Ha­ce fal­ta hu­mor yid­dish

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra FO­TO­GRA­FÍA ALE­BRI­JE CI­NE Y VI­DEO

Si yo fue­ra tú, de Ale­jan­dro Lu­bez­ki, tie­ne to­do pa­ra ser una bue­na pe­lí­cu­la pe­ro no lo es. Pri­me­ro, du­dar del ta­len­to del di­rec­tor es ir con­tra el sen­ti­do co­mún. En 2001 ga­nó el Pri­mer Con­cur­so Na­cio­nal de Pro­yec­tos de Cor­to­me­tra­je con De Mes­mer con amor o té pa­ra dos. La his­to­ria de es­te mu­cha­cho que hip­no­ti­za a su ve­ci­na con re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes es mag­ní­fi­ca. Al fi­nal dan ga­nas de aplau­dir. Pe­ro al­go pa­só. La bu­ro­cra­cia, tal vez. La im­po­si­bi­li­dad de se­guir di­ri­gien­do una tras otra, co­mo de­be ser.

Si yo fue­ra tú es una comedia ro­mán­ti­ca, ese sue­ño de los pro­duc­to­res me­dio­cres. Lu­bez­ki, su­pon­go, se lan­zó a es­ta aven­tu­ra por­que te­nía ca­si diez años sin po­der ejer­cer el ar­te del ci­ne. Y es­to es al­go que tie­ne que preo­cu­par a la bu­ro­cra­cia na­cio­nal. ¿Có­mo va­mos a te­ner ci­ne me­xi­cano si los crea­do­res tie­nen que es­pe­rar tan­to pa­ra le­van­tar un pro­yec­to? Lu­bez­ki de­be ha­ber pen­sa­do que po­día pa­sar por en­ci­ma de las fa­llas de guión pues tie­ne un ver­da­de­ro ta­len­to pa­ra re­tra­tar el sa­bor agri­dul­ce de las pe­que­ñas batallas de amor. Y ha con­se­gui­do co­sas bue­nas en Si yo fue­ra tú. Pa­ra em­pe­zar, una comedia me­xi­ca­na li­bre de al­bur. Con la tra­di­ción de Der­bez (es­pe­ro) ya es­tá so­bre­ex­plo­ta­do el sub­gé­ne­ro de “ci­ne de al­bur”. Ade­más, la pe­lí­cu­la es­tá bien ac­tua­da. Juan Ma­nuel Ber­nal y Sop­hie Ale­xan­der–Katz sa­can ade­lan­te una his­to­ria más bien boba. A cau­sa de una ali­nea­ción as­tral, en un ma­tri­mo­nio ri­ca­chón su­ce­de el si­guien­te pro­di­gio: él se trans­for­ma en ella y al re­vés. Él ten­drá que apren­der a ca­mi­nar en tacones; ella ten­drá que “na­dar en­tre ti­bu­ro­nes” en la ofi­ci­na de su ma­ri­do. No hay una so­la se­cuen­cia que pro­duz­ca car­ca­ja­da de man­dí­bu­la ba­tien­te pe­ro gra­cias a los ac­to­res uno pa­sa por en­ci­ma de es­ta obra na­cio­nal (pro­du­ci­da con los es­tí­mu­los de Fi­de­ci­ne y Efi­ci­ne) son­rien­do.

Pue­de que ha­ya mo­men­tos en que los más crí­ti­cos pre­gun­te­mos: ¿de dón­de sa­lió es­ta idea ex­tra­ña? La res­pues­ta: de Bra­sil. El ci­ne bra­si­le­ño tie­ne una tra­di­ción dig­na de emu­lar. Des­de Glau­ber Ro­cha, el co­mu­nis­ta, el ex­pe­ri­men­ta­dor, has­ta Jo­sé Pa­dil­ha, crea­dor de la ta­qui­lle­ra (y mag­ní­fi­ca) Tro­pa de éli­te.

Bra­sil tie­ne jo­yas co­mo Ciu­dad de Dios, Ca­ran­di­ru o Es­ta­ción cen­tral. Tam­bién tie­ne, cla­ro, pe­lí­cu­las bo­bas, de esas que de­be­rían pa­sar di­rec­ta­men­te del cuar­to de edición a la pan­ta­lla te­le­vi­si­va. Se Eu Fos­se Vo­cê, por ejem­plo, la pe­lí­cu­la en que Ale­jan­dro Lu­bez­ki se ba­só pa­ra ha­cer Si yo fue­ra tú. ¿Qué ne­ce­si­dad? ¿Se le aca­bó el ta­len­to que mos­tró en el cor­to De Mes­mer con amor? El ci­ne me­xi­cano ha lle­ga­do a un pun­to en que po­co va­le que la pe­lí­cu­la es­té bien he­cha, que el di­se­ño de pro­duc­ción sea im­pe­ca­ble y la fo­to­gra­fía ex­ce­len­te. Si yo fue­ra tú des­me­re­ce de to­do lo que Ale­jan­dro Lu­bez­ki pro­me­tía co­mo na­rra­dor. Pa­re­cía ser un di­rec­tor y guio­nis­ta in­tere­sa­do en la comedia pro­pia de su tra­di­ción cul­tu­ral. Del tea­tro yid­dish, se­gún di­jo. ¿Ha­brá leí­do a Isaac Bas­he­vis Sin­ger? Por­que por el cor­to­me­tra­je De Mes­mer con amor pa­re­cía que sí. Hay en es­ta pe­que­ña jo­ya di­ver­sión y pro­fun­di­dad, amor y un de­li­cio­so sen­ti­do de lo ri­dícu­lo. En Si yo fue­ra tú no en­con­tra­mos ni si­quie­ra lo más pe­re­grino de Woody Allen. Es­pe­ro pues que Ale­jan­dro Lu­bez­ki si­ga di­ri­gien­do. Que Si yo fue­ra tú le sir­va pa­ra mos­trar a los pro­duc­to­res del mun­do que pue­de

_ di­ri­gir ac­to­res y ha­cer pe­lí­cu­las de bue­na ma­nu­fac­tu­ra. Es­pe­ro que se en­cuen­tre real­men­te in­cor­po­ran­do a nues­tro país el hu­mo­ris­mo yid­dish, el que, li­bre de al­bur, es­tá lleno del go­zo de vi­vir.

Si yo fue­ra tú des­me­re­ce de to­do lo que Ale­jan­dro Lu­bez­ki pro­me­tía co­mo na­rra­dor

Si yo fue­ra tú. Di­rec­ción: Ale­jan­dro Lu­bez­ki. Mé­xi­co, 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.