LU­TE­RO: TRA­DUC­TOR DE LA BI­BLIA

LUIS XA­VIER LÓ­PEZ FARJEAT

Milenio - Laberinto - - PORTADA - LUIS XA­VIER LÓ­PEZ FARJEAT

Ha­ce 500 años, el 31 de oc­tu­bre de 1517, Lu­te­ro hi­zo pú­bli­cas sus 95 te­sis en la puer­ta de la igle­sia de To­dos los San­tos, en Wit­ten­berg, Ale­ma­nia. Es­te acon­te­ci­mien­to mar­ca el ini­cio de la rup­tu­ra en­tre Lu­te­ro y la Igle­sia ca­tó­li­ca. Una de las pre­mi­sas fun­da­men­ta­les de la re­for­ma lu­te­ra­na es la so­la scrip­tu­ra, es de­cir, la con­sa­gra­ción de la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra co­mo la úni­ca fuen­te de au­to­ri­dad en ma­te­ria re­li­gio­sa. Que Lu­te­ro se ha­ya da­do a la ta­rea de tra­du­cir la Bi­blia no es al­go for­tui­to: era in­dis­pen­sa­ble en­tre­gar a los cris­tia­nos una ver­sión ac­ce­si­ble de la pa­la­bra de Dios. Tra­du­cir, sin em­bar­go, es re­crear el tex­to. El re­sul­ta­do de es­ta la­bor ad­quie­re cier­ta au­to­no­mía: si bien re­mi­te al ori­gi­nal y de­pen­de de él, la tra­duc­ción es en reali­dad un tex­to dis­tin­to. Es cier­to que una bue­na tra­duc­ción conserva el sen­ti­do —el es­pí­ri­tu— del ori­gi­nal, aun­que ja­más de ma­ne­ra pu­ra: tra­du­cir es in­ter­pre­tar. La Bi­blia de Lu­te­ro, co­mo lo fue la Vul­ga­ta de san Je­ró­ni­mo a fi­na­les del si­glo IV, no es so­lo una tra­duc­ción, sino una in­ter­pre­ta­ción, una exé­ge­sis.

En la exé­ge­sis bí­bli­ca de los si­glos XV–XVI hay dos ten­den­cias en­fren­ta­das en­tre sí: la de los li­te­ra­lis­tas y la de los es­pi­ri­tua­lis­tas. A la pri­me­ra per­te­ne­cen Eras­mo de Rot­ter­dam y la ma­yor par­te de los hu­ma­nis­tas que, en la tra­di­ción de san Je­ró­ni­mo, op­ta­ron por in­ter­pre­tar las Es­cri­tu­ras va­lo­ran­do su sen­ti­do his­tó­ri­co y fi­lo­ló­gi­co. Los es­pi­ri­tua­lis­tas, en cam­bio, ha­bían op­ta­do por un acer­ca­mien­to re­li­gio­so y pro­fun­da­men­te es­pi­ri­tual. Mien­tras los li­te­ra­lis­tas creían que la me­jor ma­ne­ra de apro­xi­mar­se a las Es­cri­tu­ras era apli­can­do un mé­to­do pre­ci­so —el fi­lo­ló­gi­co— pa­ra com­pren­der el sen­ti­do de las pa­la­bras, los se­gun­dos, in­clui­do Lu­te­ro, creían que el ape­go a la le­tra ter­mi­na­ría por ani­qui­lar el es­pí­ri­tu de la pa­la­bra sa­gra­da. La ver­da­de­ra sa­bi­du­ría cris­tia­na, se­gún Lu­te­ro, no se li­mi­ta­ba al co­no­ci­mien­to de las par­ti­cu­la­ri­da­des de la len­gua grie­ga y el he­breo. Mu­cho me­nos a la teo­lo­gía sis­te­má­ti­ca de los es­co­lás­ti­cos. Te­nía to­da la ra­zón: las teo­lo­gías ba­sa­das en las Sen­ten­cias de Pe­dro Lom­bar­do son ex­tra­or­di­na­ria­men­te abu­rri­das, en­tre­te­ni­das qui­zá so­lo pa­ra los afi­cio­na­dos a las des­tre­zas ar­gu­men­ta­les. Era tiem­po de su­pri­mir esas dis­cu­sio­nes un tan­to ocio­sas, aje­nas a los cre­yen­tes de a pie, y vol­ver los ojos a las Es­cri­tu­ras. El Dios de la Bi­blia es pre­fe­ri­ble al mo­tor in­mó­vil, el im­per­so­na­lí­si­mo “dios” al que se re­fie­re Aris­tó­te­les en el li­bro lamb­da de su Me­ta­fí­si­ca.

