El bra­mi­do te­rre­nal de los ce­los

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra FO­TO­GRA­FÍA MAN­TA­RRA­YA

No era yo aman­te del ci­ne de Rey­ga­das. Me pa­re­cía pre­ten­cio­so y que ha­bla­ba de co­sas que so­lo en­ten­día de oí­das. Con to­do y es­tos pre­jui­cios, Nues­tro tiem­po me fas­ci­nó. Al otro la­do del océano la crí­ti­ca ex­tran­je­ra en­cuen­tra que Nues­tro tiem­po es con­des­cen­dien­te y abu­rri­da, pe­ro creo que los crí­ti­cos del Fes­ti­val de Ve­ne­cia (don­de es­tu­vo no­mi­na­da) no han en­ten­di­do ni si­quie­ra por qué se lla­ma así. Rey­ga­das es un hom­bre pri­vi­le­gia­do por don­de se le vea y por pri­me­ra vez es­tá ha­blan­do de co­sas que sa­be. Se no­ta. Se atre­ve des­de ahí a cri­ti­car el es­ta­do de las co­sas en la más pri­mi­ti­va de las ins­ti­tu­cio­nes: el ma­tri­mo­nio. La cri­sis ma­tri­mo­nial de Rey­ga­das y su mu­jer en es­ta pe­lí­cu­la es la cri­sis de nues­tro tiem­po.

El di­rec­tor ela­bo­ra el te­ma de Luz si­len­cio­sa. El adul­te­rio se trans­for­ma en es­ta nue­va pe­lí­cu­la en el gol­pe seco de los ce­los de un hom­bre que creía te­ner­lo to­do ba­jo con­trol. El di­rec­tor fil­ma con­si­go mis­mo en el pro­ta­gó­ni­co y con su es­po­sa en un ran­cho tau­rino. Y por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po el ci­ne me­xi­cano es­tá más cer­ca de La gran be­lle­za de Pao­lo So­rren­tino que de Los ol­vi­da­dos de Bu­ñuel. Car­los Rey­ga­das dis­cu­rre en torno al in­quie­tan­te fe­nó­meno de los ce­los con un mag­ní­fi­co co­no­ci­mien­to del len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Aun así, la crí­ti­ca ex­tran­je­ra lo en­cuen­tra egó­la­tra, nar­ci­sis­ta y, en el col­mo de la fal­ta de en­ten­di­mien­to, “ma­chis­ta”. La pe­lí­cu­la tu­vo va­rias ver­sio­nes has­ta que el di­rec­tor en­con­tró que él era el úni­co ca­paz de in­ter­pre­tar al poe­ta que en sus tiem­pos li­bres di­ri­ge un ran­cho de to­ros de li­dia y que tras­cien­de con mu­cho la his­to­ria del ma­cho al­fa me­ti­do en una re­la­ción abier­ta que co­mien­za a en­lo­que­cer cuan­do su mu­jer ha­ce uso de los pri­vi­le­gios que te­nían pac­ta­dos.

Rey­ga­das tras­cien­de es­ta si­nop­sis ba­nal pues Nues­tro tiem­po ha­bla no de la cri­sis de la mas­cu­li­ni­dad sino de las cri­sis con­tem­po­rá­neas in­ca­pa­ces de dar fun­da­men­to pa­ra sus­ten­tar una éti­ca de la leal­tad o esperanza pa­ra mo­rir. Ni Rey­ga­das ni su per­so­na­je creen en Dios o en al­gu­na otra ins­tan­cia me­ta­fí­si­ca que pue­da sus­ten­tar una éti­ca de la fi­de­li­dad. Por eso su per­so­na­je se en­cuen­tra de pron­to llo­ran­do fren­te a un ami­go que mue­re de cán­cer. El pro­ta­go­nis­ta en­tien­de, co­mo Nietzs­che, que la muer­te de Dios es­tá le­jos de ser un chis­te. Tal vez por eso no re­sul­ta­ba tan con­vin­cen­te la his­to­ria del adul­te­rio en el con­tex­to me­no­ni­ta de Luz si­len­cio­sa. Pa­ra ha­blar de lo que le in­tere­sa, Rey­ga­das ne­ce­si­ta­ba, co­mo to­do poe­ta, ha­blar de sí mis­mo, del te­rror del hom­bre ci­vi­li­za­do cuan­do se en­fren­ta a un sen­ti­mien­to tan pri­mi­ti­vo y na­tu­ral co­mo los ce­los sim­bo­li­za­dos muy ati­na­da­men­te en esos to­ros que se mue­ven en la nie­bla de lo que pa­re­ce no la ca­sa de un ma­tri­mo­nio cual­quie­ra sino más bien una sel­va an­ces­tral. Por eso tam­bién el di­rec­tor se em­pe­ña en des­cri­bir la ma­qui­na­ria que mue­ve un au­to­mó­vil o la or­ques­ta que to­ca un con­cier­to pa­ra tim­bal. To­do ello pro­du­ce el so­ni­do y la fu­ria del án­gel ex­ter­mi­na­dor que po­ne en pe­li­gro al ma­tri­mo­nio per­fec­to, el ci­vi­li­za­do, el que se per­mi­te ser “abier­to” por­que tie­ne la ilu­sión de que la cul­tu­ra per­mi­te con­tro­lar al­go tan ba­si­lar co­mo los ce­los. Nues­tro tiem­po es la me­jor pe­lí­cu­la

_ de Rey­ga­das. En ella, es cier­to, quie­re com­pla­cer­se so­bre to­do a sí mis­mo, ha­cer poe­sía en torno al bra­mi­do te­rreno de quien apren­de que ni el amor ni la muer­te pue­den con­tro­lar­se.

Rey­ga­das ha­bla del te­rror del hom­bre ci­vi­li­za­do cuan­do en­fren­ta a un sen­ti­mien­to pri­mi­ti­vo

Nues­tro tiem­po. Di­rec­ción: Car­los Rey­ga­das. Mé­xi­co, 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.