dio­ses. La ora­ción es mur­mu­llo, la ple­ga­ria es en­tre­ga, in­ci­ta el sa­cri­fi­cio del cuer­po que bus­ca su me­ta–fí­si­ca, su otro fí­si­co que lo lle­va al lí­mi­te, que se ma­te­ria­li­za co­mo dios–da­dor in­sa­tis­fe­cho, que lo sa­ca, lo ex­pul­sa de su na­tu­ra­le­za. La pro­me­sa de ese fa­lo que ahor­ca es la tra­ge­dia del sa­cri­fi­cio, de esa unión que desune, que nos des­pren­de y que in­sa­cia­ble nos lle­va­rá a la de­men­cia. En el cuer­po que se en­tre­ga a los dio­ses las en­tra­ñas son mís­ti­cas, la san­gre es so­bre­na­tu­ral, la se­xua­li­dad dei­fi­ca, ha­bla con un len­gua­je irre­pe­ti­ble, de pa­la­bras sen­so­ria­les. La in­sa­tis­fac­ción es la fe que nos exi­ge la re­pe­ti­ción y leal­tad a ese ri­to efí­me­ro de la do­ble muer­te.

AVELINA LÉSPER

Es­cul­tu­ra de ado­les­cen­te (600-900 a.C.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.