Men­ti­ras es­ta­dís­ti­cas y con­sul­tas so­co­rri­das

Los gran­des desafíos de la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va son la desafec­ción, la apa­tía y el des­con­ten­to

Milenio - Laberinto - - CIENCIA - GE­RAR­DO HE­RRE­RA CO­RRAL ghe­rre­ra@fis.cin­ves­tav.mx FO­TO­GRA­FÍA REU­TERS

So­bre la apli­ca­ción de re­fe­rén­dums mu­cho se ha di­cho y más se di­rá. Hay paí­ses co­mo Sui­za en los que se usan de ma­ne­ra in­ten­si­va a pe­sar de que se tra­ta de un ins­tru­men­to de la de­mo­cra­cia di­rec­ta. Sui­za ha mos­tra­do que los mé­to­dos de la de­mo­cra­cia di­rec­ta pue­den con­vi­vir con la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va.

Des­pués de la ex­pe­rien­cia que ofre­ce la al­ta fre­cuen­cia con que se prac­ti­can en el mun­do, los es­pe­cia­lis­tas han se­ña­la­do al­gu­nas dis­fun­cio­na­li­da­des pre­sen­tes en las con­sul­tas po­pu­la­res. Las más ci­ta­das de és­tas son las que se­ña­lan el pe­li­gro que re­pre­sen­ta el con­trol del pro­ce­so por un gru­po do­mi­nan­te, otra se re­fie­re al gran dé­fi­cit que se da en la de­li­be­ra­ción de­bi­do a la ge­ne­ra­ción de pre­jui­cios du­ran­te el pro­ce­so, tam­bién y qui­zá, so­bre to­do, el fa­mo­so ma­yo­ri­teo con el que las mi­no­rías son com­ple­ta­men­te ig­no­ra­das. Es­tas al­te­ra­cio­nes en la fun­cio­na­li­dad de una de­mo­cra­cia son de ca­rác­ter po­lí­ti­co y has­ta fi­lo­só­fi­co, pe­ro ¿qué hay de la ma­te­má­ti­ca del pro­ce­so?

En­tre las dis­fun­cio­na­li­da­des de la con­sul­ta po­pu­lar la más gra­ve, por su con­tun­den­cia, es la que se re­fie­re a la fal­ta de le­gi­ti­mi­dad por una po­si­ble es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción. Es­ta dis­fun­cio­na­li­dad es ma­te­má­ti­ca, no po­lí­ti­ca. No se pue­de pen­sar que la vo­lun­tad de to­dos es­té re­pre­sen­ta­da con jus­ti­cia si no se cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de la gen­te. La preo­cu­pa­ción más in­me­dia­ta de una baja par­ti­ci­pa­ción es que po­dría ser la ma­ni­fes­ta­ción del des­con­ten­to a tra­vés de la abs­ten­ción.

Sui­za es el país que más re­cu­rre a las con­sul­tas y ahí, en los úl­ti­mos años, la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía se en­cuen­tra por de­ba­jo del 50 por ciento. Jus­to des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial la par­ti­ci­pa­ción era del 60 por ciento, pe­ro és­ta ha ve­ni­do ca­yen­do has­ta lle­gar a un 40 por ciento en al­gu­nos ca­sos. En los úl­ti­mos años se di­ce que el pro­me­dio de par­ti­ci­pa­ción es del 45 por ciento, aun­que se han lle­va­do a ca­bo re­fe­rén­dums en los que la par­ti­ci­pa­ción al­can­zó el 75 por ciento en los años se­ten­ta, o de ca­si 80 por ciento en 1992, cuan­do se con­sul­tó so­bre la po­si­bi­li­dad de unir­se a la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea.

Pa­ra los sui­zos, es­ta baja par­ti­ci­pa­ción no res­pon­de a una desafec­ción con el sis­te­ma po­lí­ti­co. Los ciu­da­da­nos no pa­re­cen es­tar in­con­for­mes con el Es­ta­do; es de­cir, la baja par­ti­ci­pa­ción no re­pre­sen­ta una desave­nen­cia en­tre el go­bierno y sus ciu­da­da­nos. De he­cho, más del 90 por ciento de la po­bla­ción ma­ni­fies­ta es­tar muy sa­tis­fe­cho con su sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Des­de ese pun­to de vis­ta, la baja par­ti­ci­pa­ción no re­pre­sen­ta una preo­cu­pa­ción gra­ve.

