Ca­va­fis y no­so­tros

Milenio - Laberinto - - DE PORTADA - DA­NU­BIO TO­RRES FIE­RRO

Ca­da dos me­ses, más o me­nos, con Ale­jan­dro Ros­si ha­cía­mos una ex­cur­sión. Íba­mos, los sá­ba­dos por la ma­ña­na, cer­ca del me­dio­día, a la li­bre­ría ita­lia­na que es­ta­ba en la pla­za Río de Ja­nei­ro, en la es­qui­na de la ca­lle Du­ran­go, fren­te a la ré­pli­ca de la es­ta­tua del Da­vid, en una co­lo­nia Ro­ma aban­do­na­da a la in­cu­ria pero to­da­vía no arra­sa­da por el te­rre­mo­to de 1985. Éra­mos ya ami­gos del pro­pie­ta­rio, un ita­liano ama­ble y em­pe­ño­so en su tra­to, que siem­pre pa­re­cía es­tar es­pe­rán­do­nos, y te­nía­mos al­gu­nos pri­vi­le­gios: el de­re­cho a es­car­bar en las es­tan­te­rías, el de­re­cho a es­piar en al­gu­nas ca­jas que se dis­tri­buían en unos pa­si­llos es­ca­sos y os­cu­ros, el de­re­cho a re­vi­sar los úl­ti­mos ejem­pla­res de L’Es­pres­so. Di­mos, en una oca­sión, con un li­bro que se vol­ve­ría mo­des­ta­men­te mí­ti­co pa­ra no­so­tros: la tra­duc­ción al ita­liano de la Poe­sie de Cons­tan­tino Ca­va­fis, pu­bli­ca­da por Mon­da­do­ri, en 1961, y de opor­tu­na edi­ción bi­lin­güe. Era (es to­da­vía en­tre mis li­bros) un vo­lu­men de fac­tu­ra ba­ra­ta, im­pre­so en pa­pel de dia­rio, y su por­ta­da lle­va por ilus­tra­ción un mo­ti­vo clá­si­co grie­go re­pro­du­ci­do a co­lo­res. La tra­duc­ción ha­ce de Ca­va­fis, con le­gí­ti­ma ra­zón, un poe­ta de acús­ti­ca ele­gia­ca, y no so­lo res­pe­ta sino que sub­ra­ya tan­to el po­so de me­lan­có­li­ca nos­tal­gia de­s­es­pe­ran­za­da co­mo el ca­si físico re­gis­tro de unos ín­ti­mos an­he­los amo­ro­sos, que son los ras­gos que más vuel­ven en la obra del poe­ta. Aso­ma allí, co­mo co­rres­pon­de, el tras­fon­do muy tea­tral y afan­tas­ma­do —tan lu­jo­so de can­de­la­bros y ur­nas de oro y a la vez tan irre­me­dia­ble­men­te per­di­do co­mo el in­cien­so que se quema en las igle­sias or­to­do­xas— de una ci­vi­li­za­ción bi­zan­ti­na que ha­lla­ba su sa­bor re­li­gio­so es­cri­to aún en la piel de Ale­jan­dría, la ciu­dad de la que ca­si nun­ca sa­lió Ca­va­fis. “Mis sen­ti­mien­tos en­cuen­tran un re­fu­gio en las gran­des glo­rias de nues­tra ra­za, en nues­tro pres­ti­gio­so Bi­zan­cio” —di­rá él más de una vez—. El pró­lo­go del li­bro de Mon­da­do­ri, de Fi­lli­po Ma­ria Pon­ta­ni, tam­bién au­tor de la tra­duc­ción, es un mo­de­lo de lo que de­be ser una guía de in­ter­pre­ta­ción: apun­ta los da­tos bio­grá­fi­cos ne­ce­sa­rios pa­ra una ca­bal com­pren­sión de Ca­va­fis, re­pa­sa su en­torno his­tó­ri­co y cul­tu­ral pa­ra mos­trar de qué ma­ne­ra se im­bri­ca en cier­tas pie­zas, y pro­po­ne una lec­tu­ra de los poe­mas apo­ya­da en la mi­to­lo­gía per­so­nal, pri­va­da y tam­bién pú­bli­ca, del poe­ta. (Can­sa­do de aguar­dar res­pues­ta por par­te de la edi­to­rial a una so­li­ci­tud de per­mi­so, yo pi­ra­teé ese pró­lo­go, en 1983, pa­ra con­me­mo­rar el cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Ca­va­fis, en el nú­me­ro 27 de la

Re­vis­ta de la Uni­ver­si­dad de Mé­xi­co.) Pues bien: ese li­bro de Mon­da­do­ri se hi­zo, en efec­to, con un lu­gar pri­vi­le­gia­do en nues­tro afec­to li­te­ra­rio. Una prue­ba. Ale­jan­dro con­vier­te al li­bro en uno de los tí­tu­los que su­fre un hur­to pér­fi­do y es ha­lla­do por el na­rra­dor y pro­pie­ta­rio (sin de­ma­sia­da sor­pre­sa mo­ral, ca­be in­for­mar, y es­te da­to es cen­tral en la tra­ma del tex­to) en los es­tan­tes de la bi­blio­te­ca de la ca­sa de un per­so­na­je, lla­ma­do J., que re­afir­ma así su con­di­ción de un­tuo­so enemi­go. La his­to­ria apa­re­ce en una en­tre­ga del Ma­nual del dis­traí­do, se ti­tu­la “En­cuen­tros” y lle­va por sub­tí­tu­lo “Bus­car poe­sía”. L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.