El ar­te y la bu­ro­cra­cia

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra FO­TO­GRA­FÍA PA­NO­RA­MA GLO­BAL

Si uno re­vi­sa la bio­gra­fía de los di­rec­to­res que es­tán ha­cien­do el me­jor ci­ne de Mé­xi­co pue­de su­po­ner que el Im­ci­ne no ha he­cho su tra­ba­jo. Los ar­tis­tas na­cio­na­les cons­tru­yen sus ca­rre­ras na­dan­do a con­tra­co­rrien­te. Escriben, pro­du­cen y di­se­ñan pro­duc­ción fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes. Mu­chas ve­ces edu­ca­dos más allá de las que de­be­rían ser las es­cue­las del ci­ne na­cio­nal: el CUEC y el CCC. Alon­so Ruiz­pa­la­cios es la ex­cep­ción. Es un di­rec­tor de ci­ne a quien la bu­ro­cra­cia sí que ha apo­ya­do. Su cor­to El úl­ti­mo can­to del pá­ja­ro Cú ga­nó el No­veno Con­cur­so de Cor­to­me­tra­jes; Ca­fé pa­raí­so el Sép­ti­mo Con­cur­so Na­cio­nal de Cor­to­me­tra­je y Ver­de el De­ci­mo­cuar­to Con­cur­so Na­cio­nal de Pro­yec­tos de Cor­to­me­tra­je. Si no fue­ra por­que to­dos ellos son ex­tra­or­di­na­rios uno po­dría creer­se que Ruiz­pa­la­cios es un fa­vo­ri­to. Pe­ro no. En ca­da una de es­tas pe­que­ñas obras de ar­te ha ido cons­tru­yen­do un es­ti­lo que ter­mi­nó por plas­mar­se en su pri­mer lar­go­me­tra­je, Güe­ros, una pe­lí­cu­la lle­na de alu­sio­nes a una in­fan­cia que no pa­re­ce ha­ber si­do fá­cil: hay una tra­ge­dia, una cul­pa, glo­bos de agua que es­ta­llan so­bre el as­fal­to. La obra de Ruiz­pa­la­cios ha co­men­za­do a ser ca­paz de crear una poé­ti­ca en la que hay mu­cho que ver. Mu­seo es un pri­mer tra­ba­jo en el que as­pi­ra ade­más al triun­fo eco­nó­mi­co. Pro­du­ci­da por YouTu­be, Mu­seo inicia con una iro­nía: “Es­ta his­to­ria es una ré­pli­ca de la ori­gi­nal”. Con­for­me nos en­te­ra­mos que el guión va del ro­bo de jo­yas de ja­de y oro que tu­vo lu­gar en el Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía en 1985 vamos en­ten­dien­do a qué se re­fie­re el au­tor. Es­ta pe­lí­cu­la no pre­ten­de ser la reali­dad por­que pa­ra eso es­tá la vi­da. Mu­seo es una ré­pli­ca de la reali­dad pues as­pi­ra a ser una obra de ar­te. El asun­to so­na­ría pe­dan­te si no fue­se por­que la edi­ción, el di­se­ño so­no­ro, las ac­tua­cio­nes y los per­so­na­jes pro­du­cen gran ci­ne. Tan­to que ni si­quie­ra se to­ma muy en se­rio y se da per­mi­so de reír­se de co­sas tan so­lem­nes co­mo la mú­si­ca de Re­vuel­tas y un ro­bo que es­can­da­li­zó a Ja­co­bo Za­blu­dovsky.

Los per­so­na­jes de Mu­seo, co­mo to­dos los del di­rec­tor, su­fren de un va­cío exis­ten­cial, deseos de gran­de­za que no se cal­man ni con al­cohol ni con dro­gas ni con se­xo, ni si­quie­ra con la amis­tad, otro de los te­mas que aquí re­apa­re­cen. Por­que Mu­seo es una his­to­ria de amis­tad que, sin em­bar­go, no pue­de lle­nar un va­cío que se tra­du­ce en un ro­bo, rea­li­za­do más por aven­tu­ra que por ava­ri­cia. Al me­nos así lo cuen­ta el di­rec­tor. Y así hay que creer­lo pues la ver­dad, co­mo di­ce al fi­nal, es otra co­sa. No va­le la pe­na man­char con ver­dad a una bue­na his­to­ria.

En fin, que ca­da obra de Alon­so Ruiz­pa­la­cios que el go­bierno me­xi­cano ha de­ci­di­do apo­yar a tra­vés del Im­ci­ne y Co­na­cul­ta ha ser­vi­do al di­rec­tor pa­ra con­so­li­dar es­ta pri­me­ra obra de gran alien­to. In­clu­so su tra­ba­jo en Ca­nal 11, don­de di­ri­gió Fon­da Su­si­lla, una co­me­dia sin otra pre­ten­sión que di­ver­tir sin ser vul­gar. De El úl­ti­mo can­to del pá­ja­ro Cú, Mu­seo tie­ne el mar y el mie­do a la muer­te, de Ver­de y de Ca­fé Pa­raí­so, la lo­cu­ra de que­rer ser al­go más, y de Güe­ros la amis­tad, la fa­mi­lia dis­fun­cio­nal y un to­que de ci­ne de ar­te que no ter­mi­na nun­ca por in­ter­po­ner­se en­tre el es­pec­ta­dor y una his­to­ria que es­tá he­cha so­bre to­do pa­ra en­tre­te­ner. Con Mu­seo, es­te di­rec­tor con­so­li­da un es­ti­lo

_ que no ne­ce­si­ta ha­cer­se evi­den­te. Ruiz­pa­la­cios es un buen re­sul­ta­do de los es­fuer­zos de Co­na­cul­ta, un di­rec­tor que, en Mé­xi­co, se ha cons­trui­do una ca­rre­ra que va­le la pe­na es­tu­diar y dis­fru­tar.

La obra de Ruiz­pa­la­cios ha co­men­za­do a crear una poé­ti­ca en la que hay mu­cho que ver

Mu­seo. Di­rec­ción: Alon­so Ruiz­pa­la­cios. Mé­xi­co, 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.