Una gue­rra sin cuar­tel

Saúl Ál­va­rez y Gennady Golovkin se en­fras­ca­ron en un due­lo que pro­vo­có que el pú­bli­co ter­mi­na­ra de pie, aun­que los jueces lo de­cla­ra­ron em­pa­te

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - AFICIÓN -

Una ma­la de­ci­sión de la con­tro­ver­ti­da juez Ada­lai­de Byrd le qui­tó al bo­xeo la po­si­bi­li­dad de en­tre­gar una no­che re­don­da, por­que su exa­ge­ra­da pun­tua­ción de 118-110 a fa­vor del me­xi­cano Saúl Ál­va­rez an­te el ka­za­jo Gennady Golovkin, pro­vo­có el em­pa­te, en una no­che que es­ta­ba des­ti­na­da a ha­cer lu­cir a am­bos pe­lea­do­res, lue­go de una gue­rra arri­ba del ring de la Are­na T-Mo­bi­le de Las Ve­gas.

Tras 12 rounds de ac­ción, las tar­je­tas que­da­ron 118-110 a fa­vor Ca­ne­lo, 115-113 pa­ra Golovkin, mien­tras que una ter­ce­ra mar­có un 114-114, le­van­tan­do los abu­cheos de los asis­ten­tes.

An­te más de 22 mil fa­ná­ti­cos, am­bos pe­lea­do­res die­ron una ex­hi­bi­ción de bo­xeo y es­tra­te­gia, que por las ca­rac­te­rís­ti­cas de Gennady pu­do in­cli­nar a su fa­vor, al apli­car una pre­sión que fue de fue de más a me­nos, aun­que Ca­ne­lo de­mos­tró que se pue­de do­mi­nar la pe­li­gro­sa pe­ga­da de un no­quea­dor co­mo el de Ka­zajs­tán.

“Sin du­da quie­ro la re­van­cha, por­que ga­né”, di­jo al fi­nal de los 12 rounds, GGG, que con­ser­vó su ca­li­dad de cam­peón me­dio de la Aso­cia­ción Mun­dial de Bo­xeo, del Con­se­jo Mun­dial de Bo­xeo y de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Bo­xeo, así co­mo el in­vic­to y la po­si­bi­li­dad de rom­per el ré­cord de de­fen­sas en la di­vi­sión.

Al cam­pa­na­zo ini­cial, el me­xi­cano de­ci­dió evi­tar la pe­lea fron­tal, de­jan­do que el des­gas­te ma­yor fue­ra del la­do del ka­za­jo quien de in­me­dia­to sa­lió a bus­car a su ri­val.

Con el con­tra­gol­pe, Ca­ne­lo em­pe­zó a co­lar jabs y rec­tos de po­der en­tre la guar­dia del ka­za­jo, que po­co a po­co le em­pe­za­ron a re­gis­trar pun­tos, pe­ro la res­pues­ta ofen­si­va de Gennady hi­zo re­tro­ce­der al me­xi­cano.

Gri­tos de apo­yo de las tri­bu­nas lle­va­ron al ta­pa­tío a que­rer ofre­cer show y al cen­tro del ring de­jó que su ad­ver­sa­rio lo im­pac­ta­ra en va­rias oca­sio­nes, con vo­la­dos a la ca­be­za que lo sa­cu­die­ron.

Ál­va­rez op­tó por la eco­no­mía de gol­pes y sien­do más se­lec­ti­vo, bus­có los án­gu­los co­rrec­tos pa­ra ha­cer más da­ño, pe­ro sin lo­grar­lo, por­que Golovkin pa­re­cía no sen­tir su pe­ga­da.

Pa­ra el sex­to epi­so­dio, el ka­za­jo man­tu­vo el rit­mo, en lu­gar de dis­mi­nuir­lo, lo que lo lle­vó a po­ner­se arri­ba, apro­ve­chan­do que el me­xi­cano se re­fu­gia­ba en las cuer­das y re­ga­ló va­rios epi­so­dios de esa for­ma, so­lo con el con­tra­gol­pe y co­nec­tan­do po- ten­tes up­pers pa­ra man­te­ner el es­pa­cio ade­cua­do pa­ra co­nec­tar sus en­víos.

Por ca­da gol­pe del Ca­ne­lo, su opo­nen­te lan­zó tres o cua­tro y aun­que no to­dos lle­ga­ban al blan­co, man­dó un fuer­te men­sa­je, des­te­rran­do la idea so­bre que se tra­ta de un pe­lea­dor vie­jo (35 años) que tie­ne el tiem­po en el ring con­ta­do.

El me­xi­cano, en­fo­ca­do en ha­cer fa­llar a su ri­val más que bus­car­lo, lo­gró bur­lar en va­rias oca­sio­nes la de­fen­sa de Golovkin y me­ter po­ten­tes en­víos que el ka­za­jo aguan­tó sin pro­ble­ma, aun­que nun­ca lle­gó ese gol­pe con el que pre­ten­día las­ti­mar a su ad­ver­sa­rio.

“Si hay otra pe­lea se­gu­ro que le vuel­vo a ga­nar”, sen­ten­ció el me­xi­cano, quien de­jó su mar­ca en 49-1-2 con 34 no­cauts.

Mien­tras que GGG de­jó su fo­ja en 37-0-1, 33 KO’s y la op­ción de un des­em­pa­te.

FOTOS: AFP Y AP

Saúl Ál­va­rez (i) y Gennady Golovkin ofrecieron un buen es­pec­tácu­lo

El am­bien­te en la ciu­dad de Las Ve­gas fue es­pec­ta­cu­lar, aun­que con ma­yo­ría de afi­cio­na­dos me­xi­ca­nos

La ce­le­bra­ción de am­bos pe­lea­do­res tras el due­lo

Las Ve­gas, Ne­va­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.