0

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - FUTBOL -

an­qui­lo­sa­do.

“Ma­ña­na Europa se­rá ro­ja y azul”, re­za­ba una enor­me ban­de­ro­la en el fon­do nor­te del Par­que de los Prín­ci­pes, una gra­da alen­ta­da por la gen­te es­pe­ran­za­da en que la che­que­ra de los je­ques les lle­va­rá a cum­plir sus ilu­sio­nes, por su­pues­to, en­ca­be­za­dos por Ney­mar, quien es­tá a pun­to de ser ve­ne­ra­do co­mo un me­sías.

Por su pues­to, los pa­ri­sien­ses re­ma­ron con el vien­to a fa­vor tras el tem­pra­ne­ro gol de Al­ves que obli­ga­ba a los ger­ma­nos a vi­vir pe­li­gro­sa­men­te. Ese fue un pun­to cla­ve pa­ra el desa­rro­llo de es­te co­te­jo.

El de­fen­sor ex bar­ce­lo­nis­ta re­ci­bió un buen ba­lón de Ney­mar, quien­seha­bía­des­he­cho de­dos­de­fen­so­re­se­nu­na in­ter­na­da por la iz­quier­da y en­con­tró a su com­pa­trio­ta y ami­go li­bre de mar­ca.

Pa­ra el ri­val no ha­bía de otra. Te­nían que bus­car el gol del em­pa­te pa­ra se­re­nar los áni­mos. Así que se lan­za­ron en bus­ca de la igua­la­da y pu­sie­ron en aprie­tos a los lo­ca­les en va­rias oca­sio­nes, so­bre to­do en una de Ja­vi Mar­tí­nez en el mi­nu­to 18 que obli­gó a es­ti­rar­se a Areo­la. Se sal­vó el PSG en tan sor­pre­si­va ju­ga­da.

A cam­bio, de­ja­ron es­pa­cios, pan ben­di­to pa­ra la MCN que dis­pu­so de va­rios con­tra­gol­pes.

Has­ta que Mbap­pé, quien tam­bién mos­tró sus cua­li­da­des, lo­gró tren­zar uno bueno, com­bi­nar con Ca­va­ni y per­mi­tir al uru­gua­yo lo­grar su dé­ci­mo gol de la tem­po­ra­da, el ter­ce­ro en la Li­ga de Cam­peo­nes.

Ni con los dos cam­bios de An­ce­lot­ti, quien de­jó en el ban­qui­llo a Ja­mes Ro­drí­guez y a Co­ren­tin To­lis­so, cam­bia­ron el guión del due­lo. El Ba­yern si­guió re­sig­na­do a col­gar ba­lo­nes al área fran­ce­sa (has­ta 52 cen­tros la­te­ra­les su­ma­ron los ale­ma­nes) y a tem­blar en ca­da con­tra.

So­bre to­do cuan­do las con­du­cía Mbap­pé, ple­tó­ri­co de ra­pi­dez y po­ten­cia, quien tras ha­ber ser­vi­do el se­gun­do a Ca­va­ni re­ga­ló el ter­ce­ro a Ney­mar, tras aca­ri­ciar el ba­lón pa­ra sen­tar a Ala­ba y de­jar el es­fé­ri­co fran­co pa­ra el bra­si­le­ño. Una gran ju­ga­da que de­jó sin alien­to a va­rios. El jo­ven fran­cés, de 18 años, emer­ge ca­da día, ajeno al due­lo de egos que man­tie­nen sus otros dos so­cios de ata­que.

El Par­que de los Prín­ci­pes lo re­co­no­ció con una ova­ción im­pre­sio­nan­te cuan­do en la rec­ta fi­nal del par­ti­do ce­dió su pues­to a Án­gel di Ma­ría.

En tie­rra que­da­ron las tro­pas bá­va­ras, avi­va­das las du­das que arras­tra en una tem­po­ra­da en la que no se en­cuen­tra, no do­mi­na en su país y se ha vis­to des­ar­bo­la­do en Europa. Exul­tan­tes las mi­li­cias pa­ri­sien­ses, que aho­ra ya sa­ben que el cas­ti­llo al que as­pi­ran pa­re­ce al al­can­ce de su am­bi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.