“De­fien­do la de­mo­cra­ti­za­ción del ci­ne”

Oso po­lar fue fil­ma­da en su to­ta­li­dad con un smartp­ho­ne

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com

Tres vie­jos ami­gos se en­cuen­tran rum­bo a una reunión de ge­ne­ra­ción. Ca­si de ma­ne­ra na­tu­ral re­pli­can el tra­to que te­nían de ado­les­cen­tes y apli­can el bull­ying a He­ri­ber­to (Hum­ber­to Bus­tos), el con­duc­tor, sin sa­ber que ya es otro ti­po de per­so­na. Ga­na­do­ra del Pre­mio a la Me­jor Pe­lí­cu­la del Festival In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Mo­re­lia, Oso po­lar se es­tre­na en las sa­las me­xi­ca­nas. La cin­ta de Mar­ce­lo To­bar bus­ca ga­nar­se un lu­gar co­mo pie­za ar­tís­ti­ca y tras­cen­der el da­to anec­dó­ti­co de ser el pri­mer lar­go­me­tra­je me­xi­cano fil­ma­do con te­lé­fono ce­lu­lar. Ten­go en­ten­di­do que la pe­lí­cu­la na­ció a par­tir de un vi­deo po­li­cia­co y una reunión generacional. Es una mez­cla. El vi­deo al que te re­fie­res me ins­pi­ró pa­ra usar las gra­ba­cio­nes que ha­ce­mos con el ce­lu­lar co­mo fuen­te dra­má­ti­ca. La pre­mi­sa anec­dó­ti­ca na­ció de una reunión de ge­ne­ra­ción a la que fui. La ma­yo­ría de las pe­lí­cu­las acer­ca de es­tos epi­so­dios son co­me­dias, pe­ro po­cas abor­dan los en­fren­ta­mien­tos per­so­na­les. Un di­rec­tor jo­ven ha­blan­do de ex­pe­rien­cias ju­ve­ni­les. ¿No se con­vier­ten es­tas his­to­rias en om­bli­guis­tas? Oso po­lar tra­ta de tres per­so­nas. No es mi bio­gra­fía. El ar­te se nu­tre de ex­pe­rien­cias per­so­na­les y hay que di­fe­ren­ciar en­tre una pe­lí­cu­la en la que una pers­pec­ti­va in­di­vi­dual se con­vier­te en el cen­tro y una pe­lí­cu­la que se ba­sa en si­tua­cio­nes bio­grá­fi­cas pa­ra crear dra­ma. La pe­lí­cu­la plan­tea una re­fle­xión so­bre la tec­no­lo­gía que es evi­den­te a par­tir del for­ma­to con que se gra­bó: un te­lé­fono ce­lu­lar. De­fien­do la de­mo­cra­ti­za­ción del ci­ne. El eli­tis­mo le ha­ce da­ño y en­tre más vo­ces y plu­ra­li­dad… me­jor. El di­se­ño de pro­duc­ción fue iné­di­to. El iP­ho­ne no so­lo aba­ra­ta los cos­tos, tam­bién cam­bia la re­la­ción con el ac­tor por­que la cá­ma­ra es ca­si in­vi­si­ble. Tan­ge­ri­ne, de Sean Ba­ker, De­tour, de Mi­chel Gondry, y su pe­lí­cu­la. ¿Se pue­de ha­blar de una ten­den­cia real en es­ta di­rec­ción? Em­pe­cé a rea­li­zar mi pro­yec­to an­tes de Tan­ge­ri­ne. Oja­lá se con­vir­tie­ra en un mo­vi­mien­to. De jo­ven me apa­sio­nó Dog­ma: su pro­pues­ta des­nu­da­ba a la pe­lí­cu­la de ar­ti­fi­cios. Cuan­do vi Los idio­tas de Lars Von Trier y Fes­ten de Tho­mas Vin­ter­berg, sen­tí que po­día ha­cer­lo. Es po­si­ble que fil­mar con ce­lu­la­res ven­ga un po­co de lo que pen­sa­ron es­tos da­ne­ses. Pe­ro us­ted no que­rrá que Oso po­lar se re­cuer­de úni­ca­men­te por ser la pri­me­ra pe­lí­cu­la con iP­ho­ne. De acuer­do. Si en la Nue­va Ola fran­ce­sa no hu­bie­ran exis­ti­do Truf­faut o Go­dard, y so­lo nos hu­bié­ra­mos que­da­do con Jac­ques Ri­vet­te, no ha­bría pa­sa­do na­da. Mu­cha gen­te me cri­ti­ca por men­cio­nar la cá­ma­ra, pe­ro creo que es im­por­tan­te re­cal­car­lo por­que si no la gen­te no po­drá en­te­rar­se de lo que pue­de ha­cer con sus te­lé­fo­nos. A lo me­jor al­gu­nos la ve­rán por mor­bo, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te ofre­cer una pie­za ar­tís­ti­ca que emo­cio­ne. ¿Qué re­cur­sos plás­ti­cos en­con­tró en el te­lé­fono? Me permitió abra­zar la es­té­ti­ca de lo feo. Pa­ra emo­cio­nar no ne­ce­si­tas que las co­sas sean bo­ni­tas. No creo que Ch­ris­top­her No­lan aprue­be es­te for­ma­to. Al­gu­nos lle­gan al trono y quie­ren ce­rrar­le la puer­ta al pue­blo. Al­mo­dó­var quiso ce­rrar­le la puer­ta a Net­flix en Can­nes y su pos­tu­ra so­lo sir­vió pa­ra de­mos­trar­nos que es­tá ca­du­co. Igual No­lan. Cua­rón le con­tes­tó de una ma­ne­ra ma­gis­tral: “Así co­mo los ci­neas­tas in­de­pen­dien­tes no de­be­rían fil­mar en es­tas con­di­cio­nes, co­mo tú di­ces, los ne­gros de­be­rían se­guir tra­ba­jan­do en el cam­po”. Las éli­tes no quie­ren que las co­sas sean ho­ri­zon­ta­les y el ci­ne con iP­ho­ne lo es.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.