Oja­la y siem­pre fue­ra asi

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - OPINIÓN - Érika Mon­to­ya eri­ka­mon­to­yag@gmail.com • twit­ter@LaKiks

Es al­go que no pue­do ne­gar... el sis­mo del 19- S de­jó una mar­ca en mu­chos de no­so­tros y así co­mo sa­có la peor par­te de al­gu­nos, tam­bién mos­tró un la­do que me gus­ta­ría ver mu­chí­si­mo más se­gui­do.

El de­por­te - en­tre otros ru­bros- co­mo un buen mo­tor de ayu­da es al­go que me pu­so la piel chi­ni­ta y que a ra­tos me hi­zo sol­tar una que otra la­gri­mi­ta.

Siem­pre he di­cho que a úl­ti­mas fe­chas fal­tan fi­gu­ras de pe­so in­ter­na­cio­nal com­pro­me­ti­das con cau­sas so­cia­les, por­que aho­ra pa­re­cie­ra que el úni­co ob­je­ti­vo de las es­tre­llas de­por­ti­vas es amon­to­nar ce­rros de bi­lle­tes y se ol­vi­dan que son el ejem­plo de mu­chos allá afue­ra.

Es cier­to, el de­por­tis­ta mu­chas ve­ces es­tá en una bur­bu­ja que le im­pi­de ver el “mun­do real”, pe­ro hay co­sas a las que uno no le pue­de dar la es­pal­da y pre­ten­der que no exis­ten. Y lo su­ce­di­do en nues­tro Mé­xi­co ya tras­pa­só fon­te­ras.

Sin im­por­tar co­lo­res, equi­pos, ri­va­li­da­des o de­por­tes el sis­mo en la CdMx unió a los de­por­tis­tas co­mo la voz que in­vi­ta­ba a ayu­dar y pre­di­ca­ron con el ejem­plo, y eso siem­pre se re­co­no­ce­rá y aplau­di­rá.

Có­mo me gus­ta­ría que es­ta nue­va ac­ti­tud se man­tu­vie­ra y esos chi­cos que sa­len a re­pre­sen­tar a Mé­xi­co sin im­por­tar el de­por­te, man­tu­vie­ran el im­pul­so de ese mo­tor de cam­bio. Que no sea f lor de un día.

En el ca­so del bo­xeo, en­ca­be­za­dos por Saúl

Ca­ne­lo Ál­va­rez, el pe­lea­dor más me­diá­ti­co que tie­ne es­te mo­men­to nues­tro país, y se­gui­do por fi­gu­ras le­gen­da­rias co­mo Mar­co An­to­nio Ba­rre­ra y el Te­rri­ble Mo­ra­les, me en­can­ta­ría que el ejem­plo no se per­die­ra y que pu­die­ra yo ver que otras le­yen­das se su­men y si­gan pro­pi­cian­do el cam­bio.

La em­pa­tía con la sociedad pue­de en­ri­que­cer mu­cho la ca­rre­ra de un de­por­tis­ta y so­bre to­do ali­men­tar el ca­ri­ño que sien­te la fa­na­ti­ca­da por ellos. So­lo es­pe­ro que es­to no sea al­go que du­re un par de se­ma­nas y lue­go se des­va­nez­ca, pa­ra dar pa­so a ese de­sin­te­rés por lo que su­ce­de a nues­tro en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.