Imá­ge­nes con on­das so­no­ras

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - MIRIAM MA­BEL MAR­TÍ­NEZ

La ex­po­si­ción An­ri Sa­la, que se presenta en el Mu­seo Ta­ma­yo, exal­ta la pic­to­ri­ci­dad del vi­deo. Es­te ar­tis­ta de ori­gen al­ba­nés com­po­ne na­rra­ti­vas vi­sua­les en las que la mú­si­ca co­bra tex­tu­ra y plas­ti­ci­dad. Co­mo es­pec­ta­do­res lo­gra­mos atra­ve­sar ca­pas so­no­ras a tra­vés de imá­ge­nes, las cua­les su­ce­den es­ce­na tras es­ce­na en un pre­sen­te lleno de fan­tas­mas.

Sa­la nos in­vi­ta a con­tem­plar las ve­la­du­ras de sus vi­deos, a desear mi­rar­los con la me­ticu­losi­dad con la que se pue­de ob­ser­var la pin­tu­ra. Al pa­rar­nos en me­dio de las pan­ta­llas gi­gan­tes que pro­yec­tan Ra­vel, Ra­vel y Un­ra­vel (2013), dan ga­nas de hur­gar la pro­yec­ción co­mo si fue­ra un óleo, de me­ter­se pa­ra ex­plo­rar las me­mo­rias que sue­nan. Sus pie­zas evo­ca­ti­vas es­tán ar­ma­das por tiem­pos si­mul­tá­neos.

De una ma­ne­ra lú­di­ca e in­te­li­gen­te, Sa­la ex­plo­ra có­mo sue­na la ideo­lo­gía, có­mo las posturas po­lí­ti­cas se tra­du­cen en la mú­si­ca y có­mo el pro­pio ins­tru­men­to asu­me di­cha vi­sión, co­mo en Ta­ke Over (2017), en la que con­tra­po­ne La Mar­se­lle­sa y La In­ter­na­cio­nal. Pero el ar­tis­ta no se con­for­ma con ex­pe­ri­men­tar con el so­ni­do; tam­po­co mu­si­ca­li­za sino que crea su­til­men­te un moe­bius so­no­ro en el que má­gi­ca­men­te na­ve­gan so­ni­do, idea, ima­gen, me­mo­ria, his­to­ria… El piano, que ve­mos y es­cu­cha­mos, pa­re­ce un ejér­ci­to mar­chan­do, mien­tras que las ma­nos eje­cu­tan­tes pa­re­cen fan­tas­mas de las no­tas ajus­tan­do la po­ten­cia acús­ti­ca de la mi­ra­da.

Es­cu­cha­mos lo vi­si­ble y lo in­vi­si­ble y, en la lí­nea de Ja­net Car­diff, Sa­la jue­ga con la me­mo­ria de los ob­je­tos. Su tra­ba­jo tam­bién ha­ce gui­ños a otros ar­tis­tas, co­mo en Brid­ges in the Dol­drums (2016), que nos lle­va a Re­bec­ca Horn. Sin em­bar­go, no se con­for­ma con crear puen­tes, Sa­la pro­po­ne la yux­ta­po­si­ción co­mo des­tino.

En la pie­za Tla­te­lol­co- Clash, el es­pec­ta­dor ex­pe­ri­men­ta có­mo po­dría so­nar un pa­lim­pses­to. En es­ta obra es tan­gi­ble su in­te­rés por el tiem­po co­mo un pro­ce­so, “un tiem­po car­ga­do”, co­mo él ca­li­fi­ca esa ad­he­sión de ten­sio­nes que son sus vi­deos. Las ven­ta­nas de Tla­te­lol­co se pren­den y se apa­gan emu­lan­do la par­ti­tu­ra per­fo­ra­da que to­ca un ór­gano de ba­rril al rit­mo de “Should I Stay or Should I Go”, himno de la ban­da in­gle­sa The Clash. Ar­qui­tec­tu­ra, ideo­lo­gía, mú­si­ca, fol­clo­re, tra­di­ción, rui­nas prehis­pá­ni­cas se con­ju­gan es­ta­ble­cien­do, e in­ven­tan­do, co­ne­xio­nes, ca­pas, re­la­cio­nes que pre­pa­ran el so­ni­do co­mo si fue­se un lien­zo so­bre el que Sa­la pin­ta la acús­ti­ca. Sus ideas y vi­sio­nes se pro­pa­gan en on­das vi­sua­les que ex­hi­ben si­mul­tá­nea­men­te las ca­pas que in­te­gran eso que lla­ma­mos reali­dad.

MU­SEO TA­MA­YO

Obra de la ex­po­si­ción An­ri Sa­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.