Dor­mir con fi­lo­so­fía

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - BRAULIO PE­RAL­TA jua­na­mo­za@gmail.com

Re­cor­dé aque­lla no­che de 1981 en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes don­de Héc­tor Azar di­ri­gía la tra­ge­dia de Al­fon­so Re­yes, Ifi­ge­nia cruel. Ni si­quie­ra sus ami­gos po­dían de­cir que la obra fue­ra, di­ga­mos, “in­tere­san­te”, por­que se can­sa­ron tan­to de la puesta en es­ce­na que se que­da­ron dor­mi­dos. Y sin em­bar­go, por edu­ca­ción, to­dos aplau­die­ron al fi­nal. Si bus­can las re­se­ñas de los dia­rios de épo­ca, na­die pen­sa­rá que hay men­ti­ra en lo es­cri­to.

Al­go si­mi­lar su­ce­de con La hui­da de Quet­zal­cóatl, úni­ca obra tea­tral de Miguel León Por­ti­lla, es­cri­ta en 1952 y edi­ta­da por el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca en 2001. Es tan­to lo que de­be­mos al es­pe­cia­lis­ta en el te­ma in­dí­ge­na que la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, UNAM, bus­có ho­me­na­jear al es­pe­cia­lis­ta con un mon­ta­je tea­tral de la obra di­ri­gi­da por Mó­ni­ca Ra­ya, con un pre­su­pues­to digno de guar­dar el se­cre­to por las au­to­ri­da­des. Echa­ron la ca­sa por la ventana y ni así les sa­lió el nu­me­ri­to. Si ha­cer dra­ma­tur­gia es di­fí­cil, tea­tra­li­zar fi­lo­so­fía de­be ser más com­pli­ca­do.

El mi­to lo co­no­ce­mos: el dios Quet­zal­cóatl se nie­ga a mo­rir y pre­ten­de per­du­rar. O co­mo dice la le­yen­da: “se al­zó su co­ra­zón y has­ta los cie­los lle­gó… subió mu­dan­do en as­tro”. O sea, es­ca­pó a la ga­la­xia. Hay quie­nes aun es­pe­ran su re­gre­so, aun­que es­tos días los científicos di­cen que eso es im­po­si­ble: la serpiente em­plu­ma­da nun­ca ba­jó a la pi­rá­mi­de... Usos y cos­tum­bres, le­yen­das de un pue­blo don­de León Por­ti­lla apli­ca la fi­lo­so­fía exis­ten­cia­lis­ta. Co­mo li­bro de­be ser her­mo­sa lec­tu­ra. Co­mo obra tea­tral, un abu­rri­mien­to.

Inex­pli­ca­ble mon­ta­je por don­de quie­ra uno ver­lo. Dan­za, mú­si­ca, vestuario y es­ce­no­gra­fía que de na­da sir­ven por­que po­co al­can­za uno a com­pren­der de un tex­to her­mé­ti­co en la puesta en es­ce­na, sal­vo el ori­gen de la le­yen­da del Dios que se in­mo­ló al in­ten­tar huir del tiem­po. Lo peor: no se ve por ningún la­do la esen­cia in­dí­ge­na del mun­do prehis­pá­ni­co. Uno ve pre­cio­sis­mo en un vestuario en­tre chino, tai­lan­dés y ja­po­nés, pe­ro no el de nues­tros an­ces­tros. Her­mo­so en ver­dad, pe­ro uno no en­tien­de pa­ra qué Mó­ni­ca Ra­ya tu­vo ase­so­res si so­lo ima­gi­nó lo crea­do.

Men­ti­ría si es­cri­bie­ra que leí la obra. Me cos­tó tra­ba­jo se­guir el hi­lo con­duc­tor de la pie­za que hue­le a tra­ge­dia. Co­no­cía más el mi­to prehis­pá­ni­co co­mo cual­quier es­tu­dian­te me­dio. Ca­si dos ho­ras de re­pre­sen­ta­ción. Ni mo­do, a dor­mir con fi­lo­so­fía (más de un es­pec­ta­dor que­dó co­mo un ser­vi­dor). Nos des­per­tó el susurro de la mú­si­ca, en el mo­men­to en que Quet­zal­cóatl se dis­po­nía a en­cum­brar al cie­lo. En­ten­dí que León Por­ti­lla me­re­ce mu­chos ho­me­na­jes más, pe­ro no co­mo dra­ma­tur­go. Oja­lá al­gún día un di­rec­tor de tea­tro, de ver­dad, le ha­ga hon­ra a sus pa­la­bras. Igual que a Al­fon­so Re­yes con su Ifi­ge­nia cruel. Igual y con una adap­ta­ción ri­gu­ro­sa, no por con­ve­nien­cia, lo­gran ha­cer tea­tro a ca­ba­li­dad.

Y una cer­te­za fi­nal: al­gu­nos ga­na­ron mu­cho di­ne­ro con es­te mon­ta­je.

ES­PE­CIAL

Es­ce­na de La hui­da de Quet­zal­cóatl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.