El sa­bio ton­to de Mon­te­rrey

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

Da­vid Tos­ca­na ha da­do vi­da a un per­so­na­je in­sus­tan­cial, un don na­die sin ofi­cio ni in­te­li­gen­cia, que a pe­sar de sí mis­mo pro­vo­ca dispu­tas in­te­lec­tua­les y en­con­tro­na­zos teo­ló­gi­cos, que pone a las ma­te­má­ti­cas de ca­be­za y has­ta re­mue­ve los ci­mien­tos del ar­te y el fut­bol. Ha con­se­gui­do, en po­cas pa­la­bras, que las pie­dras ha­blen y los pá­ra­mos ten­gan la apa­rien­cia de un ver­gel. A eso se de­di­ca la gran literatura: a con­ven­cer­nos de la exis­ten­cia de gigantes con la apa­rien­cia de mo­li­nos de vien­to.

Ole­ga­roy es pues la no­ve­la de un per­so­na­je: Ole­ga­roy, un hom­bre de 53 años, in­som­ne y obe­so, ate­ni­do a su ma­dre, quien se ali­men­ta, y ali­men­ta a su hi­jo, con los ca­na­pés que hur­ta de los fu­ne­ra­les. Sue­na car­na­va­les­co y car­na­va­les­co es el mun­do que Tos­ca­na ha eri­gi­do desde Es­ta­ción Tu­la y San­ta Ma­ría del Cir­co. ¿En qué ra­di­ca la gran­de­za de es­te per­so­na­je que pa­sa los días in­ten­tan­do re­sol­ver el cri­men a pu­ña­la­das de una jo­ven so­li­ta­ria y her­mo­sa en la dis­ci­pli­na­da ciu­dad de Mon­te­rrey de 1949? No en su ha­bi­li­dad pa­ra sa­car con­clu­sio­nes erró­neas de to­do he­cho co­ti­diano sino de su in­ca­pa­ci­dad pa­ra es­tar en el mun­do. Sa­be­mos de Ole­ga­roy por la in­ter­ven­ción de un na­rra­dor ma­lé­vo­lo, siem­pre dis­pues­to a con­fir­mar los desa­ti­nos que se trans­for­man en ver­dad re­ve­la­da y en la ban­de­ra de fa­ná­ti­cos o se­gui­do­res. Si re­suel­ve, por ejem­plo, con­traer de nue­vo ma­tri­mo­nio por­que “En es­tos días he te­ni­do ex­pe­rien­cias trans­for­ma­do­ras. Ya no soy el mis­mo con el que Sa­lo­mé se ca­só”, sus pa­la­bras se vuelven la se­mi­lla de en­co­na­dos de­ba­tes so­bre la vi­ta­li­dad de las cé­lu­las hu­ma­nas y los mis­te­rios de la re­su­rrec­ción.

Es­te “im­pío so­fis­ta re­gio­mon­tano” al­can­za, sin lle­gar a com­pren­der­las, re­ve­la­cio­nes co­mo por qué hay al­go en vez de na­da o si es po­si­ble que un in­fi­ni­to en­gen­dre otro in­fi­ni­to. Es, en mu­chos sen­ti­dos, un pí­ca­ro que por las no­ches di­ser­ta en un par­que don­de se reúnen una pros­ti­tu­ta —su es­po­sa—, un ma­te­má­ti­co es­qui­zo­fré­ni­co y un cu­ra re­bel­de. Si las ac­cio­nes trans­cu­rren en un tono de tea­tro gui­ñol, la es­cri­tu­ra se pien­sa co­mo una glo­sa de las ideas que ge­ne­ran los axio­mas de Ole­ga­roy. No es po­si­ble, por lo mis­mo, to­mar­se las co­sas en se­rio. So­lo im­por­ta el ac­to de con­tar.

Da­vid Tos­ca­na es in­ca­paz de que­dar­se en un mis­mo lu­gar, de sen­tir­se có­mo­do en una reali­dad que pa­re­ce sen­tar­le bien. Se rein­ven­ta en ca­da no­ve­la. Con Ole­ga­roy ha re­fle­xio­na­do so­bre la im­po­si­bi­li­dad de co­no­cer las le­yes te­rre­na­les y del uni­ver­so me­dian­te las pa­la­bras. Lo que re­sul­ta iró­ni­co, y por de­más pla­cen­te­ro, es que Tos­ca­na ex­pre­sa es­te va­cío con to­da la po­ten­cia es­té­ti­ca del len­gua­je.

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.