“El ra­cis­mo es par­te de la con­di­ción hu­ma­na”

El fil­me co­lec­ti­vo La ha­bi­ta­ción se pro­po­ne re­fle­xio­nar so­bre la his­to­ria me­xi­ca­na des­de la pers­pec­ti­va de un so­lo es­pa­cio

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com

Atra­vés de una ha­bi­ta­ción se cuen­ta el si­glo XX me­xi­cano. Ocho epi­so­dios e igual nú­me­ro de di­rec­to­res apor­tan el re­tra­to de un mo­men­to de­ter­mi­na­do. Er­nes­to Con­tre­ras, Na­ta­lia Be­ris­táin, Iván Ávi­la Due­ñas, Da­niel Gi­mé­nez Ca­cho y Car­los Ca­rre­ra son al­gu­nos de los con­vo­ca­dos pa­ra dar for­ma a La ha­bi­ta­ción, fil­me que plan­tea la es­tre­cha re­la­ción en­tre la his­to­ria de nues­tro país y la vio­len­cia. A par­tir del mo­vi­mien­to an­ti­chino de los años vein­te, Car­los Bo­la­do re­fle­xio­na so­bre el ra­cis­mo en Mé­xi­co.

¿Por qué par­ti­ci­par en La ha­bi­ta­ción?

Me in­vi­tó Ma­che­te Films. Si bien ya no que­ría ha­cer ci­ne de épo­ca, el epi­so­dio me in­tere­só mu­cho. El con­cep­to de ubi­car ocho his­to­rias di­ri­gi­das por rea­li­za­do­res di­fe­ren­tes en una so­la es­tan­cia a tra­vés de la cual se cuen­ta la his­to­ria del si­glo XX me pa­re­ció un buen re­to.

¿Có­mo man­te­ner el ar­co dra­má­ti­co in­de­pen­dien­te del epi­so­dio sin rom­per con el con­cep­to de la pe­lí­cu­la en su con­jun­to?

Lo más di­fí­cil es en­con­trar el hi­lo na­rra­ti­vo. El ba­lan­ce de las ocho his­to­rias se cons­tru­yó en el mon­ta­je. Ca­da una tie­ne su pro­pio tiem­po, de­sa­rro­llo, clí­max y fi­nal. Con­se­guir que no se cai­ga la pe­lí­cu­la no es sen­ci­llo. Un ejer­ci­cio si­mi­lar ya lo ha­bía fil­ma­do Al­ber­to Cor­tés, aun­que con un re­sul­ta­do no muy lo­gra­do.

Us­ted fue de los po­cos que pu­do es­co­ger su epi­so­dio a tra­tar.

En prin­ci­pio, el pro­yec­to ten­dría que ha­ber sa­li­do pa­ra con­me­mo­rar el Bi­cen­te­na­rio pero no se pu­do. Al fi­nal cam­bia­ron unos di­rec­to­res, pero en­tre los que nos que­da­mos es­tu­vi­mos Car­los Ca­rre­ra y yo. Ni el 68 ni el 94 me in­tere­sa­ban de­ma­sia­do por­que ya los he tra­ba­ja­do; en cam­bio, el mo­vi­mien­to an­ti­chino en Mé­xi­co du­ran­te la dé­ca­da de 1920 siem­pre me ha lla­ma­do la aten­ción por­que conserva vigencia.

En los úl­ti­mos años, el ra­cis­mo en Mé­xi­co ha re­su­ci­ta­do co­mo te­ma.

El ra­cis­mo es par­te de la con­di­ción hu­ma­na. Siem­pre tie­nes a al­guien a quien dis­cri­mi­nar, de ahí su ac­tua­li­dad. Nos que­ja­mos del tra­to que re­ci­ben los me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos pero aquí mar­gi­na­mos al di­fe­ren­te to­do el tiem­po. Aho­ra hay mu­chos hai­tia­nos en Ti­jua­na y son se­gre­ga­dos. Ni qué de­cir de la per­ti­nen­cia del te­ma en Eu­ro­pa. Hay una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de re­fu­gia­dos en to­do el mun­do.

Las his­to­rias se hi­lan tam­bién por la vio­len­cia.

La vio­len­cia mar­ca; el bie­nes­tar es me­nos dra­má­ti­co y fun­cio­na me­nos pa­ra con­tar una his­to­ria. El si­glo XX es­tu­vo mar­ca­do por las gue­rras. En Mé­xi­co tu­vi­mos la Re­vo­lu­ción. La vio­len­cia es par­te in­he­ren­te de nues­tro país. El ob­je­ti­vo de la pe­lí­cu­la es re­fle­xio­nar acer­ca de ello, pero yen­do de lo par­ti­cu­lar a lo ge­ne­ral; por eso to­do se aglu­ti­na en una ha­bi­ta­ción. El ci­ne es es­pa­cio–tiem­po, por eso el lu­gar se con­vier­te en un per­so­na­je.

¿Ha­ce cuán­to tiem­po no ha­cía un cor­to­me­tra­je?

Pre­fie­ro lla­mar­lo epi­so­dio, aun­que tie­nes ra­zón: es una his­to­ria re­don­da cu­yo ro­da­je no du­ró más de tres días. Des­de los años no­ven­ta, con Ri­tos, no fil­ma­ba un cor­to. Pa­ra La ha­bi­ta­ción hi­ce al­gu­nos ajus­tes al guión. Por ejem­plo, aña­dí a los muertos, por­que en el tex­to ori­gi­nal no ha­bía.

Al fi­nal la pe­lí­cu­la pro­po­ne ocho for­mas de tra­ba­jar vi­sual­men­te la vio­len­cia. ¿Po­dría­mos ha­blar de una es­té­ti­ca de la vio­len­cia en Mé­xi­co?

No creo. Pec­kin­pah fue el pri­me­ro en tra­ba­jar la vio­len­cia con una apues­ta es­té­ti­ca al ex­ten­der las muer­tes y los ba­la­zos. En mi ca­so, lo úni­co que bus­qué fue ha­cer al­go que no fue­ra mi­se­ra­ble. La his­to­ria es fuerte gra­cias a lo que cuen­ta y des­gra­cia­da­men­te po­dría te­ner una se­cue­la en el si­glo XXI.

Ari Al­ba­rrán pro­ta­go­ni­za el epi­so­dio El sue­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.