Pa­raí­so

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com

Ha­ce unos días in­ten­té leer en voz al­ta el pri­mer ca­pí­tu­lo de No­ti­cias del Im­pe­rio. “Yo soy Ma­ría Car­lo­ta de Bél­gi­ca, Em­pe­ra­triz de Mé­xi­co y de Amé­ri­ca. Yo soy Ma­ría Car­lo­ta Ame­lia, pri­ma de la Rei­na de In­gla­te­rra, Gran Maes­tre de la Cruz de San Carlos y Vi­rrei­na de las pro­vin­cias del Lom­bar­do­vé­ne­to aco­gi­das por la pie­dad y la cle­men­cia aus­tria­cas ba­jo las alas del águi­la bi­cé­fa­la de la Ca­sa de Habs­bur­go. Yo soy Ma­ría Car­lo­ta Ame­lia Vic­to­ria, hi­ja de Leo­pol­do Prín­ci­pe de Sa­jo­nia–Co­bur­go y Rey de Bél­gi­ca, a quien lla­ma­ban el Nés­tor de los Go­ber­nan­tes y que me sen­ta­ba en sus pier­nas, aca­ri­cia­ba mis ca­be­llos cas­ta­ños y me de­cía que yo era la pe­que­ña síl­fi­de del Pa­la­cio de Lae­ken. Yo soy Ma­ría Car­lo­ta Ame­lia Vic­to­ria Cle­men­ti­na, hi­ja de Lui­sa Ma­ría de Or­leáns, la rei­na san­ta de los ojos azu­les y la na­riz bor­bo­na que mu­rió de con­sun­ción y de tris­te­za por el exi­lio y la muerte de Luis Felipe, mi abue­lo, que cuan­do to­da­vía era Rey de Fran­cia me lle­na­ba el re­ga­zo de cas­ta­ñas y la ca­ra de be­sos en los Jar­di­nes de las Tu­lle­rías”. Co­sa ma­ra­vi­llo­sa, da­mas y ca­ba­lle­ros. Co­sa her­mo­sa, ni­ños y ni­ñas. Pa­ra cuan­do lle­gué a: “pon­go tu co­ra­zón y lo es­cu­cho la­tir y es­cu­cho los ca­ño­na­zos de la Ciu­da­de­la de Tries­te y del Pe­ñón de Gi­bral­tar sa­lu­dan­do a la No­va­ra, y es­cu­cho el tri­qui­tra­que del fe­rro­ca­rril de Ve­ra­cruz a Lo­ma Al­ta y es­cu­cho las no­tas del Do­mi­ne Sal­vum fac Im­pe­ra­to­rem y es­cu­cho de nue­vo la des­car­ga de Que­ré­ta­ro y sue­ño en­ton­ces, qui­sie­ra so­ñar, Ma­xi­mi­li­ano, que nun­ca aban­do­na­mos Mi­ra­mar y La­cro­ma, que nun­ca nos fui­mos a Mé­xi­co, que nos que­da­mos aquí, que aquí nos hi­ci­mos vie­jos”, la voz se me que­bró. No pu­de más an­te una pro­sa tan be­lla, in­ten­sa y con sig­ni­fi­ca­do. Lo re­pi­to: be­lla, in­ten­sa y con sig­ni­fi­ca­do, tres pi­la­res en los que se ha de sus­ten­tar la literatura pa­ra ser ar­te, no me­ra na­rra­ti­va o anec­do­ta­rio o pro­pues­ta o des­plie­gue del ego o trí­ler o bes­tsé­ler. Por­que aun­que di­ga­mos que la literatura es una de las be­llas ar­tes, más pre­ci­sa­men­te de­be­ría­mos de­cir que cier­tas obras li­te­ra­rias al­can­zan a ser be­llas obras de ar­te, ape­nas unas cuan­tas, tal co­mo el grue­so de la ar­qui­tec­tu­ra ca­re­ce de en­tra­ñas y ape­nas unas cuan­tas obras ar­qui­tec­tó­ni­cas po­seen be­lle­za. Así las co­sas la bue­na literatura ha de abru­mar­nos, ha de emo­cio­nar­nos has­ta el pun­to en que la voz se quie­bre y bro­ten las lá­gri­mas, pe­ro con es­to no me re­fie­ro a con­mo­ver­se an­te una es­ce­na tris­te, no, pues has­ta un pe­rro sa­be llo­ri­quear con la tris­te­za. Al leer una ma­ra­vi­lla li­te­ra­ria el llan­to ha de bro­tar por una emo­ción ar­tís­ti­ca, que no es fe­liz ni tris­te, sino exal­ta­da, im­pe­tuo­sa, asom­bra­da, abru­ma­do­ra, tras­cen­den­te, in­des­ci­fra­ble, hu­ma­na, de­ma­sia­do hu­ma­na. Si a us­ted el ar­te no lo ha he­cho tem­blar, bal­bu­cear, su­dar, sal­tar, dar de pu­ñe­ta­zos, em­bria­gar­se y llo­rar, en­ton­ces us­ted no co­no­ce el ar­te, aca­so co­mo ob­je­to in­te­lec­tual o es­té­ti­co o co­mer­cial. Ha­ga la prue­ba, lea en voz al­ta ese pri­mer ca­pí­tu­lo que le men­cio­né. Si lle­ga in­có­lu­me has­ta el fi­nal, en­ton­ces, es­ti­ma­do lec­tor, us­ted no tie­ne al­ma. Mas si por aca­so, si por ese so­plo de vi­da que se so­pla a unos cuan­tos, la voz se le quie­bra en al­gún pa­sa­je, en­ton­ces de cier­to le di­go que hoy es­ta­rá con­mi­go en el pa­raí­so.

Fer­nan­do del Pa­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.