Le­da, la so­ña­ble

Milenio - Laberinto - - INTÉRPRETES - JO­SÉ DE LA CO­LI­NA

Di­rán us­te­des que es­ta página de­bie­ra lla­mar­se Per­so­na­je­río, por­que Le­da y su ave fa­vo­ri­ta son per­so­na­jes ima­gi­na­dos por al­gún poe­ta, es de­cir, que no son per­so­nas tan­gi­bles y vi­si­bles y oí­bles, pe­ro el mun­do se ar­ma de mu­chas ma­ne­ras y hay au­to­res que tra­tan a uno y otro de los dos reinos sin fi­jar­se en cuál es va­po­ro­so y flo­tan­te y cuál pe­sa con su car­ga es­pe­cí­fi­ca en el es­pa­cio que te­ne­mos la cos­tum­bre de lla­mar reali­dad, pues la gran can­ti­dad de au­to­res de fic­ción pue­de ser que no dis­tin­ga, al me­nos en el mo­men­to de le­van­tar­los en sí­la­bas, unos de otros. Y así es co­mo yo es­cu­cho el mo­nó­lo­go de Le­da, en­tre las lí­neas de agua de la es­cri­tu­ra.

Una acla­ra­ción: ha­ce más años de los que me atre­ve­ría a fi­jar la fe­cha, Al­ber­to Gi­ro­ne­lla, el pin­tor que acos­tum­bra­ba usar la “es­cue­la es­pa­ño­la” pa­ra al­te­rar­la en flo­ta­cio­nes mi­to­ló­gi­cas que so­lo él com­pren­día, me re­ga­ló una ima­gen de Le­da. Tal ima­gen, he­cha de di­bu­jo en tin­ta chi­na, de acua­re­la­do y de óleo, es­ta­ba de­di­ca­da, o por de­di­car, a otra per­so­na que nun­ca la re­co­gió, y una no­che de vino, sar­di­na y pan, me la re­ga­ló. Yo a ve­ces la con­tem­plo, creo que con la mis­ma emo­ción de la pri­me­ra vez, y es­cu­cho su car­ta ha­bla­da:

—Soy la mu­jer o la dio­sa o el mons­truo de tu mun­do oní­ri­co. Soy Le­da, la zoo­ló­gi­ca he­roí­na de una epo­pe­ya pu­ra­men­te lírica que has edi­fi­ca­do en torno a mí. Y, si no fue­se de­ma­sia­do pre­ten­cio­so de tu par­te, hay que creer que las en­vol­tu­ras mí­ti­cas y mís­ti­cas con que la le­van­tas del plano de los sue­ños es en­te­ra­men­te tu­yo, pues­to que tú se­rías el cis­ne que la cu­bre ha­cién­do­le el amor. Soy tu Le­da, en­ton­ces, y des­pués de aca­ri­ciar­te tan lar­go ra­to que ha­bré per­di­do la no­ción del tiem­po, tú su­po­nes que es­tás po­se­yén­do­me, co­mo si fue­se so­lo la re­en­car­na­ción de al­go idea­li­za­do a ha­cer­se vi­si­ble a la ma­ne­ra de un pen­sa­mien­to fi­jo, de esos que calientan la fren­te con el ar­dor de las ob­se­sio­nes. Siem­pre ren­dis­te cul­to a esa le­yen­da que me per­mi­te al­zar­me des­de el mun­do de lo hu­mano al mun­do de lo di­vino, o sea, lo mi­to­ló­gi­co, ya que no hay di­vi­ni­dad sin mi­to.

“Le­da, pues, y a mi mo­do te po­seo por los canales sub­acuá­ti­cos de la ima­gi­na­ción, la cual ha­ce tiem­po con­si­de­ra­ble era sal­va­je, es de­cir, vio­len­ta co­mo una ma­re­ja­da o co­mo un go­ri­la king­kon­ges­co o co­mo un le­ve cé­fi­ro aro­ma­do por per­fu­mes orien­ta­les y sur­gi­dos de un so­ne­to de Gón­go­ra o de Lo­pe de Ve­ga o de Ma­llar­mé. A tra­vés de mis eda­des, he sur­gi­do de ful­gu­ra­cio­nes ín­ti­mas del es­pa­cio in­te­rior que a ca­da uno co­rres­pon­de.

“Soy Le­da, pues, tu es­tre­lla bus­ca­da y nun­ca ha­lla­da, o sea ca­da vez más im­pe­rio­sa, más he­cha de la ma­te­ria fu­gi­ti­va del mi­to par­ti­cu­lar. En mi car­ta de iden­ti­fi­ca­ción es­tá una pa­ren­te­la que va des­de Eva has­ta Cyd Cha­ris­se, y no pon­go más per­so­na­jes re­cien­tes por­que

_ en prin­ci­pio me bas­ta­rían pa­ra nom­brar mi fe­mi­no­te­ca en la cual me pier­do en­tre re­lám­pa­gos de pier­nas, bo­cas, pe­chos, se­nos, ojos y la­bios son­rien­tes de ha­ber sa­bo­rea­do la dul­ce y tier­na ob­se­sión de la mu­jer ideal, en el sen­ti­do de la más desea­ble, que­ri­ble y so­ña­ble”.

“Soy la zoo­ló­gi­ca he­roí­na de una epo­pe­ya lírica que has edi­fi­ca­do en torno a mí”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.