La cu­na del in­de­pen­den­tis­mo

Milenio - Laberinto - - VARIA - VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­tor@yahoo.com.mx

Ame­dia ma­ña­na, Ro­sa y Ju­lia, dos mu­je­res de 83 y 85 años, res­pec­ti­va­men­te, ca­mi­na­ban a lo lar­go de la ca­lle Ma­yor de Ver­ges, un pue­blo “in­de­pen­den­tis­ta” de la pro­vin­cia de Ge­ro­na (Ca­ta­lu­ña). Se­gún los re­sul­ta­dos que dio a co­no­cer la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, el pa­sa­do 1 de oc­tu­bre el 96% de los vo­tan­tes de es­te si­tio don­de na­ció el can­tau­tor Lluis Llach vo­tó a fa­vor de cons­ti­tuir la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na. “Con esa ci­fra y con lo que han he­cho en el Par­la­ment, aquí es­ta­mos muy con­ten­tos, nen. A ver si fun­cio­na la co­sa y nos per­mi­ten ser un país de ver­dad y ya na­die nos se­ña­la por ha­blar ca­ta­lán, al­go que en mi in­fan­cia no pu­de ha­cer”, me di­jo Ju­lia, quien tie­ne sie­te nie­tos, “ni­ños y jó­ve­nes muy en­tu­sias­ma­dos con la in­de­pen­den­cia”, re­cal­có, el sá­ba­do 28 de oc­tu­bre, día uno de la Re­pú­bli­ca.

Fui por­que te­nía la mi­sión de es­cri­bir un reportaje so­bre có­mo tras­cu­rría ese día. Pen­sé que ha­bría al­gún des­ma­dre, pero to­do acon­te­cía con la tran­qui­li­dad y la len­ti­tud ha­bi­tual pro­pia de los sá­ba­dos en un lu­gar que ape­nas su­pera los mil ha­bi­tan­tes. Así que de na­da sir­vió el al­bo­ro­to del Par­la­ment y Puig­de­mont hi­zo pu­ro tea­tro. Por las ca­lles an­gos­tas de Ver­ges tran­si­ta­ban muy po­cas per­so­nas y el día so­lea­do per­mi­tía ver có­mo el vien­to agi­ta­ba las ban­de­ras es­te­la­das (in­de­pen­den­tis­tas) que col­ga­ban en los bal­co­nes de la ma­yo­ría de las ca­sas o al­gu­nas pan­car­tas ro­jas con le­tras blan­cas que sa­lu­da­ban: “Ho­la, Re­pú­bli­ca”.

Ma­ría Je­sús Sán­chez, una es­bel­ta y al­ta pro­fe­so­ra ju­bi­la­da, sa­lió de una pa­na­de­ría con dos ba­rras de pan en una bol­sa de pa­pel. Me sol­tó que ella vo­tó “por el sí el 1 de oc­tu­bre aquí en Ver­ges, ¿eh? Por­que soy in­de­pen­den­tis­ta des­de ha­ce mu­cho. Sé que es di­fí­cil que Ra­joy nos deje en paz pero, oye: lo es­ta­mos in­ten­tan­do”, di­jo, y en­se­gui­da se di­ri­gió ha­cia una fru­te­ría.

Des­pués de la una de la tar­de, el Restaurante Al­be­ra­na, el más gran­de del pue­blo, co­men­zó a lle­nar­se de fa­mi­lias y gru­pos de ami­gos. Du­ran­te la co­mi­da to­dos ha­bla­ban, la ma­yo­ría en ca­ta­lán, de las sen­sa­cio­nes que de­jó la pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca. Las con­ver­sa­cio­nes, acom­pa­ña­das de pes­ca­dos, so­pas y arro­ces, de­ri­va­ban en el en­fren­ta­mien­to en­tre el go­bierno de la Na­ción y el ca­ta­lán. “A ver: es­to lo tie­nen que arre­glar los po­lí­ti­cos, que son los que co­bran. Y no­so­tros, a nues­tras co­sas”, zan­jó un co­men­sal an­tes de be­ber un tra­go de cer­ve­za.

Muy cer­ca de lo que po­dría­mos con­si­de­rar “la ro­ton­da del sí a la in­de­pen­den­cia”, una pla­za cir­cu­lar, don­de con­flu­yen cua­tro ca­lles, co­ro­na­da por una enor­me ur­na blan­ca y ban­de­ras de co­lo­res con el “sí” en el cen­tro, vi­ve Mon­tse Ga­llar­do, una se­ño­ra de 52 años que in­te­rrum­pe una char­la en el jar­dín de su ca­sa pa­ra ex­pre­sar que se sien­te li­bre, “aun­que sea por unas ho­ras”. Di­ce es­tar can­sa­da “de que Ra­joy tra­te a Ca­ta­lu­ña co­mo a una co­lo­nia. Si el PP y Ra­joy no quie­ren de­jar­nos mar­char es por­que sa­ben que sin el di­ne­ro de Ca­ta­lu­ña, Es­pa­ña se va a tam­ba­lear”. Aquí, co­mo en po­cos lu­ga­res, la cam­pa­ña de ma­ni­pu­la­ción que ha he­cho el aho­ra fu­ga­do Puig­de­mont ha ca­la­do de­ma­sia­do. Al día si­guien­te me fui a Bar­ce­lo­na pa­ra unir­me a la ma­ni­fes­ta­ción. Y ahí me di cuen­ta de que son (so­mos) más los que que­re­mos una Es­pa­ña uni­da y sin en­fren­ta­mien­tos.

Ma­ni­fes­ta­ción en Ca­ta­lu­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.