Sin em­bar­go, no hay que ol­vi­dar que, si bien el cri­te­rio de desafec­ción po­lí­ti­ca ayu­da a ami­no­rar la preo­cu­pa­ción de una baja par­ti­ci­pa­ción, no le­gi­ti­ma la de­ci­sión.

En Mé­xi­co aca­ba­mos de vi­vir una con­sul­ta en la que la par­ti­ci­pa­ción fue me­nor al 1 por ciento. Por si es­to fue­ra po­co, no te­ne­mos una me­di­da de la desafec­ción po­lí­ti­ca por­que la con­sul­ta fue rea­li­za­da fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les y no tie­ne sen­ti­do eva­luar el desem­pe­ño de un go­bierno que aún no em­pie­za. Uno po­dría con­si­de­rar que la desafec­ción es­tá re­la­cio­na­da con el por­cen­ta­je que apro­bó al pre­si­den­te elec­to, pe­ro es­to no es tan sen­ci­llo. Mu­cha gen­te ha ex­pre­sa­do su des­con­ten­to a la con­sul­ta aun cuan­do an­te­rior­men­te dio su vo­to en fa­vor del pre­si­den­te elec­to. Mu­chos otros ex­pre­sa­ron en su vo­to elec­to­ral el des­con­ten­to con la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior sin que eso sig­ni­fi­que que sim­pa­ti­cen de lleno con el triun­fa­dor de las elec­cio­nes o su pro­gra­ma de tra­ba­jo. De ma­ne­ra que no te­ne­mos, en es­te mo­men­to, una me­di­da de la desafec­ción po­lí­ti­ca en nues­tro país.

Al­gu­nos es­tu­dios del pa­sa­do si­túan la desafec­ción po­lí­ti­ca en un 60 por ciento, pe­ro es­tas me­di­das tan al­tas pa­re­cen mez­clar apa­tía y des­con­ten­to. En to­do ca­so, la desafec­ción po­lí­ti­ca aso­cia­da de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca con la con­sul­ta re­cien­te sí pa­re­ce ser con­si­de­ra­ble a juz­gar por las ex­pre­sio­nes de la gen­te y el des­con­cier­to más o me­nos ge­ne­ra­li­za­do que se pue­de ver en las re­des so­cia­les y los mer­ca­dos.

Una pre­gun­ta téc­ni­ca que no de­ja de ser con­tro­ver­sial es la po­si­bi­li­dad de usar en­cues­tas. Aun­que no es la ma­ne­ra co­mo la de­mo­cra­cia se ejer­ce, una en­cues­ta ofre­ce me­jor re­pre­sen­ta­ti­vi­dad cuan­do la par­ti­ci­pa­ción es baja. La en­cues­ta es un ins­tru­men­to que ofre­ce la po­si­bi­li­dad de te­ner un con­trol más pre­ci­so cuan­do se quie­re saber có­mo pien­sa la gen­te. Más aún, per­mi­te cal­cu­lar el ta­ma­ño de la mues­tra to­man­do en cuen­ta que un sec­tor de la po­bla­ción no tie­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas desea­bles pa­ra de­ci­dir so­bre un te­ma. Si el ca­so que se­rá pues­to a con­sul­ta in­vo­lu­cra as­pec­tos téc­ni­cos y es­pe­ci­fi­ci­da­des de usua­rio es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar un ta­ma­ño de mues­tra di­fe­ren­te y te­ner cui­da­dos ex­tra en el pro­ce­so.

Las en­cues­tas no son un me­ca­nis­mo de­mo­crá­ti­co, pe­ro sí son ins­tru­men­tos úti­les en la to­ma de de­ci­sio­nes. La ven­ta­ja que tie­nen por su ca­pa­ci­dad pa­ra re­pre­sen­tar la opi­nión ge­ne­ral no sus­ti­tu­ye al ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co, don­de hay prin­ci­pios de li­ber­tad, es­pon­ta­nei­dad y ex­pre­sión in­di­vi­dual

_ que no es­tán en una en­cues­ta pe­ro, si de to­mar de­ci­sio­nes se tra­ta, qui­zá sea un me­jor ins­tru­men­to que el de una con­sul­ta con par­ti­ci­pa­ción tan ma­gra y con tan­tas de­fi­cien­cias en su or­ga­ni­za­ción.

La más gra­ve dis­fun­ción de la con­sul­ta po­pu­lar es la es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción

Pro­pa­gan­da que llama a un re­fe­rén­dum en Sui­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.