El cuer­po do­lien­te, mu­ti­la­do

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

Que un tu­mor in­fan­til de una ce­pa inusual­men­te or­de­na­da y agre­si­va sur­ja en la len­gua de un hom­bre adul­to —“tan abe­rran­te co­mo ha­llar com­pa­ses de ma­ria­chi en una par­ti­tu­ra de Bach”— es uno de esos ca­sos por los que un on­có­lo­go pa­ga­ría por ver… y tra­tar. De es­ta ano­ma­lía pro­vie­ne la tra­ma de Las mu­ta­cio­nes, que arro­ja a un hom­bre a la en­fer­me­dad ter­mi­nal y a los lec­to­res, por des­al­ma­do que pa­rez­ca, a la ri­sa con­tra­he­cha que na­ce del su­fri­mien­to ajeno. Y es que Jorge Co­men­sal ha con­ce­bi­do con lu­jo­so acier­to una tra­gi­co­me­dia acer­ca de la fa­mi­lia en el tran­ce de cam­biar la co­mo­di­dad por la in­di­gen­cia.

Ahí te­ne­mos al exi­to­so abo­ga­do Ra­món Mar­tí­nez sin la fa­cul­tad del ha­bla, a su es­po­sa con­ven­cio­nal, a sus hi­jos con­su­mi­dos por la obe­si­dad y el ona­nis­mo, a una cria­da ab­ne­ga­da y a un her­mano que es­pe­ra co­brar­se to­das las que le de­ben. En­tre un cos­tum­bris­mo que se mo­fa de las sa­cro­san­tas ins­ti­tu­cio­nes me­xi­ca­nas —la fies­ta de cum­plea­ños, la tor­ta de chi­la­qui­les, el ma­chis­mo, por ejem­plo— y un do­si­fi­ca­do sa­ber mé­di­co —que nun­ca sir­ve de es­tor­bo a la na­rra­ción sino que se en­car­ga de re­for­zar­la—, Las mu­ta­cio­nes se ins­ta­la en esa zo­na don­de la po­si­bi­li­dad de la muer­te, la frac­tu­ra, la in­tem­pe­rie in­te­lec­tual, son la an­te­sa­la de la au­to ex­plo­ra­ción y el au­to co­no­ci­mien­to. Sin do­lor, su­gie­re Jorge Co­men­sal, no hay ca­mino po­si­ble ha­cia aque­llo que ig­no­ra­mos y en ver­dad so­mos.

Por­que Las mu­ta­cio­nes se lee co­mo una ra­di­cal re­fle­xión so­bre el cuer­po: el cuer­po do­lien­te, mu­ti­la­do o ima­gi­na­ria­men­te en­fer­mo. Es, por aña­di­du­ra, una no­ve­la so­bre la ur­gen­cia de ser com­pa­si­vos. Lo ad­mi­ra­ble es que Co­men­sal re­nun­cia a con­si­de­rar el do­lor y la com­pa­sión co­mo fi­gu­ras de una ba­na­li­dad que ca­re­ce de re­so­nan­cias y es in­ca­paz de con­te­ner a un tiem­po la fe y la in­cre­du­li­dad. “Al ver la for­ma en que Carmela se iba trans­for­man­do con el rí­mel, Ra­món tu­vo una epi­fa­nía: el ma­qui­lla­je po­dría di­si­mu­lar su as­pec­to ca­da­vé­ri­co. ¿Iba a ce­le­brar su cin­cuen­ta aniver­sa­rio con un acto de tra­ves­tis­mo?”, lee­mos y no po­de­mos evi­tar que la car­ca­ja­da y el más tris­te de los con­sue­los se fun­dan en un abra­zo.

No de­ja de ser pa­ra­dó­ji­co que el mal que in­va­de a ese abo­ga­do in­duz­ca la po­si­bi­li­dad de que el ge­no­ma de unas cé­lu­las in­dis­ci­pli­na­das re­pre­sen­te “un ca­tá­lo­go de mu­ta­cio­nes esen­cia­les pa­ra la car­ci­no­gé­ne­sis”; en otras pa­la­bras, pa­ra la cu­ra universal del cán­cer. No de­be­ría, sin em­bar­go, re­sul­tar­nos ex­tra­ño. No de­be­ría por­que Las mu­ta­cio­nes es una ex­qui­si­ta y su­til pa­ra­do­ja, lo que sig­ni­fi­ca so­bre to­do que lle­va el gen de la ge­nui­na li­te­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.