Ya no los ha­cen co­mo an­tes

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com

Cuen­tan las cró­ni­cas his­tó­ri­cas de Mé­xi­co que Al­da­ma y Allen­de lle­ga­ron a las dos de la ma­ña­na a ca­sa del cu­ra Hi­dal­go pa­ra no­ti­fi­car­le que en Que­ré­ta­ro se ha­bía des­cu­bier­to la cons­pi­ra­ción. A lo cual res­pon­dió el Pa­dre de la pa­tria: “Ca­ba­lle­ros, so­mos per­di­dos, aquí no hay más re­cur­so que ir a co­ger ga­chu­pi­nes”. So­bre lo cual co­men­ta Car­los Ma­ría Bus­ta­man­te: “Es­ta prue­ba inequí­vo­ca de su va­lor mues­tra muy bien que su ca­rác­ter era fir­me, re­suel­to y de­no­da­do”.

“To­do lo he­mos per­di­do”, le di­jo Mo­re­los a Vi­cen­te Gue­rre­ro tras la ba­ta­lla de Pu­rua­rán. Mas en si­tua­ción tan des­ven­ta­jo­sa, es­te úl­ti­mo, “reuni­do a po­co con unos cuan­tos de sus an­ti­guos ca­ma­ra­das, los ar­ma de ga­rro­tes, y en el si­len­cio de la no­che sor­pren­de en su cam­po a se­te­cien­tos hom­bres pa­san­do el río de Ta­ca­chi a na­do, ata­ca al enemi­go, lo dis­per­sa, sa­le el sol y a su luz se ve due­ño del cam­po con más de cua­tro­cien­tos fu­si­les, otros tan­tos pri­sio­ne­ros, un ra­zo­na­ble bo­tín y par­que; ta­les fue­ron los fe­li­ces aus­pi­cios con que Gue­rre­ro abrió es­ta cam­pa­ña”.

Por su par­te, Jo­sé Ma­ría Mo­re­los tam­bién dio siem­pre se­ña­les de su ga­llar­día, o aga­llar­día. En­tre mu­chas ac­cio­nes, la his­to­ria nos re­la­ta el mo­men­to en que fue arres­ta­do por el trai­dor Ma­tías Ca­rran­co: “Los fu­si­les de los rea­lis­tas apun­ta­ban ya al va­lien­te ge­ne­ral, cuan­do és­te, sin in­mu­tar­se, di­jo cla­van­do su mi­ra­da en el tráns­fu­ga: Se­ñor Ca­rran­co, pa­re­ce que nos co­no­ce­mos”.

La his­to­ria de nues­tra in­de­pen­den­cia, co­mo la de cual­quier país, ha de es­tar lle­na de ac­tos he­roi­cos, pues uno no se qui­ta un yu­go así co­mo así, uno no se ga­na la li­ber­tad por me­ro an­to­jo. Pero hoy a los hé­roes ya no los ha­cen co­mo an­tes. Un Mi­guel Hi­dal­go con­tem­po­rá­neo ha­bría di­cho: “Ca­ba­lle­ros, so­mos per­di­dos, aquí no hay más re­cur­so que con­tra­tar un abo­ga­do y huir a Bru­se­las”.

Mas, por su­pues­to, las mues­tras de va­len­tía re­quie­ren dos ingredientes: el pri­me­ro es un co­ra­zón bien tem­pla­do; el se­gun­do, una cau­sa me­ri­to­ria, y a ve­ces fal­tan las dos co­sas.

Un ca­pri­cho eco­nó­mi­co– na­cio­na­lis­ta crea par­ti­da­rios vo­ci­fe­ran­tes, pero no guerreros va­lien­tes. Así, cuan­do la fuer­za no es opre­so­ra sino que ape­nas man­tie­ne el or­den le­gal, al­gu­na aglo­me­ra­ción de con­ve­nen­cie­ros aca­ba­rá llo­ri­quean­do por un ma­ca­na­zo en las cos­ti­llas o un me­ro em­pu­jón y se lla­ma­rá he­ri­do co­mo si le hu­bie­sen vo­la­do un bra­zo en Le­pan­to.

Di­fí­cil que un clan de lí­de­res asus­ta­di­zos pue­da ins­pi­rar com­por­ta­mien­tos dig­nos en sus se­gui­do­res. Irra­cio­nal que uno de los pueblos más in­de­pen­dien­tes del mun­do bus­que in­de­pen­di­zar­se. Mal, muy mal, ami­go San­cho, que la hon­ra se pier­da an­te el pri­mer con­tra­tiem­po.

Ha­ce cin­co años un ca­pi­tán ita­liano se con­vir­tió en el san­to pa­trono de los ga­lli­nas cuan­do aban­do­nó el Cos­ta Con­cor­dia a me­dio hun­dir, pero has­ta pa­re­ce va­lien­te si se le com­pa­ra con el ti­mo­nel del bar­co In­de­pen­den­tis­me Ca­ta­là que su­po es­ca­bu­llir­se cuan­do vio cre­cer las olas. Mas es­tá muy bien que se ha­ya lar­ga­do, pues nin­gún ca­pi­tán des­pis­ta­do ha de lle­var a la de­ri­va un bar­co que me­jor es­tá atra­ca­do en el puer­to del que no de­be par­tir.

Car­les Puig­de­mont lle­gan­do al club de pren­sa de Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.