El 4 de sep­tiem­bre de 1517, Lu­te­ro or­ga­ni­zó una dispu­ta aca­dé­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Wit­ten­berg con oca­sión de la pro­mo­ción de su dis­cí­pu­lo Franz Günt­her a bac­ca­lau­reus bi­bli­cus. El dis­cí­pu­lo de­fen­dió pú­bli­ca­men­te una se­rie de te­sis con­tra la teo­lo­gía es­co­lás­ti­ca y pro­pu­so, a cam­bio, una teo­lo­gía an­ti aris­to­té­li­ca, más agus­ti­nia­na y ape­ga­da a la Bi­blia. Es­te acon­te­ci­mien­to re­pre­sen­ta la rup­tu­ra con la me­to­do­lo­gía es­co­lás­ti­ca y una re­for­ma (¿mo­der­ni­za­ción?) de la teo­lo­gía. El an­ti aris­to­te­lis­mo se ha con­si­de­ra­do siem­pre una ca­rac­te­rís­ti­ca pro­pia del lu­te­ra­nis­mo: “Aris­tó­te­les to­do en­te­ro es pa­ra la teo­lo­gía lo que las ti­nie­blas pa­ra la luz”, es­cri­bió el pro­pio Lu­te­ro. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do ha­ce po­co, “Un ca­so de an­ti aris­to­te­lis­mo agus­ti­niano: Lu­te­ro y la re­cep­ción de Aris­tó­te­les y la Re­for­ma pro­tes­tan­te”, Man­fred Sven­son se pre­gun­ta si el an­ti aris­to­te­lis­mo de Lu­te­ro, una ac­ti­tud co­mún del agus­ti­nis­mo tar­do medieval, es ne­ce­sa­ria­men­te un in­di­cio de mo­der­ni­dad o qui­zá es to­do lo con­tra­rio. La pre­gun­ta es per­ti­nen­te y no es sen­ci­llo res­pon­der­la. El an­ti es­co­las­ti­cis­mo lu­te­rano re­sul­ta, por una par­te, com­pren­si­ble y has­ta ne­ce­sa­rio: muy po­si­ble­men­te ha­cía fal­ta una re­no­va­ción me­to­do­ló­gi­ca en la teo­lo­gía; por otra par­te, el agus­ti­nis­mo exa­cer­ba­do de Lu­te­ro no era qui­zá la úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra ani­qui­lar los “ex­ce­sos” del aris­to­te­lis­mo es­co­lás­ti­co. La his­to­ria, sin em­bar­go, ya es­tá es­cri­ta.

