Adre­na­li­na

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - ARMANDO GON­ZÁ­LEZ TO­RRES @So­bre­per­do­nar

En su fa­mo­so li­bro La mar­cha de la lo­cu­ra, Bar­ba­ra W. Tuch­man ha­bla de la in­sen­sa­tez co­mo po­lí­ti­ca de Es­ta­do e ilus­tra al­gu­nos mo­men­tos de la his­to­ria en que los go­ber­nan­tes, ob­nu­bi­la­dos por su po­der o su ne­ce­dad, aten­tan con­tra su pro­pio in­te­rés y el de su pue­blo. Sin em­bar­go, la irra­cio­na­li­dad no so­lo afec­ta a go­ber­nan­tes y ma­sas ener­va­das y, a me­nu­do, quie­nes se su­po­ne ejer­cen la vo­ca­ción de la crí­ti­ca y de­be­rían re­pre­sen­tar un con­tra­pe­so, es de­cir los ar­tis­tas, los in­te­lec­tua­les y los cien­tí­fi­cos, tam­bién han si­do pre­sas del arre­ba­to. Ya en sus li­bros de his­to­ria in­te­lec­tual, au­to­res co­mo Fra­nçois Fu­ret, Mi­chel Wi­nok, Mi­chel Wal­zer o Marc Li­lla han mos­tra­do có­mo, en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea, la exal­ta­ción no ha si­do ex­clu­si­va de los ti­ra­nos o las ma­sas y mu­chos de los in­te­lec­tua­les más re­nom­bra­dos han adop­ta­do las cau­sas más ab­yec­tas o los ra­di­ca­lis­mos más irres­pon­sa­bles. Por ejem­plo, en Fran­cia, en vís­pe­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial se dio una an­ti­na­tu­ral con­fluen­cia en­tre el na­cio­na­lis­mo más reac­cio­na­rio con los sec­to­res pro­gre­sis­tas de iz­quier­da (que veían en el con­flic­to con­tra Ale­ma­nia una gue­rra ci­vi­li­za­do­ra) y gran par­te de la in­te­lec­tua­li­dad, in­clu­yen­do men­tes tan bri­llan­tes co­mo el fi­ló­so­fo Hen­ri Berg­son o el ma­te­má­ti­co Hen­ri Poin­ca­ré, mos­tró in­só­li­tos afa­nes be­li­cis­tas. Igual­men­te, en los años trein­ta y cua­ren­ta el aba­ni­co de in­te­lec­tua­les fér­vi­dos y ofus­ca­dos es am­plí­si­mo y va des­de el ce­lo co­mu­nis­ta de Louis Ara­gon, el de­li­rio fas­cis­ta de Ez­ra Pound, la mi­li­tan­cia na­zis­ta de Pie­rre Drieu la Ro­che­lle o el fran­quis­mo, li­te­ral­men­te fra­tri­ci­da, de Ma­nuel Ma­cha­do. Ca­da “ca­so” in­di­vi­dual es com­ple­jo; sin em­bar­go, de ma­ne­ra ge­ne­ral aca­so la elec­ción de los ex­tre­mis­mos se de­be a que la pru­den­cia y la sen­sa­tez son ca­si siem­pre an­ti cli­má­ti­cas, mien­tras que las op­cio­nes más au­da­ces y arro­ja­das ge­ne­ran una fuer­te do­sis de adre­na­li­na y pro­ta­go­nis­mo a la que mu­chas in­te­li­gen­cias se vuel­ven adic­tas. Aun­que es di­fí­cil pen­sar que pre­vie­ran sus ex­ce­sos, to­dos los que apo­ya­ron las ideo­lo­gías ex­tre­mas de la pri­me­ra mi­tad del si­glo sa­bían que esos mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos al­ber­ga­ban, jun­to con sus pro­me­sas, ries­gos in­mi­nen­tes. Sin em­bar­go, es­tas op­cio­nes les pa­re­cían pre­fe­ri­bles a lo que con­si­de­ra­ban una de­mo­cra­cia dis­fun­cio­nal y un in­di­vi­dua­lis­mo mio­pe. Por eso, fren­te a lo abu­rri­do del rea­lis­mo y el equi­li­brio ana­lí­ti­co, ele­va­ron su apues­ta y es­co­gie­ron el afro­di­sia­co de la uto­pía. Lo cier­to es que, fren­te a los he­chi­zos co­lec­ti­vos, los in­te­lec­tua­les que, en su mo­men­to, ex­pre­sa­ron sus re­ti­cen­cias (Ro­main Rolland, An­dré Gi­de, Al­bert Ca­mus, Ray­mond Aron, por men­cio­nar al­gu­nos) fue­ron una mi­no­ría. Aho­ra que en el mun­do se ex­tien­de el de­sen­can­to de las ins­ti­tu­cio­nes de la de­mo­cra­cia y la se­duc­ción

_ ca­ris­má­ti­ca, con­vie­ne re­for­zar los an­ti­cuer­pos in­te­lec­tua­les y recordar que, aun las in­te­li­gen­cias más po­de­ro­sas y me­jor in­ten­cio­na­das son vul­ne­ra­bles y pue­den abra­zar los pre­jui­cios y des­me­su­ras que de­be­rían ana­li­zar y cri­ti­car.

La irra­cio­na­li­dad no so­lo afec­ta a go­ber­nan­tes y ma­sas ener­va­das sino a ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.