Un mal olor en Che­cos­lo­va­quia

Milenio - Laberinto - - CINE - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra

Sue­le iden­ti­fi­car­se a cier­tos ase­si­nos con la des­com­po­si­ción de una cul­tu­ra. Lo que fue Jack el Des­tri­pa­dor pa­ra la In­gla­te­rra vic­to­ria­na es Chi­ka­ti­lo pa­ra la Rusia so­vié­ti­ca y De­vin Ke­lley pa­ra el Es­ta­dos Uni­dos de Trump. Yo, Ol­ga. His­to­ria de una ase­si­na na­rra con la ele­gan­cia pro­pia del ci­ne de la ex­tin­ta Che­cos­lo­va­quia la his­to­ria de una ase­si­na en ma­sa. Pe­ro lo de me­nos es la anéc­do­ta; lo de­más es el mon­ta­je, la fo­to­gra­fía y la ac­tua­ción de Mi­cha­li­na Ols­zans­ka, quien ofre­ce a la ase­si­na una in­tere­san­te for­ma de ca­mi­nar y ha­cer el amor. Por otra par­te Yo, Ol­ga… es una pe­lí­cu­la di­fí­cil. A me­nu­do se ha­ce len­ta y es­tá na­rra­da en vi­ñe­tas que no siem­pre se ex­pli­can por sí mis­mas, pe­ro el di­rec­tor se in­ser­ta en una im­por­tan­te tra­di­ción del ci­ne de Gue­rra Fría, un ci­ne in­flui­do por el che­cos­lo­va­co Fran­tišek Vlá­cil, au­tor de Mar­ke­ta La­za­ro­vá, y el po­la­co Krzysz­tof Kies­lows­ki, au­tor de No ma­ta­rás. La in­fluen­cia más de­ci­si­va, sin em­bar­go, es la de Jerzy Ka­wa­le­ro­wicz, au­tor, en 1961, de la in­quie­tan­te Ma­dre Jua­na de los Án­ge­les. Ka­wa­le­ro­wicz se ba­só en un fa­mo­so ca­so de po­se­sio­nes sa­tá­ni­cas en la Fran­cia de 1631. No es que el di­rec­tor de Yo, Ol­ga… ha­ya de­ci­di­do in­ter­pre­tar las ac­cio­nes de su pro­ta­go­nis­ta co­mo po­se­sión, pe­ro la actriz pa­re­ce ha­bi­ta­da por un es­pí­ri­tu que blas­fe­ma y dice co­sas her­mo­sas. No hay na­da más opues­to al des­cu­bri­mien­to de Han­nah Arendt (la ba­na­li­dad del mal) que es­tos elo­gios de la muerte y el ase­si­na­to. Gra­cias a ellos, Ol­ga de­ja de ser una pro­le­ta­ria que ase­si­na sin por qué pa­ra con­ver­tir­se en una so­fis­ti­ca­da ado­les­cen­te que se­du­ce y ha­ce el amor en un país a pun­to de des­apa­re­cer: Che­cos­lo­va­quia. En ello es­tri­ba el ar­te del ci­ne. Pa­ra ha­cer atrac­ti­va a la pro­ta­go­nis­ta, los di­rec­to­res de Yo, Ol­ga… ocul­tan los de­ta­lles más des­agra­da­bles del ca­so real que tu­vo lu­gar en 1973 y el guio­nis­ta le ha­ce blas­fe­mar co­mo si fue­se Rim­baud. La actriz, ade­más, le da a la ase­si­na una be­lle­za ma­ca­bra. La reali­dad es que Ol­ga Hep­na­ro­vá mar­có el fin de una épo­ca no por se­ña­lar a un es­pí­ri­tu des­pren­dién­do­se del cuer­po sino por se­ña­lar sus se­cre­cio­nes. Co­mo Ham­let cuan­do dice que “hay al­go que hue­le mal en Di­na­mar­ca”.

ES­PE­CIAL

Yo, Ol­ga. His­to­ria de una ase­si­na (Já, Ol­ga Hep­na­ro­vá). DI­REC­CIÓN: Petr Kaz­da, To­mas Wein­reb. GUIÓN: Ro­man Cí­lek, To­más Wein­reb, Petr Kaz­da. CON Mi­cha­li­na Ols­zans­ka, Mar­tín Pe­chlát, Kia­ra Me­lís­ko­vá, Ma­ri­na So­pos­kár­nal. Re­pú­bli­ca Che­ca, 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.