Au­sen­cia

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELINA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com

La au­sen­cia es al­go más que el va­cío. En el va­cío hay una ple­ni­tud de equi­li­brio, un es­pa­cio ne­ce­sa­rio, col­ma­do de lo que no exis­te. La au­sen­cia de­ja un hue­co que de­nun­cia la fal­ta, la fus­ti­ga de­li­mi­tan­do sus con­tor­nos. El va­cío es una con­quis­ta, la au­sen­cia es de­rro­ta, es el re­cha­zo al tiem­po y el es­pa­cio. La si­lla de Van Gogh, esa pin­tu­ra tan vis­ta y re­cu­rri­da, es un au­to­rre­tra­to y es au­sen­cia, el pintor que se nie­ga y se des­cri­be aban­do­nan­do a su pro­pio ser, des­pi­dién­do­se de quién es de­jan­do el des­po­jo del mue­ble que lo res­guar­da­ba con re­po­so y per­te­nen­cia. Pin­ta a la si­lla ma­ni­fes­tan­do su inuti­li­dad, él que ya no es, no ne­ce­si­ta ha­bi­tar un lu­gar, dar­le tiem­po, el pre­sen­te es lo úni­co que te­ne­mos. “Si to­do el tiem­po es eter­na­men­te pre­sen­te, to­do el tiem­po es irre­di­mi­ble”, can­ta T. S. Eliot. El si­len­cio del va­cío es paz que re­ver­be­ra en su con­sa­gra­ción, el si­len­cio de la au­sen­cia es cas­ti­go, es la fal­ta de lo es­pe­ra­do, sa­tu­ra­do por la pri­va­ción y el ham­bre. En el Acan­ti­la­do de Etre­tat de Gus­ta­ve Cour­bet, la arro­gan­te ro­ca con­tem­pla la in­de­fen­sión de la bar­ca en la pla­ya, su cuen­ca que va­lien­te dio des­tino a su pa­sa­je­ro ya­ce ahí, so­la, re­cor­dan­do que fi­na­li­zó su his­to­ria, cum­plió y ya no es ne­ce­sa­ria, se que­da des­po­seí­da, es­pe­ran­do el re­gre­so, ser otra vez com­pa­ñe­ra pro­tec­to­ra, ig­no­ra que el pa­sa­je­ro eso es, al­guien que ha pa­sa­do sin mi­rar lo que de­ja. Cour­bet, sen­sual ha­bi­tan­te del pai­sa­je, que ama y pro­vo­ca en vo­lup­tuo­sas com­po­si­cio­nes, en es­ta obra pin­ta el desafec­to, po­de­mos pen­sar en un via­je lar­go, in­con­clu­so sin mo­ti­vo, por­que via­ja­mos pa­ra es­tar en per­pe­tuo tra­yec­to, aban­do­nar la na­ve es re­nun­ciar a esa aven­tu­ra de dar la vi­da al pre­sen­te “el fin pre­ce­de al prin­ci­pio” me re­cuer­da T.S. Eliot. Lle­var y guiar mien­tras se es guia­do, el cuer­po son dos se­res tan uni­dos que los sen­ti­mien­tos evi­tan los ver­bos, y na­cen im­preg­na­dos en la es­tan­cia del pre­sen­te, el Ca­ba­llo blan­co de Ve­láz­quez, le­van­ta las pa­tas de­lan­te­ras, su cuer­po fuerte, her­mo­so, car­ga la au­sen­cia de su ji­ne­te. La pa­re­ja cóm­pli­ce, que se sa­bían en su fuer­za y en­tre­ga, es­tá frag­men­ta­da, la si­lla y las bri­das son do­ci­li­dad ama­to­ria que ofre­ce su po­der al que mon­ta, lo ha­ce más que hu­mano, lo ele­va en ar­ma, gue­rra, aven­tu­ra o bai­le. De­so­rien­ta­do, sin ca­mino, pa­ra él no hay a dón­de ir cuan­do va so­lo. “En el co­mien­zo es­tá mi fin”, el ji­ne­te des­cien­de, de­jan­do su su­dor en la si­lla, el re­fle­jo de la pre­sión de sus pier­nas, es el fi­nal, el ca­ba­llo se al­za or­gu­llo­so, do­lien­te, mu­ti­la­do.

GUS­TA­VE COUR­BET

Acan­ti­la­do de Etre­tat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.