La literatura es fue­go

Milenio - Laberinto - - VARIA - ALON­SO CUETO

Los dis­cur­sos de los es­cri­to­res cons­ti­tu­yen un gé­ne­ro apar­te. En­tre mis pre­fe­ri­dos se en­cuen­tra “El ma­le­tín de mi pa­dre” de Or­han Pa­muk al re­ci­bir el Pre­mio No­bel en 2006, una his­to­ria fa­mi­liar con­ver­ti­da en re­fle­xión na­rra­ti­va. Otro de los dis­cur­sos me­mo­ra­bles es sin du­da el de Wi­lliam Faulk­ner al re­ci­bir el Pre­mio No­bel en 1950. El pa­sa­je fi­nal de ese tex­to es un can­to al futuro de la hu­ma­ni­dad en nom­bre de la literatura: “Creo que el hom­bre no va so­la­men­te a re­sis­tir. Va a pre­va­le­cer. Es in­mor­tal no por­que es el úni­co ser vi­vo que tie­ne una voz per­du­ra­ble sino por­que tie­ne un al­ma, un es­pí­ri­tu ca­paz de com­pa­sión y sa­cri­fi­cio y resistencia”. Po­co des­pués, Faulk­ner afir­ma que el es­cri­tor de­be abor­dar es­tos te­mas y que su pri­vi­le­gio es ayu­dar al hom­bre a per­ma­ne­cer “al­zan­do su co­ra­zón, re­cor­dán­do­le del co­ra­je y el ho­nor y la esperanza y el or­gu­llo y la com­pa­sión y el sa­cri­fi­cio que han si­do las glo­rias de su pa­sa­do”. Aca­ba de ter­mi­nar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y Faulk­ner con­ce­de un enor­me po­der a la literatura co­mo be­ne­fac­to­ra de la dig­ni­dad hu­ma­na. Se­gún su tex­to, el es­cri­tor es un hé­roe.

Esa cua­li­dad he­roi­ca del es­cri­tor vuel­ve a apa­re­cer en el dis­cur­so más fa­mo­so que ha­ya da­do un es­cri­tor la­ti­noa­me­ri­cano. El tex­to aca­ba de cum­plir 50 años y con fre­cuen­cia to­da­vía se ci­ta. En agos­to de 1967, al re­ci­bir el Pre­mio Ró­mu­lo Ga­lle­gos por La ca­sa ver­de, Ma­rio Var­gas Llosa acu­ñó dos fra­ses que que­da­rían co­mo par­te de su poé­ti­ca. Una de ellas es que “la literatura es fue­go”. La otra es que se tra­ta de “una in­su­rrec­ción per­ma­nen­te”. Se­gún Var­gas Llosa, los es­cri­to­res mues­tran “en sue­ños, tes­ti­mo­nios, ale­go­rías, pe­sa­di­llas o vi­sio­nes, que la reali­dad es­tá mal he­cha, que la vi­da de­be cam­biar”.

En los tiem­pos re­cien­tes, la idea del es­cri­tor que es­tá al ser­vi­cio de una causa (“re­bel­de con causa”, dice Var­gas Llosa) ha dis­mi­nui­do no­ta­ble­men­te. Hoy se leen más li­bros que an­tes pe­ro el es­cri­tor ha per­di­do el au­ra de “con­cien­cia de su so­cie­dad”. Mu­chos lo ven no co­mo un hé­roe sino co­mo un ob­je­to de con­su­mo.

El sis­te­ma, es de­cir, el mer­ca­do, pa­re­ce ha­ber­se apo­de­ra­do de la literatura y hoy ya po­cos creen que los li­bros pue­den trans­for­mar el mun­do. Pe­ro no hay que en­ga­ñar­nos. Los ver­da­de­ros li­bros si­guen allí. En cual­quier lu­gar del pla­ne­ta, una no­ve­la pue­de re­me­cer a al­guien y otor­gar­le una nue­va con­cien­cia del mun­do. Allí es­tán los tex­tos de Coet­zee, Ja­vier Cer­cas o Lo­rrie Moo­re. La literatura si­gue sien­do fue­go so­lo que aho­ra se dice me­nos.

ES­PE­CIAL

Wi­lliam Faulk­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.