Tris­tes, desilu­cio­na­dos... pe­ro acos­tum­bra­dos

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - FUTBOL - TRI­BU­NA FUTBOLERA • Luis Mi­guel Rodríguez re­vuel­tas@mac.com

Ya sa­be­mos que cuan­do al San­tos le al­te­ran un po­qui­to el or­den es­ta­ble­ci­do to­do se vuel­ve un desas­tre. Por mo­men­tos da la im­pre­sión de que si pa­sa una mos­ca el equi­po se des­or­de­na y no vuel­ve a en­con­trar la cua­dra­tu­ra y mu­cho me­nos las soluciones pa­ra li­brar la des­gra­cia. Pe­ro si pa­san co­sas co­mo las de ayer, to­do se vuel­ve una cues­ta im­po­si­ble. Al San­tos to­do se le de­rrum­bó cuan­do, in­jus­ta­men­te, fue ex­pul­sa­do Sán­chez. Des­pués… po­bre Ven­tu­ra, en­tien­do lo que le su­ce­dió; cir­cuns­tan­cia de mu­cho pe­li­gro pa­ra su in­te­gri­dad. Es­pe­re­mos que es­té bien. Pe­ro el con­tex­to es que el San­tos tie­ne muy ma­la suer­te.

Has­ta an­tes del em­pa­te de Cruz Azul y de las des­gra­cias ya men­cio­na­das, el San­tos es­ta­ba ju­gan­do bien, muy bien por seg­men­tos. Lás­ti­ma que no se ten­ga un de­lan­te­ro ase­sino, un “ki­ller” del área. Lás­ti­ma que la en­co­mien­da pa­ra in­ten­tar me­ter los go­les sea de Jo­nat­han y del de­lan­te­ro más de­ses­pe­ran­te en la his­to­ria del San­tos: Dja­niny Ta­va­res. Yo pen­sa­ba que no ha­bía de­lan­te­ros más de­lez­na­bles en su jue­go que Elio­mar Mar­cón o el tris­te­men­te cé­le­bre Chu­le­ta Oroz­co. Pues bien, Dja­niny los su­pera (en ca­bles cru­za­dos). Siem­pre, siem­pre, eli­ge la ju­ga­da me­nos in­di­ca­da. Pa­re­ce que tie­ne en la ca­be­za un chip pro­gra­ma­do pa­ra ha­cer lo con­tra­rio a lo que in­di­ca la ló­gi­ca y el flu­jo de las ju­ga­das ofen­si­vas.

Abe­lla tu­vo in­je­ren­cia en los dos go­les de Cruz Azul, por­que es­tu­vo en la zo­na di­rec­ta de inf luen­cia ofen­si­va de Cruz Azul, pu­dien­do ha­cer al­go pa­ra evi­tar los go­les, pe­ro no lo hi­zo por­que mar­ca pé­si­mo. So­la­men­te a eso en­tró. Che­po: te em­pie­zo a en­ten­der, con ju­ga­do­res así, ni re­ci­bien­do la ben­di­ción di­rec­ta del Papa Fran­cis­co la li­bras. Una co­sa de­be que­dar cla­ra ya: al Che

po y a Ga­lin­do se los van a lle­var en­tre las pa­tas al­gu­nos ju­ga­do­res. Ter­mi­na­rán sien­do des­pe­di­dos por el pé­si­mo ac­cio­nar de va­rios ju­ga­do­res del plan­tel.

Des­gra­cia tam­bién lo de Gael: no era ro­ja. La de Furch, sí. Lo que pa­só en esa ju­ga­da to­da­vía es al­go in­cier­to. Ya pa­re­cie­ra que al­guien tie­ne en sus ma­nos un mu­ñe­co de ma­gia ne­gra con la ca­mi­se­ta del San­tos pues­ta y ca­da vez que los del Che­po em­pie­zan a ha­cer al­go bien, le en­tie­rran agu­jas al mu­ñe­qui­to. La afi­ción es­tá mal, tris­te, de­silu­sio­na­da, de­pri­mi­da… pe­ro acos­tum­bra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.