Don Luis Bu­ñuel y Fran­kens­tein

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - JOSÉ DE LA CO­LI­NA

Des­pués de re­ci­bir una se­rie de pre­mios en Eu­ro­pa y en Es­ta­dos Uni­dos, don Luis (así le de­cía­mos a Luis Bu­ñuel) re­tor­nó más en­tu­sias­ta en su afi­ción al dis­fraz, una ma­nía apren­di­da en los años de la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes de Ma­drid. Era una de sus afi­cio­nes que él creía que ejer­cía con gran ta­len­to, pe­ro que ra­ra vez le que­da­ba bien, y así re­sul­ta­ba que cuan­do es­tá­ba­mos en una de nues­tras co­mi­lo­nas en un res­tau­ran­te es­pa­ñol, él se pa­sea­ba dis­fra­za­do de cu­ra o de mi­li­tar o de va­ga­bun­do, sin que nin­guno de no­so­tros, gour­mets egoís­tas, dié­ra­mos el me­nor signo de sor­pre­sa, y aca­so uno de no­so­tros de­cía: “mira, ahí es­tá don Luis ha­cién­do­se el ton­to, di­si­mu­le­mos co­mo si no lo hu­bié­ra­mos ad­ver­ti­do”. Es­to lo mo­les­ta­ba más de lo que él hu­bie­ra que­ri­do, y ya es­ta­ba anuba­rra­do du­ran­te la reunión cor­dial por­que no sa­bía có­mo des­ha­cer­se del ro­pa­je pres­ta­do. Des­de lue­go lo ad­mi­rá­ba­mos por su ci­ne y su mo­do de ser en­te­ro y ca­pri­cho­so, y nos sen­tía­mos hon­ra­dos por­que él qui­sie­ra ju­gar con no­so­tros.

Mien­tras yo re­co­gía par­te de sus me­mo­rias pa­ra el li­bro que hi­ce con To­más Pé­rez Tu­rrent, Prohi­bi­do aso­mar­se al in­te­rior, yo le ha­bía ha­bla­do de una pe­lí­cu­la de te­rror que me im­pre­sio­na­ba mu­cho y que si­gue ha­cién­do­lo: La no­via de Fran­kens­tein, un tí­tu­lo del ci­ne de gé­ne­ro que con­fun­día, co­mo sue­le ha­cer­se, al mons­truo con su crea­dor, el doc­tor Fran­kens­tein. Pe­se a que don Luis des­con­fia­ra del ci­ne ge­né­ri­co se mos­tró in­tere­sa­do en ver esa pe­lí­cu­la. Le con­se­guí, me­dian­te un ami­go, una co­pia en 16mm de la mis­ma y un apa­ra­to pro­yec­tor ade­cua­do. A don Luis la pe­lí­cu­la le en­can­tó, pues no en bal­de en su ju­ven­tud de su­rrea­lis­ta ha­bía pri­vi­le­gia­do el te­ma del amor en re­la­ción con la muer­te, así que no me sor­pren­dió su buen jui­cio de la obra maes­tra de Ja­mes Wha­le sino un de­ta­lle la­te­ral y ca­si frí­vo­lo de don Luis: “Se ha­brá us­ted fi­ja­do en que el mons­truo de Fran­kens­tein y yo te­ne­mos gran pa­re­ci­do”.

Me sor­pren­dió ver que don Luis era ca­paz de ha­llar un pa­re­ci­do en­tre él y el ac­tor de la pe­lí­cu­la, Bo­ris Kar­loff, que a mí me re­sul­ta­ba en­te­ra­men­te inexis­ten­te.

“Es­tá cla­ro —de­cía don Luis—, te­ne­mos al­gu­nas co­sas en co­mún: el crá­neo co­mo he­cho en pie­dra, la fren­te avan­za­da co­mo un ca­jón sus­pen­di­do en el ai­re, los ojos sal­to­nes y un as­pec­to que yo sé que pa­ra mu­chos es si­nies­tro”.

No sé si en otra par­te de lo es­cri­to por mí so­bre el per­so­na­je o los dos per­so­na­jes, Fran­kens­tein y Bu­ñuel, he di­cho es­ta anéc­do­ta, pe­ro me apre­su­ro a re­gis­trar­la por­que no hay na­da de lo re­fe­ren­te a Bu­ñuel que quie­ra yo per­der en un ol­vi­do que ya me ame­na­za to­dos los días.

Don Luis te­nía al­gu­nos ele­men­tos in­fan­ti­les que aña­dían un tono sim­pá­ti­co a su ca­rác­ter, más bien de se­ñor es­pa­ñol es­ta­ble­ci­do en la fa­ma vi­vi­da co­mo una mo­les­tia más. Sin em­bar­go, qui­se re­co­ger esa anéc­do­ta co­mo un ras­go más de que en el ge­nio se pue­de ha­cer ma­ra­vi­llas es­tre­me­ce­do­ras co­mo Los ol­vi­da­dos,

_ Viridiana, Tris­ta­na y El dis­cre­to encanto de la bur­gue­sía, que im­pli­can la ma­du­rez del crea­dor pe­ro tam­bién su la­do agra­de­ci­ble­men­te in­fan­til. Y don Luis cum­plía per­fec­ta­men­te el pa­pel de un in­ge­nio ge­nuino y tam­bién ines­pe­ra­do, co­mo de­be de ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.