El hi­jo de John

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - IVÁN RÍOS GAS­CÓN @Iva­nRio­sGas­con

To­be Hoo­per y Kim Hen­kel crea­ron a Je­di­dah Saw­yer en 1974, un car­ni­ce­ro ca­ní­bal me­jor co­no­ci­do co­mo Leat­her­fa­ce (usa una ca­re­ta ma­nu­fac­tu­ra­da con la piel de sus víc­ti­mas, alas que destroza con una mo­to sie­rra ), pa­ra el fil­me de cul­to La ma­sa­cre de Te­xas; Mi­chael Myers, con su pá­li­da y des­pei­na­da más­ca­ra de lá­tex, fue con­ce­bi­do por John Car­pen­ter y De­bra Hill en 1978 pa­ra la fran­qui­cia Ha­llo­ween; a Ja­son Voor­hes le die­ron apa­rien­cia Sean S. Cunningham y Victor Mi­ller en 1980 pa­ra el se­rial de Vier­nes 13: en­cu­bier­to con una ca­rá­tu­la de hockey y ar­ma­do con un ma­che­te, es una ob­via pa­rá­fra­sis de Mi­chael Myers; Wes Cra­ven in­ven­tó a Freddy Krue­ger, el ase­sino de ca­ra que­ma­da y guan­te con ga­rras que ata­ca don­de me­nos pue­de uno de­fen­der­se (en los sue­ños), y lo sol­tó en Pe­sa­di­lla en la ca­lle del in­fierno (1984). Cua­tro mons­truos en diez años, crea­tu­ras que ob­tu­vie­ron se­cue­las y re­ma­kes y que si­guen abo­nan­do di­ne­ro en las ta­qui­llas por­que gra­cias a ellos el gé­ne­ro slas­her (inau­gu­ra­do por el in­tro­ver­ti­do Nor­man Ba­tes de Psi­co­sis de Al­fred Hitch­cock), con su sim­ple­za na­rra­ti­va, sus lu­ga­res co­mu­nes, sus efec­tis­mos y mo­ra­le­jas mo­ra­li­nas, se hi­zo tra­di­ción. De esa ge­nea­lo­gía con el tiem­po sur­gie­ron otros se­res, di­ga­mos Chucky o el en­ca­pu­cha­do de la sa­ga Scream de Wes Cra­ven, que aun­que pa­re­cían es­pan­ta­jos de la mis­ma tru­cu­len­cia re­sul­ta­ron de me­nor ca­la­do, y pron­to apa­re­ce­rá un nue­vo en­gen­dro por­que los mons­truos se ha­cen vie­jos y ya no son cien por ciento com­pa­ti­bles con el soft­wa­re de cha­ta­rra cul­tu­ral del pú­bli­co asi­duo de block­bus­ters.

De esa lis­ta el más sim­bó­li­co es Mi­chael Myers, pues con­tra­di­ce el ra­zo­na­mien­to in­duc­ti­vo del test del pa­to: pa­re­ce un ti­po cual­quie­ra, ca­mi­na co­mo un ti­po cual­quie­ra, se mue­ve co­mo un ti­po cual­quie­ra pe­ro no, no es un ti­po cual­quie­ra. In­mu­ne a pu­ños, na­va­jas, dis­pa­ros, fue­go y ex­plo­sio­nes, Mi­chael Myers no tie­ne ros­tro, no ha­bla, no be­be, no fu­ma, no co­me (lo que es una ven­ta­ja ya que no va al min­gi­to­rio o al re­tre­te), so­lo mu­ti­la y ase­si­na sin mo­ti­vo y ade­más es in­mor­tal. Al pa­re­cer, John Car­pen­ter te­nía to­do cal­cu­la­do, ya que es un hom­bre or­ques­ta (es­cri­be, di­ri­ge, com­po­ne su pro­pia ban­da so­no­ra: el te­ma mu­si­cal de Ha­llo­ween es tan em­ble­má­ti­co co­mo “Tu­bu­lar Bells”, la pis­ta que Mi­ke Old­field creó pa­ra El exor­cis­ta, de Wi­lliam Fried­kin, en 1973) pe­ro tal vez no: que su ase­sino se­rial fue­ra in­vul­ne­ra­ble sin ser un dia­blo, un fan­tas­ma, un ro­bot o un marciano no se de­be úni­ca­men­te a su éxi­to de car­te­le­ra sino qui­zá a que Car­pen­ter se en­ca­ri­ñó con su crea­tu­ra y pre­fi­rió no dar ex­pli­ca­cio­nes a los fans. Al fin y al ca­bo, esa clien­te­la es acrí­ti­ca, irre­fle­xi­va, cré­du­la y no es­pe­ra con­te­ni­do, so­lo emo­cio­nes pa­sa­je­ras, y es por eso que de Myers se es­pe­cu­lan va­rias hi­pó­te­sis (la es­pi­na del mal, los drui­das, el pa­ga­nis­mo, et­cé­te­ra). Sin em­bar­go, la con­je­tu­ra más cohe­ren­te po­dría ser la de que Mi­chael Myers, en efec­to, es un ti­po cual­quie­ra y to­tal­men­te des­co­ca­do, co­mo Char­les Man­son o El hi­jo de Sam o los ado­les­cen­tes de Co­lum­bi­ne. Por qué no pen­sar que Car­pen­ter no se atre­vió a re­co­no­cer que la in­mor­ta­li­dad de Mi­chael Myers so­lo es una me­tá­fo­ra de la psi­co­pa­tía que bro­ta aquí y allá, de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y en to­do el pla­ne­ta. Una cruel­dad que no ne­ce­si­ta la tu­te­la del de­mo­nio.

_ No en vano, en 2007 Rob Zom­bie iden­ti­fi­có su ver­sión de Mi­chael Myers en los ba­jos fon­dos de la Whi­te trash, esa cla­se ha­ra­ga­na, vul­gar, ig­no­ran­te, xe­nó­fo­ba, vio­len­ta, con­for­mis­ta y elec­to­ral­men­te en­tu­sias­ta de, bueno, ya no hay que adi­vi­nar­lo…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.