Lu­cía Ca­rre­ras “Me in­tere­san las mu­je­res sin un hom­bre al la­do”

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com FO­TO­GRA­FÍA UNDERDOG

Ta­ma­ra (Án­ge­les Cruz), una mu­jer de ca­si 40 años con una discapacidad y afi­cio­na­da a las ca­ta­ri­nas, en­cuen­tra un be­bé cer­ca de su ca­sa. Sin du­dar­lo, lo aco­ge ba­jo su cui­da­do, al que se su­ma Do­ña Me­che (An­ge­li­na Pe­láez). Na­rra­da en tono rea­lis­ta y sin vic­ti­mis­mo, Lu­cía Ca­rre­ras fil­mó Ta­ma­ra y la Ca­ta­ri­na, una fic­ción acer­ca de la ad­ver­si­dad, la mar­gi­na­ción y la so­li­da­ri­dad fe­me­ni­na.

Ten­go en­ten­di­do que la pe­lí­cu­la sur­gió a par­tir de la ima­gen de un be­bé aban­do­na­do.

Así es. Me im­pre­sio­nó tan­to que ahí co­men­zó a ges­tar­se la his­to­ria. Se com­bi­nó con el he­cho de que la se­ño­ra que me ha­ce el aseo tu­vo una hi­ja con discapacidad. Am­bos epi­so­dios me lle­va­ron por de­rro­te­ros que siem­pre me han in­tere­sa­do, co­mo la so­li­da­ri­dad fe­me­ni­na.

Ta­ma­ra y la Ca­ta­ri­na po­dría ser una con­se­cuen­cia de su pe­lí­cu­la an­te­rior, Adiós, papá.

Hay mu­chas coin­ci­den­cias en­tre am­bas pe­lí­cu­las. Su­pon­go que mis in­tere­ses co­mo ci­neas­ta y mu­jer ha­cen que, sin ser his­to­rias si­mi­la­res, va­yan a lu­ga­res pa­re­ci­dos.

¿Có­mo se mol­deó la con­cien­cia fe­mi­nis­ta en su ci­ne?

Des­de muy jo­ven mi ma­dre me dio a leer a Si­mo­ne de Beau­voir, así que pron­to com­pren­dí la im­por­tan­cia de pen­sar. Sin que me lo pro­pon­ga, en mis his­to­rias hay mu­je­res que en­fren­tan la vi­da en so­le­dad, no co­mo una ma­la con­di­cio­nan­te, sino co­mo una cir­cuns­tan­cia de vi­da. Me in­tere­san las mu­je­res no cons­trui­das con la fi­gu­ra de un hom­bre al la­do.

Su pe­lí­cu­la cues­tio­na que la discapacidad sea un obs­tácu­lo pa­ra ser ma­dre.

Pa­ra cons­truir el per­so­na­je de Ta­ma­ra tu­ve que in­ves­ti­gar mu­cho so­bre su discapacidad y la for­ma en que im­pac­ta en su for­ma de fun­cio­nar en el mun­do. A par­tir del tra­ba­jo con Án­ge­les, le di­mos otros ras­gos, pe­ro siem­pre con res­pe­to y sin vol­ver­la una ca­ri­ca­tu­ra. Ha­cer­lo de otra ma­ne­ra ha­bría da­do co­mo re­sul­ta­do una pe­lí­cu­la fa­ci­lo­na y conmovedora. Creo que su discapacidad es me­nos li­mi­tan­te que la con­di­ción so­cial en la que es­tá. Que­ría de­mos­trar que lo fí­si­co y cog­ni­ti­vo son obs­tácu­los me­no­res en com­pa­ra­ción a la se­gre­ga­ción so­cial y eco­nó­mi­ca. Su con­di­ción obli­ga a sacar lo me­jor de ellas en to­dos los sen­ti­dos.

¿Por qué le in­tere­sa­ba con­tra­pun­tear a am­bas?

Que­ría ha­blar de la se­gre­ga­ción so­cial y de la in­vi­si­bi­li­dad. Una vez que de­fi­ní el ob­je­ti­vo, me pu­se a ju­gar con las va­ria­bles que otor­ga ser mu­jer, an­cia­na y dis­ca­pa­ci­ta­da, en con­tra­po­si­ción a la po­bre­za, que al fi­nal es lo que les ge­ne­ra una sen­sa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad an­te las au­to­ri­da­des o las le­yes. En lu­gar de ser in­clu­si­vo, el sis­te­ma las se­gre­ga.

¿Cuál es el lí­mi­te de res­pe­to al plan­tear un per­so­na­je con discapacidad?

Pue­des mos­trar a un per­so­na­je vul­ne­ra­ble, pe­ro res­pe­tan­do su ca­pa­ci­dad pa­ra te­ner ca­ri­ño, re­la­cio­nar­se y dar al­go al otro. Una for­ma de res­pe­tar­lo es no vic­ti­mi­zar­lo. No que­ría una cá­ma­ra efec­tis­ta ni una mú­si­ca de­di­ca­da a sub­ra­yar sentimientos las­ti­me­ros.

¿Por eso una es­té­ti­ca ca­si de do­cu­men­tal?

Que­ría trans­mi­tir rea­lis­mo. Res­pe­ta­mos el Cen­tro His­tó­ri­co co­mo tal. Pa­ra cap­tar su pul­so es­con­di­mos la cá­ma­ra y ca­si no usa­mos ex­tras. Ha­cer­lo de es­ta ma­ne­ra nos per­mi­tió re­gis­trar có­mo los pro­pios tran­seún­tes las vuel­ven in­vi­si­bles y las des­apa­re­cen por­que les in­co­mo­dan. En es­pa­cios in­te­rio­res que­ría re­fle­jar la vi­sión de Ta­ma­ra; por eso la cá­ma­ra es más len­ta en sus mo­vi­mien­tos y no se re­go­dea en pla­nos

_ ce­rra­dos ni en en­cau­zar emo­cio­nes. No creo en el ci­ne con mo­ra­le­jas ni en in­ten­tar cam­biar con­cien­cias, pe­ro sí creo que cuan­do eres con­se­cuen­te con lo que crees ter­mi­nas por trans­mi­tir una re­fle­xión en el es­pec­ta­dor.

“Pue­des mos­trar a un per­so­na­je vul­ne­ra­ble res­pe­tan­do su ca­pa­ci­dad pa­ra te­ner ca­ri­ño y re­la­cio­nar­se”

Ta­ma­ra y la Ca­ta­ri­na ex­plo­ra la ve­jez, la so­le­dad y el mie­do a la muer­te sin vic­ti­mi­zar a sus per­so­na­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.