So­le­dad co­lec­ti­va

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - AR­GE­LIA GUE­RRE­RO ma­ka­ro­va81@yahoo.com.mx

Des­de el 19 de sep­tiem­bre pa­sa­do to­dos he­mos que­da­do un po­co ro­tos. Han si­do mu­chas las vías pa­ra re­cons­truir y re­cons­truir­nos pero ¿có­mo rear­mar­nos y des­de dón­de? ¿Qué te­ji­do so­cial nos so­por­ta­ba an­tes de es­te epi­so­dio de nues­tra his­to­ria co­lec­ti­va?

El bai­la­rín Ar­tu­ro Se­rrano pro­po­ne e in­vi­ta a pen­sar­nos y acom­pa­ñar­nos en es­te pro­ce­so a tra­vés de su más re­cien­te tra­ba­jo, Un hom­bre so­lo, el uni­per­so­nal que en la in­ti­mi­dad es­pa­cial del Cen­tro Cul­tu­ral Ca­rre­te­ra 45 plan­tea una se­rie de tex­tos y dan­zas que bus­can ser un es­pe­jo, una afren­ta y al mis­mo tiem­po un abra­zo que nos res­guar­da de la sen­sa­ción de in­tran­qui­li­dad y so­le­dad que mu­chas ve­ces pro­vo­ca la nor­ma­li­dad del mun­do ex­te­rior.

A lo lar­go de es­te tra­ba­jo en el que ca­da re­cur­so es apro­ve­cha­do pa­ra afian­zar el men­sa­je del ar­tis­ta, via­ja­mos a tra­vés de la psi­que de es­te hom­bre so­lo que po­ne so­bre la me­sa la má­xi­ma fi­lo­só­fi­ca de la idio­sin­cra­sia me­xi­ca­na: “la vi­da no va­le na­da”.

Mu­chos mo­men­tos en la pie­za nos ori­llan a sus­cri­bir la sen­ten­cia; en otros, por el con­tra­rio, con­fron­ta­mos: la vi­da no va­le na­da, pero ama­mos, la com­par­ti­mos, le­van­ta­mos es­com­bros pa­ra pre­ser­var­la, la hon­ra­mos y la bus­ca­mos. Es­te hom­bre so­lo es él mis­mo y tam­bién es no­so­tros que des­de fue­ra lo mi­ra­mos y es­cu­cha­mos pa­ra, po­co a po­co, mi­me­ti­zar­nos con su pen­sar, pa­ra ha­cer nues­tros sus con­flic­tos y ha­bi­tar su cuer­po que re­fle­ja ca­da uno de los es­ta­dos emo­cio­na­les que com­par­te. El dis­cur­so que cons­tan­te­men­te con­tra­pun­tea la vi­da y la muer­te, la so­le­dad y la co­lec­ti­vi­dad, y el es­ta­do an­gus­tio­so con la eu­fo­ria, nos con­vier­te en cóm­pli­ces de su in­quie­tud, de­ja de ser un mo­nó­lo­go pa­ra con­ver­tir­se en un en­cie­rro co­lec­ti­vo y po­li­fó­ni­co en el que to­dos es­ta­mos so­los jun­to al otro, y por nues­tra psi­que des­fi­lan sue­ños, te­mo­res y de­seos. La enun­cia­ción li­ga­da al mo­vi­mien­to ge­ne­ra un bi­no­mio car­ga­do de sig­ni­fi­can­tes que gri­ta y ex­pre­sa la ne­ce­si­dad co­lec­ti­va de ma­ni­fes­tar­nos no so­lo en la in­ti­mi­dad, tam­bién fren­te a una con­di­ción so­cial mar­ca­da por el ci­nis­mo, el ho­rror y la in­jus­ti­cia.

Ha­bi­tan­do el cuer­po y la voz del in­tér­pre­te ex­pe­ri­men­ta­mos el im­pul­so vi­tal que nos mue­ve a pe­sar de to­do, a pe­sar de no­so­tros, a pe­sar de la cer­te­za de la muer­te. No hay te­lón, so­lo si­len­cio y va­cío sú­bi­tos.

El bai­la­rín Ar­tu­ro Se­rrano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.