Au­to­des­truc­ción, au­to­pro­mo­ción

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVE­LI­NA LÉS­PER www.ave­li­na­les­per.com FO­TO­GRA­FÍA INS­TA­GRAM

La pu­bli­ci­dad tie­ne po­cos re­cur­sos, en eso ra­di­ca la leal­tad del pú­bli­co, que se sien­ten se­gu­ros con lo que les ofre­ce, no hay ries­go, creer en ella es un ac­to de fe que tie­ne sus re­com­pen­sas. En el car­na­val del ar­te VIP el dress code es dis­fra­zar­se de in­ge­nuos, las cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad se dis­fra­zan de ac­tos ar­tís­ti­cos, per­for­man­ces, ins­ta­la­cio­nes, y los cóm­pli­ces fin­gen que se creen las men­ti­ras que es­tán pre­sen­cian­do. En un show me­diá­ti­co lla­ma­do subas­ta de ar­te, el co­lec­ti­vo gra­fi­te­ro Banksy ven­dió y “au­to­des­tru­yó” una “obra”, los cu­ra­do­res es­gri­mie­ron sus teo­rías académicas, que se suman a la cam­pa­ña de au­to­pro­mo­ción. El ac­to de cir­co era ver los ros­tros de los asis­ten­tes y del staff de los subas­ta­do­res, en el fa­ce code del au­to­en­ga­ño, de que pre­sen­cia­ban un ac­to de re­bel­día crea­ti­va. En las subas­tas se re­ci­ben las obras con se­ma­nas de an­ti­ci­pa­ción, y se re­vi­san en ca­da de­ta­lle, se ha­ce un dic­ta­men, pe­ro co­mo la vi­da es in­jus­ta con los inocen­tes, na­die vio que el pu­bli­cis­ta del gra­fi­te­ro les en­tre­gó la obra con una má­qui­na tri­tu­ra­do­ra en el mar­co, y la col­ga­ron así, tam­po­co na­die vio que la tu­vie­ron que pro­gra­mar y pro­bar va­rias ve­ces pa­ra que fun­cio­na­ra al mo­men­to de la fo­to, y na­die vio, por su­pues­to al com­pra­dor. Lo que sí vi­mos es có­mo el ar­te con­tem­po­rá­neo VIP sal­va­guar­da la me­dio­cri­dad y la co­ti­za­ción de un co­lec­ti­vo gra­fi­te­ro con un show de pro­gra­ma de con­cur­sos de ti­po “Atí­na­le al pre­cio”. Des­truir las obras VIP ge­ne­ra mu­chos be­ne­fi­cios, el más im­por­tan­te es que ti­rar­las a la ba­su­ra des­pués de la ex­po­si­ción se su­ma­rá al pro­ce­so de la obra y por su­pues­to al pre­cio, se pue­de do­cu­men­tar có­mo el ca­mión de la ba­su­ra se lle­va el col­chón, las si­llas ro­tas, la co­mi­da o la san­gre en­cu­be­tas.Lo­sar­tis­ta­sVIP­con­ver­ti­rán­su­ba­su­ra en “ready­ma­de au­to­des­trui­do” y los per­for­man­ce­ros que re­co­lec­ten su de­tri­tus y lo de­fi­nan co­mo su “cuer­po au­to­des­trui­do”. Las po­si­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas, cu­ra­to­ria­les y eco­nó­mi­cas son in­fi­ni­tas, po­drán es­ta­ble­cer la au­to­des­truc­ción co­mo un nue­vo gé­ne­ro ar­tís­ti­co, con cá­te­dras uni­ver­si­ta­rias, te­sis, cu­ra­do­res y más bu­ró­cra­tas cul­tu­ra­les. La me­jor te­sis aca­dé­mi­ca la hi­zo McDo­nald’s con el anun­cio de sus pa­pas fri­tas re­ba­na­das por la mis­ma má­qui­na tri­tu­ra­do­ra, eso de­fi­ne con cla­ri­dad que el ar­te VIP es par­te de la de­ca­den­cia neo­li­be­ral. El ver­da­de­ro per­for­man­ce se­ría que me­tie­ran en una má­qui­na tri­tu­ra­do­ra ese mi­llón y me­dio de dó­la­res, en el ban­co en don­de ten­ga su

_ cuen­ta de in­ver­sión es­te co­lec­ti­vo po­li­ti­za­do y de es­té­ti­ca ni­ña­ta, por­que no so­lo es un ac­to de au­to­pro­mo­ción, es una au­to­com­pra que le con­si­guió una pu­bli­ci­dad pla­ne­ta­ria muy ba­ra­ta, tan ba­ra­ta co­mo el fa­ce code de los subas­ta­do­res pa­ga­dos co­mo com­par­sas.

Mac Banksy. Ri­chard Agius (TBWA/Ang.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.