Ne­gro per­fec­to

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - JU­LIO HUBARD

Los no­ve­lis­tas son gen­te ilus­tra­da y ra­cio­nal. Es di­fí­cil que crean en al­go más que el azar. Por eso lla­ma la aten­ción Ne­gro per­fec­to, de Va­len­tin Retz (Agál­ma­ta Edi­cio­nes/ Edi­to­rial Me ca­yó el vein­te, 2017). No es un cre­yen­te co­mo Ber­na­nos o Huys­mans. Es un es­cri­tor to­ca­do por el fe­nó­meno de la re­li­gio, no por las re­li­gio­nes. Lo mis­mo se le re­ve­la Apo­lo que la su­pers­ti­ción tramposa de los gi­ta­nos. Aun­que du­re so­lo un ins­tan­te y su­ce­da en un so­lo su­je­to, ca­da ma­ni­fes­ta­ción lo dis­pa­ra a un uni­ver­so que res­ca­ta as­pec­tos, hoy ol­vi­da­dos, de la re­ve­la­ción de lo sa­gra­do.

Tra­ba­ja con esa for­ma de cer­te­za —in­tui­ción, el noûs grie­go— que se presenta en la men­te co­mo ver­dad in­du­da­ble que, ca­si siem­pre, se des­tru­ye cuan­do la atra­vie­sa la ló­gi­ca. Ver­da­des in­me­dia­tas que no se cons­tru­ye­ron ni fa­bri­ca­ron y que se com­por­tan co­mo axio­mas: ver­da­des evi­den­tes que no es po­si­ble de­mos­trar. Sue­na pa­to­ló­gi­co, pero Aris­tó­te­les di­ce que el noûs de­be ser tra­ta­do co­mo si fue­ra in­fa­li­ble. Y eso ha­ce el na­rra­dor (que lle­va el mis­mo nom­bre del au­tor): acep­ta la in­tui­ción y sa­be, por ejem­plo, que si to­ca a ese pa­ra­lí­ti­co, su mal des­apa­re­ce­rá. Pero irrum­pe la ló­gi­ca y lo lle­va a otros des­ti­nos. Retz no logra sus­traer­se del noûs, pero su re­la­ción con el fe­nó­meno de lo sa­gra­do es di­fe­ren­te a la de la in­men­sa ma­yo­ría de los na­rra­do­res con­tem­po­rá­neos. Lu­cha con­tra la pre­sen­cia de lo nu­mi­no­so, pero en ello le va una en­fer­me­dad que no ha­lla diag­nós­ti­co ni cu­ra, has­ta que de­ci­de afron­tar esa di­men­sión que lo asal­ta con ver­da­des que ha­lla en sí mis­mo y de las que no pue­de dar cuen­ta. Y es que no ca­mi­na con la ló­gi­ca: flo­ta en un ám­bi­to de ana­lo­gías y acon­te­ci­mien­tos inex­pli­ca­bles, co­mo su en­fer­me­dad. Su tra­yec­to ca­re­ce de va­lor ar­gu­men­tal, pero se re­ve­la co­mo un or­den del mun­do, de lo real, no de mo­do dis­cur­si­vo sino co­mo re­ve­la­ción de un noûs. Co­mo la mú­si­ca, la poe­sía, el enamo­ra­mien­to…

En las cabezas que fun­cio­nan se­gún cau­sas y efec­tos, an­te­ce­den­tes y con­se­cuen­tes, se da la cien­cia. Es fre­cuen­te ha­llar ahí una idea có­mi­ca de lo sa­gra­do: ima­gi­nan re­li­gio­nes co­mo pan­to­mi­mas, don­de un su­je­to go­bier­na olas o fa­bri­ca vien­tos. Pero en el ám­bi­to de lo nu­mí­ni­co no hay un dios agen­te y un fe­nó­meno pro­du­ci­do. El vien­to y el olea­je son, al mis­mo tiem­po, la di­vi­ni­dad y su re­ve­la­ción: mi­la­gro­so es que al­go sea.

Retz en­ten­dió y la no­ve­la desa­rro­lla la Obra Mag­na de la tra­di­ción al­quí­mi­ca: del plo­mo al oro, pa­san­do por el mer­cu­rio. Ne­gro per­fec­to es una no­ve­la de re­den­ción: la de un au­tor que se atre­vió a re­gis­trar en sí mis­mo la in­ter­ven­ción de lo sa­gra­do.

ESPECIAL

Va­len­tin Retz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.