TUTEAR AL PA­PA

Milenio - Laberinto - - PORTADA - JULIO HUBARD

APe­trar­ca se le de­ben ca­si to­dos los tó­pi­cos de la poe­sía amo­ro­sa oc­ci­den­tal, la for­ma­li­za­ción de mu­chí­si­mos mo­dos li­te­ra­rios, y el ori­gen del Hu­ma­nis­mo, pe­ro tam­bién la con­de­na­ción in­jus­ta y eter­na de la Edad Os­cu­ra —que así llamó a la Edad Me­dia—. Y no im­por­ta que Duby, Eco y mu­chos vuel­van a ex­pli­car que el Me­die­vo es­tá le­jos de ha­ber si­do una era os­cu­ra, la le­yen­da ne­gra es más per­se­ve­ran­te.

Pe­trar­ca se que­ja­ba de que las for­mas de la he­ren­cia ecle­siás­ti­ca ha­bían “per­ver­ti­do el la­tín y ol­vi­da­do el grie­go”. De­ci­dió res­tau­rar el bri­llo que tu­vo el la­tín en la era de Ci­ce­rón. El la­tín de clé­ri­gos y ju­ris­tas se co­rrom­pió por­que de­jó de ser co­lo­quial y li­te­ra­rio pa­ra con­ver­tir­se en len­gua de au­to­ri­da­des y ju­rí­di­ca. Em­pe­zó por re­cu­pe­rar la for­ma más sim­ple de re­fe­rir­se a la se­gun­da per­so­na, y le es­cri­be al pa­pa con su la­tín res­tau­ra­do.

Juan Ol­mu­tien­se, su ami­go obis­po, lo re­con­vie­ne por an­dar tu­tean­do al pa­pa. Pe­ro Pe­trar­ca res­pon­de con un desafío: “No cam­bia­ré el es­ti­lo... y en es­to mis­mo me glo­ria­ré mo­des­ta y fa­mi­liar­men­te con­ti­go, por­que a aquel es­ti­lo de los pa­dres, fe­me­nino y sin vi­gor, yo so­lo, o al me­nos el pri­me­ro por Ita­lia, pa­rez­co ha­ber cam­bia­do y ha­ber re­cu­pe­ra­do el es­ti­lo vi­ril y só­li­do”.

Lo­ren­zo Va­lla (“el per­fec­to”, qui­zá el ma­yor gra­má­ti­co del Re­na­ci­mien­to) lo pone en su lu­gar. Ese la­tín de Pe­trar­ca tu­vo su arro­jo y to­do, pe­ro no era el de Ci­ce­rón. Eso le pa­sa por pe­tu­lan­te y por eso se car­gó con la fa­ma in­jus­ta de ig­no­ran­te. Co­me­tió y fue víc­ti­ma de in­jus­ti­cias.

Pe­ro en esa mis­ma car­ta dice al­go in­tere­san­tí­si­mo: “re­cha­za­ré las li­son­jas y las me­ras ton­te­rías de los mo­der­nos”. O sea que, se­gún Pe­trar­ca, los mo­der­nos son los me­die­va­les, los que es­cri­ben en la­tín mor­te­cino, con esa mo­der­na blan­di­tia afe­mi­na­da. El Re­na­ci­mien­to in­ver­ti­ría los tér­mi­nos: ha­ría mo­der­nos a los grie­gos y al la­tín clá­si­co, y ve­ría co­mo ve­jes­to­rios a los tra­di­cio­na­lis­tas de las uni­ver­si­da­des, con su la­tín po­bre­tón e inex­pre­si­vo.

Pe­trar­ca cam­bió el es­ti­lo: in­tro­du­jo el tu­teo, que lle­va un lu­gar dis­tin­to en el diá­lo­go, mu­cho más co­lo­quial, res­pon­dón, igua­la­do (co­sa im­por­tan­tí­si­ma pa­ra ima­gi­nar la vi­da po­lí­ti­ca y los al­bo­res de los es­tu­dios in­de­pen­dien­tes de la Igle­sia, las ar­tes li­be­ra­les, pues) y con ello, aun­que me­tie­ra las pa­tas, in­ci­dió en la re­cu­pe­ra­ción de los clá­si­cos. Y ni si­quie­ra dis­tin­guió su pro­pio lu­gar: mu­rió cre­yen­do que su in­mor­ta­li­dad ven­dría de su es­cri­tu­ra la­ti­na. No su­po que la in­mor­ta­li­dad lo mor­de­ría desde su len­gua vul­gar, el ita­liano, y que él mis­mo se­ría el pri­mer moderno.

ES­PE­CIAL

Pe­trar­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.