Lu­te­ro su­pri­mió el aris­to­te­lis­mo es­co­lás­ti­co y lo sus­ti­tu­yó por la Bi­blia. No es ex­tra­ño: su edu­ca­ción ha­bía si­do bá­si­ca­men­te la de un es­cri­tu­ris­ta. En el mo­nas­te­rio de los agus­ti­nos ha­bía apren­di­do la­tín y se sa­be, ade­más, que ha­cia 1506 co­men­zó a es­tu­diar he­breo. En 1517 tra­du­jo pre­ci­sa­men­te del he­breo los Sal­mos y el Pen­ta­teu­co. En 1518, cuan­do sus 95 te­sis ya eran bien co­no­ci­das, Phi­lip Me­lancht­hon le asis­tió en sus es­tu­dios de la ver­sión grie­ga del Nue­vo Tes­ta­men­to (la pri­me­ra edi­ción crí­ti­ca que Eras­mo ha­bía ela­bo­ra­do en 1516). En 1521 Lu­te­ro se exi­lió vo­lun­ta­ria­men­te en el cas­ti­llo de Wart­bur­go y co­men­zó a tra­du­cir el Nue­vo Tes­ta­men­to al ale­mán, ba­sán­do­se pre­ci­sa­men­te en la edi­ción grie­ga de Eras­mo. Tar­dó on­ce se­ma­nas, de mo­do que su tra­duc­ción se pu­bli­có en 1522, jus­to a tiem­po pa­ra ser vendida en la Fe­ria del Li­bro de Leip­zig (29 de sep­tiem­bre a 6 de oc­tu­bre). La edi­ción se ago­tó y pa­ra di­ciem­bre pre­pa­ró una nue­va con no­tas mar­gi­na­les y pre­fa­cios. En­tre 1523 y 1524 tra­du­jo el An­ti­guo Tes­ta­men­to. Es­ta par­te le to­mó más tiem­po, así que has­ta 1534 apa­re­ció su tra­duc­ción com­ple­ta de la Bi­blia. Lu­te­ro dis­cu­tió su pro­pia tra­duc­ción en dos tra­ta­dos: So­bre la tra­duc­ción: una car­ta abier­ta (1530) y De­fen­sa de la tra­duc­ción de los Sal­mos (1532).

Tra­du­cir un tex­to es un acto de apro­pia­ción lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral. No hay tra­duc­cio­nes per­fec­tas. Se pue­de, en efec­to, com­pren­der el sen­ti­do de un tex­to y tras­la­dar­lo a las pa­la­bras de otra len­gua. Sin em­bar­go, al tra­du­cir­se los tex­tos ad­quie­ren nue­vos sen­ti­dos y nue­vas for­mas de en­ten­der­se e in­ter­pre­tar­se. El ca­so de los tex­tos re­li­gio­sos es par­ti­cu­lar­men­te desafian­te pues­to que sus con­te­ni­dos mol­dean creen­cias, ac­cio­nes y com­por­ta­mien­tos de los fie­les. Aca­so por ello los ju­díos y los mu­sul­ma­nes op­tan por leer la Bi­blia en he­breo y el Co­rán en ára­be, res­pec­ti­va­men­te —aun­que ello no su­pri­me los con­flic­tos de in­ter­pre­ta­ción—. Lu­te­ro, co­mo cual­quier tra­duc­tor de la Bi­blia, se es­for­zó enor­me­men­te por en­con­trar los tér­mi­nos ade­cua­dos pa­ra con­ce­bir un tex­to ase­qui­ble pa­ra los ale­ma­nes, sin per­der el sen­ti­do y sin arries­gar la me­ticu­losi­dad que exi­ge la la­bor del tra­duc­tor. En su pro­ce­so de tra­duc­ción con­tri­bu­yó al de­sa­rro­llo de la pro­pia len­gua ale­ma­na. Du­ran­te la Ilus­tra­ción, in­clu­so, la gra­má­ti­ca ale­ma­na se cons­tru­yó te­nien­do co­mo ba­se la Bi­blia de Lu­te­ro. No obs­tan­te, tam­bién en­fren­tó al­gu­nas di­fi­cul­ta­des, por ejem­plo, con los mo­dis­mos. Lu­te­ro creía que en esos ca­sos ha­bía que en­con­trar un mo­dis­mo equi­va­len­te en la len­gua de lle­ga­da. Va­le de­cir que Lu­te­ro ger­ma­ni­zó la Bi­blia. No en balde, el pro­pio Nietzs­che sos­tu­vo, en Más allá del bien y del mal, que la Bi­blia de Lu­te­ro era “el me­jor li­bro ale­mán”.

GUS­TAV FREYTAG (1897)

Lu­te­ro cla­van­do las 95 te­sis en la puer­ta de la igle­sia del Pa­la­cio de Wit­ten­berg

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.