El mis­mo, el otro

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - ROBERTO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

Cuán­tos de­lei­tes li­te­ra­rios pue­den ob­te­ner­se de la in­sus­tan­cial ma­te­ria his­tó­ri­ca; cuán­tos, siem­pre y cuan­do pre­va­lez­ca la in­ven­ción so­bre la me­ra re­la­ción de los he­chos, co­mo acos­tum­bran mu­chos de los que prac­ti­can ese gé­ne­ro de an­ti­cua­rio que es la no­ve­la his­tó­ri­ca.

He se­gui­do la ca­rre­ra de Ber­nar­do Es­quin­ca des­de que en 2008 pu­bli­có Los ni­ños de pa­ja y nun­ca me ha­bía de­lei­ta­do tan­to —más aun que con su se­rie pro­ta­go­ni­za­da por Ca­sa­so­la— co­mo con su no­ve­la más re­cien­te, Las in­creí­bles aven­tu­ras del asom­bro­so Ed­gar Allan Poe (Al­ma­día), un ar­mo­nio­so ju­gue­te na­rra­ti­vo, un th­ri­ller por el cual pa­sea la som­bra del mis­mo C. Au­gus­te Du­pin, que re­co­ge al­gu­nos res­tos de ma­te­ria his­tó­ri­ca pa­ra trans­for­mar­los en una fic­ción in­con­tro­ver­ti­ble.

Con­signo un pu­ña­do de ra­zo­nes. En pri­mer lu­gar, no so­lo con­vier­te a Poe en un per­so­na­je ve­ro­sí­mil sino que uti­li­za al­gu­nos de sus cuen­tos pa­ra hil­va­nar una tra­ma don­de con­cu­rren el es­pi­ri­tis­mo, la fa­ta­li­dad fí­si­ca y el cul­to a lo si­nies­tro y mor­bo­so sin otro ar­ti­lu­gio que el de al­ter­nar dos es­ce­na­rios en dos épo­cas dis­tin­tas: Char­lot­tes­vi­lle y Nue­va York en 1826 y 1842. En se­gun­do lu­gar, y co­mo anun­cia el tí­tu­lo, ad­quie­re la for­ma de la aven­tu­ra en su acep­ción más co­mún —hil­va­nan­do ac­cio­nes tre­pi­dan­tes, gol­pes de suer­te, re­ve­ses y en­cuen­tros con el pe­li­gro— y, so­bre to­do, en la que sir­ve pa­ra de­cir co­sas nue­vas so­bre la re­la­ción en­tre los hom­bres y los mis­te­rios del mun­do ul­te­rior. En ter­cer lu­gar, y a ma­ne­ra de so­li­ta­rio ho­me­na­je, ha sa­bi­do re­crear una sen­si­bi­li­dad y un am­bien­te sin la car­ga pe­dan­te de la eru­di­ción. Por úl­ti­mo, y aquí re­si­de el ma­yor mis­te­rio por des­ci­frar, con­si­gue ad­ver­tir lo que sig­ni­fi­ca la con­di­ción an­fi­bia, la per­te­nen­cia a dos mun­dos que re­sul­tan igual­men­te in­so­por­ta­bles. Y lue­go es­tán esos se­res tan ama­dos por Es­quin­ca, fí­si­ca­men­te anó­ma­los y con­de­na­dos a ex­po­ner­se co­mo ma­ra­vi­llas de cir­co pe­ro rebosantes de leal­tad y co­ra­je.

El Poe que ha ima­gi­na­do Ber­nar­do Es­quin­ca es el mis­mo que co­no­ce­mos a tra­vés de sus

_ bió­gra­fos y sus re­la­tos, el que co­que­tea con la muer­te y di­ce “Es­cu­chen y dé­jen­se to­car por el ra­yo”, y tam­bién, y por en­ci­ma de la jus­te­za his­tó­ri­ca, un Poe que per­ma­ne­cía en es­ta­do la­ten­te has­ta que cayó en ma­nos de un po­de­ro­so fa­bu­la­dor.

Ber­nar­do Es­quin­caLas in­creí­bles aven­tu­ras del asom­bro­so Ed­gar Allan Poe, 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.