La dan­za del di­bu­jo

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - MI­RIAM MA­BEL MAR­TÍ­NEZ FO­TO­GRA­FÍA UAG

Al tran­si­tar por la ex­po­si­ción Bio­sig­nos. Una his­to­ria no tan na­tu­ral, de Juan Gon­zá­lez de León, que se pre­sen­ta en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Gua­na­jua­to (UAG) en el mar­co del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Cer­van­tino, el es­pec­ta­dor ex­pe­ri­men­ta el pro­ce­so del di­bu­jo. Lo que con­tem­pla no so­lo son pie­zas aca­ba­das, sino ins­ta­la­cio­nes na­rra­ti­vas. Se tra­ta de pe­que­ños rom­pe­ca­be­zas plás­ti­cos en los que dia­lo­gan ideas, tra­zos y me­mo­rias mien­tras van armando uni­da­des se­mán­ti­cas y plás­ti­cas que, a su vez, con­for­man la mues­tra co­mo una to­ta­li­dad.

Las más de 50 obras (pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, di­bu­jo, grá­fi­ca) que in­te­gran es­ta ex­hi­bi­ción se com­ple­men­tan con ob­je­tos en­con­tra­dos que dan cier­tos gui­ños al recorrido del tra­zo so­bre el pa­pel. El es­pec­ta­dor se en­fren­ta, en­ton­ces, al di­bu­jo de­cons­trui­do, con­tem­pla el mo­ti­vo que lo ge­ne­ra y re­co­rre la trans­for­ma­ción del bo­ce­to en la pie­za fi­nal. La mu­seo­gra­fía es cla­ve; los mue­bles que arro­pan a es­tos mo­de­los ar­ma­bles tam­bién son par­te del to­do. No hay cu­ra­dor por­que el des­plie­gue de la obra es la obra.

Es­ta ex­po­si­ción fue idea­da pa­ra ocu­par el es­pa­cio y tam­bién pa­ra con­ver­sar con el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral Al­fre­do Du­gés (al­ber­ga­do en la UAG) a tra­vés de pie­zas ta­xi­dér­mi­cas que se mez­clan con las crea­das por el ar­tis­ta, su­gi­rien­do que ca­da una tie­ne me­mo­ria. Al con­jun­tar­las en ga­bi­ne­tes —que emu­lan las na­rra­ti­vas de los mu­seos de his­to­ria na­tu­ral de­ci­mo­nó­ni­cos—, in­ven­ta un ar­chi­vo sin­gu­lar en la lí­nea de Fou­cault.

Así, el con­cep­to de ar­chi­vo co­mo “la ley de lo que pue­de ser di­cho” es el eje. No hay cé­du­las —pa­ra qué—, más que la in­for­ma­ción téc­ni­ca. La in­ten­ción es que el vi­si­tan­te asu­ma —a tra­vés de la vis­ta— las pie­zas co­mo enun­cia­dos que van (des)es­cri­bien­do y di­bu­jan­do el pro­ce­so. Al­gu­nos de es­tos enun­cia­dos se con­cen­tran en ga­bi­ne­tes; otros —más es­cul­tó­ri­cos— descansan so­bre el pi­so (co­mo las pla­cas de me­tal que ce­le­bran el in­ta­glio) o se ex­hi­ben co­mo bi­tá­co­ras que pen­den de las pa­re­des con­for­man­do un ál­bum per­so­nal al­re­de­dor de la pre­sen­cia de la “na­tu­ra­le­za” fue­ra de la na­tu­ra­le­za.

Es­tos enun­cia­dos reúnen el de­tri­tus ca­lle­je­ro, per­so­nal y ar­tís­ti­co que el ar­tis­ta ha re­co­lec­ta­do y re­cu­pe­ra­do en un dia­rio vi­sual, con el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar una ex­pe­rien­cia pro­ce­sual

_ (una es­pe­cie de co­reo­gra­fía del di­bu­jo).

Bio­sig­nos es un ar­chi­vo, un sis­te­ma crea­do por Gon­zá­lez de León que re­mar­ca la po­si­bi­li­dad de con­tar otra his­to­ria. Y esa otra his­to­ria, una pro­ce­sual, es por la que deam­bu­la el es­pec­ta­dor.

Bio­sig­nos, de Juan Gon­zá­lez de León.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.